null: nullpx
Volkswagen

Juez: Volkswagen deberá recomprar o reparar vehículos diésel y compensar sustancialmente a sus dueños

Los 7,000 millones de dólares apartados por Volkswagen para enfrentar el escándalo no representan ni la mitad de lo que será su costo total.
21 Abr 2016 – 03:18 PM EDT
Reacciona
Comparte
Volkswagen y autoridades reguladoras estadounidenses presentaron el acuerdo ante la corte federal del distrito norte de California en San Francisco. Crédito: JOSH EDELSON / Stringer / Getty Images

Volkswagen finalmente llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia, la Agencia de Protección Ambiental, la Junta de Recursos Aéreos de California ( CARB) y autoridades estatales en relación a la solución de los problemas legales creados por el engaño que el fabricante alemán perpetró en relación al grado contaminante de las emisiones de sus motores diésel.

El acuerdo, algunos de cuyos detalles fueron adelantados por el diario alemán Die Wielt este miércoles, llegó al último minuto del plazo impuesto por el juez federal de distrito Charles Breyer de la corte federal del distrito norte de California en San Francisco.

Según anunció el juez Breyer, el acuerdo que daría la opción de arreglar o readquirir los vehículos afectados e incluye una compensación importante para sus dueños. Dichos vehículos están equipados con el motor 2.0 litros TDI diésel cuyos módulos computarizados de control contienen el software ilegal diseñado para dar resultados falsos en las pruebas de emisiones. No se dieron detalles sobre la reparación de los mismos.

La divulgación de los detalles del acuerdo fue prohibida por una “orden mordaza” emitida por el juez Breyer, quien reprendió a las partes por haber filtrado a los medios algunos del los términos del arreglo en alusión al reporte de Die Welt. Según el reporte del diario alemán los dueños de los alrededor de 600,000 vehículos afectados en los Estados Unidos recibirían un pago de 5,000 dólares.

El acuerdo busca evitar un costoso y largo juicio en el que Volkswagen tendría que batallar en contra de los entes reguladores y de sus clientes, una situación nada deseable para el fabricante que aún sin juicio enfrenta un largo camino para resarcir su imagen que ha sido fuertemente dañada no sólo con el público estadounidense sino también a nivel mundial.

Según expertos en la materia, los 7,000 millones de dólares apartados por Volkswagen para hacer frente a las consecuencias económicas del escándalo nivel mundial no representa ni la mitad de lo que probablemente será su costo total.

Lea también:

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:VolkswagenCaso Volkswagen