Volkswagen

Con su próxima SUV mediana Volkswagen nos dice que el futuro está en las camionetas

Volkswagen le dió a Univision Autos y a sus lectores un acceso muy inusual a un vehículo que aún se encuentra en pleno proceso de desarrollo.
1 Sep 2016 – 6:29 PM EDT

Volkswagen se encuentra en el proceso de concluir los ajustes finales de una nueva camioneta SUV de tamaño mediano con la que finalmente competirá con vehículos de gran popularidad y demanda como la Ford Explorer y la Honda Pilot, un segmento hasta ahora inexplorado por la marca alemana.

Hinrich J. Woebcken presidente del Grupo Volkswagen para las américas nos dijo que la llegada de la B-SUV, como se le conoce al vehículo dentro de la compañía, “es parte de nuestra estrategia para dejar atrás la avalancha de noticias negativas generada por el episodio de sus motores diésel”.


Volkswagen nos dio un acceso excepcional a uno de los prototipos de ajuste de la B-SUV. Una estrategia mediática bastante inusual pero muy efectiva, la cual se explica por la necesidad de la marca de direccionar las noticias a un espacio donde se discuta el futuro de la compañía y no los escándalos de su pasado reciente.

¿Qué vimos?

A pesar de que los cuartos delanteros y traseros del vehículo estaban fuertemente camuflados, quedó claro que el estilo de la B-SUV no se desvía del exitoso lenguaje de diseño que Volkswagen ha venido perfeccionando en los últimos 10 años. La B-SUV cuenta con flancos limpios y precisos, donde el único ornamento es una fuerte línea de carácter que recorre los laterales del vehículo, incluso bordeando los arcos de las ruedas para no interrumpirse.


Sospechamos que el frontal y la parte trasera de la B-SUV están fuertemente influenciados por el estilo del actual Passat, como las cejas en LED que se dejaban ver a través del camuflaje traslúcido lo sigieren. Las llantas estaban instaladas en ruedas de 18 pulgadas con un llamativo diseño de cinco horquillas.

¿Qué tal?

Probamos el prototipo de la B-SUV en las rutas todoterreno del parque forestal Prentice Cooper en las afueras de Chattanooga en el estado de Tennessee, no muy lejos de la flamante planta de ensamblaje donde Volkswagen construye el Passat, y que será también el lugar donde se fabrique la B-SUV.

En la ruta estuvimos acompañados de un ingeniero del centro de ingeniería de Volkswagen en Chatanooga, por lo que el recorrido fue controlado. Lo primero que llama la atención es la vista envolvente de los alrededores del vehículo que es posible gracias a unos parales frontales notoriamente más delgados de lo común y de un enorme parabrisas. El vista es sobrecogedora y recuerda a las salas de cine IMAX. En este vehículo la visibilidad no es problema. El resto del empaque es muy competitivo con las camionetas del segmento y deberá darle a Volkswagen una ventaja significativa hasta que alguien salga con algo mejor.

El tablero de instrumentos y controles estuvo cubierto por una gran lona negra que sólo que dejaba ver la instrumentación (típica de Volkswagen), la palanca de cambios y el dial para seleccionar los modos de manejo. El logotipo en el centro del volante estaba también tapado en un intento inutil por confundir a eventuales fotógrafos espías, el interior no tendrá el logo VW pero exuda el espíritu de Volkswagen por cada rincón.

El modelo que probamos contaba con tracción integral con control de arrastre y el mismo motor V6 de 3.6 litros que vive bajo el capó del Volkswagen Passat (la B-SUV también contará con una opción de motorización de 4 cilindros sin duda turboalimentado). Aunque Volkswagen no confirmó la potencia final del V6, no es difícil darse cuenta que genera más potencia que en Volkswagen Passat. La transmisión automática cuenta con 8 velocidades.


La B-SUV no tuvo ningún problema en sortear las vías fangosas de Prentice Cooper y al igual que en vehículos mucho menos civilizados, como la Toyota Tacoma, el sistema de control de arrastre toma el control de los frenos y quita tres cuartos del estrés en el manejo en vías rocosas o muy inclinadas. El sistema incluso aguanta los cambios para mantener el troque en situaciones comprometidas. Si planeas perderte en algún monte en el auto de tu madre, este es el auto que quieres que tu madre maneje.

Es difícil imaginar a la B-SUV en labores distintas a la de transporte meramente urbano, pero es bueno saber que sus capacidades la puede llevar más allá de eso. Para aquellos a quienes realmente no necesitan capacidades todoterreno Volkswagen producirá una B-SUV de tracción delantera, la que sin el peso del sistema de tracción integral sin duda será más económica de operar.

¿Por qué?

Woebcken nos dijo que Volkswagen va a dar un giro importante a sus esfuerzos haciendo de las camionetas familiares el foco de su crecimiento. La B-SUV, junto con la Touareg y la Tiguan completarán por primera vez un triunvirato de camionetas bajo el emblema de VW. Estas serán acompañadas más adelante por una cuarta camioneta basada en la B-SUV pero Woebcken no compartió detalles de la misma. La idea general es acercar la marca a vehículos más amplios que aquellos por los que ha sido conocida en el pasado. Una Volkswagen Tiguan de base extendida y 3 filas de asiento aparecerá también en algún momento en 2017.


La B-SUV será vendida inicialmente el Estados Unidos y Canadá y aunque en palabras de Woebcken México podría ser tercer un destino aún no existen planes concretos. Volkswagen está consiente de la importancia del mercado latino en los Estados Unidos al punto de tener un grupo de estrategia de mercado y comunicaciones basado el Miami dedicado al mismo.

La B-SUV se encuentra en la fase final de su desarrollo. Woebcken nos explicó que es en el último año de desarrollo cuando realmente nace su alma de un vehículo. Gracias a los comentarios y observaciones de un grupo selecto de ejecutivos e ingenieros que tienen acceso a los prototipos de producción, el equipo de desarrollo es capaz de hacer el trabajo de afinar cada detalle del nuevo auto a través de medidas tan sencillas como modificar el software de la dirección o tan precisas como realizar ajustes en la calibración de la suspensión. Volkswagen develará la B-SUV a finales del mes de octubre cuando finalmente conoceremos su verdadero nombre.

A nuestra pregunta de cual será el papel de la tecnología diésel en el futuro de Volkswagen, Woebcken fue categórico cuando nos dijo que el foco de sus esfuerzos estaba en vehículos familiares y vehículos híbridos y eléctricos, y que si bien no descarta que los motores diésel jueguen algún papel el futuro de la marca, nunca más tendrán el protagonismo con que contaron en el pasado. De hecho la B-SUV podría contar con una versión híbrida en el futuro.

A juzgar por lo que vimos en la B-SUV y por las 10 millas que pudimos disfrutar detrás del volante de un e-Golf, el auto eléctrico que Volkswagen vende actualmente en Estados Unidos, el futuro de la marca cuenta con bases muy sólidas.


Más contenido de tu interés