Volkswagen

Ex directivo de Volkswagen arrestado en Alemania en conexión al escándalo de los motores diesel

A dos años del inicio del sonado escándalo, la alemana sigue pagando los platos rotos por el engaño al público y las autoridades sobre las emisiones de sus motores diesel y acumula casi 30 mil millones de dólares pagados por cargos y multas.

Volkswagen todavía no ha podido superar totalmente la peor crisis de su historia y al parecer aún falta tiempo para ver la luz al final del túnel.

El pasado jueves las autoridades alemanas arrestaron a Wolfgang Hatz, antiguo jefe de ingeniería del Grupo Volkswagen quien había tenido responsabilidades tan monumentales dentro del grupo como la dirección del departamento de investigación y desarrollo de Porsche, la jefatura del departamento de desarrollo de motores de Audi, así como un asiento en la poderosa junta de administración de Volkswagen. Hatz, quién también formó parte del círculo más cercano al ex CEO de Volkswagen, Martin Winterkon, fue detenido por las autoridades por su participación en el engaño perpetrado en relación al grado contaminante de los motores diésel del fabricante alemán. Winterkon, renunció el 23 de septiembre de 2015

Hatz no está solo. James Liang jefe de ingeniería del grupo se encuentra en una prisión federal en Estados Unidos cumpliendo una condena de 40 meses. Liang también fue condenado a pagar una multa de 200,000 dólares. Oliver Schmidt, un alto ejecutivo del grupo fue arrestado en el aeropuerto internacional de Miami cuando intentaba tomar un avión de regreso a Alemania con su esposa después de sus vacaciones navideñas y se encuentra esperando sentencia después de declararse culpable de 11 cargos que incluyen conspiración para engañar a las autoridades. La fiscalía de Múnich está investigando a cuatro exdirectivos más del grupo en relación al escándalo y el gobierno de Estados Unidos está solicitando la extradición de Giovanni Pamio, ex directivo de Audi, quien fue arrestado en Alemania el pasado mes de julio por su participación en el engaño.

La compañía también anunció gastos adicionales en el orden de los 3 mil millones de dólares en relación al escándalo, lo que aumenta a casi 30 mil millones de dólares los fondos que hasta el momento han sido destinados a la cobertura de multas, reparaciones de vehículos y otros cargos consecuencia del escándalo. El sonado escándalo se suscitó a raíz del uso por parte del fabricante de un software ilegal en sus motores diésel para manipular las pruebas de emisiones de gases en dichos motores. El principal afectado fue el motor 4 cilindros turbo-diésel de 2.0 litros utilizado en millones de vehículos alrededor del mundo, pero otros motores V6 utilizados en vehículos de las marcas Volkswagen, Audi y Porsche también se vieron afectados. La manipulación tenía como fin engañar a las autoridades reguladoras en relación a los niveles tóxicos ilegales de las emisiones de escape de dichos motores.

Los casi 30 mil millones de dólares han sido destinados a cubrir multas, reparar o recomprar casi 475 mil vehículos con motor a diesel tan solo en Estados Unidos. Nadie sabe a ciencia cierta si ese dinero será suficiente o necesitará aún más.

La imagen de la marca alemana se ha visto severamente dañada y su capital accionario ha perdido valor, incluyendo una merma del 3% al cierre de este viernes.



Vea también:


RELACIONADOS:Caso VolkswagenAutos Diésel