Violencia

Investigan a la Policía Federal de México tras enfrentamiento con maestros que dejó seis muertos y más de 100 heridos

En el enfrentamiento, las fuerzas de la policía y los docentes emplearon armas de fuego, gases lacrimógenos, piedras y cohetes. El gobierno acusó a "grupos radicalizados" de fomentar la violencia.
19 Jun 2016 – 5:45 PM EDT

Maestros mexicanos del sureño estado de Oaxaca que se han manifestado en contra de la reforma educativa tuvieron uno de los enfrentamientos más violentos con las fuerzas de seguridad en el que se emplearon armas de fuego por parte de la policía, así como gases lacrimógenos, piedras y cohetes, y que dejó un saldo de al menos seis muertos y más de 100 heridos (entre ellos 53 civiles, 41 policías federales, 3 de ellos con heridas de bala, así como 14 agentes estatales, 5 de ellos por armas de fuego).

La Comisión Nacional de Seguridad informó que abrió una investigación contra la policía Federal que participó en el enfrentamiento en Nochixtlán, Oaxaca con el fin de deslindar responsabilidades y arrestar a los responsables si es que utilizaron armas de fuego para repeler el ataque.

El titular de Policía Federal, Enrique Galindo, precisó que murieron dos maestros y cuatro jóvenes, al tiempo que atribuyó las acciones violentas a un grupo de civiles armados "en una aparente solidarización con el movimiento magisterial" que pertenece a la sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

En declaraciones a diversos medios locales, el gobernador del estado, Gabino Cué, atribuyó la jornada de violencia a "organizaciones afines al magisterio" con el pretexto de apoyar su lucha y que "tuvieron un activismo muy fuerte" en el conflicto de 2006 entre los docentes y el Gobierno, durante el cual murieron al menos 26 maestros.

Asimismo, el presidente de México informó que la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) apoyará a las autoridades de Oaxaca para deslindar responsabilidades y castigar a los responsables por los hechos de violencia.

El mandatario lamento, a través de su cuenta de Twitter, las vidas que se perdieron durante el enfrentamiento:



No obstante, La Sección 22 de la CNTE amagó con movilizaciones en Oaxaca, así como la toma del auditorio "Guelaguetza".

En conferencia de prensa, los docentes advirtieron que continuarán con sus manifestaciones a pesar de la presencia de la Policía Federal en Oaxaca.

Versiones encontradas de los hechos

El enfrentamiento comenzó cuando las fuerzas de seguridad federales y estatales pusieron en marcha un operativo para desalojar el bloqueo de los maestros de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en la carretera federal Oaxaca-Puebla, en el tramo del municipio de Asunción Nochixtlán.

Durante el enfrentamiento, que duró más de dos horas, se reportaron tanto policías como profesores y pobladores heridos, por pedradas y por los golpes de los cohetones.

En conferencia de prensa, integrantes de la CNTE exigieron al gobierno federal “detener la represión” contra los miles de maestros que se oponen a la reforma educativa, que recoge, entre otros aspectos, la evaluación del profesorado. Asimismo aseguraron que el número total de víctimas que dejó el enfrentamiento fue de ocho y no seis como afirman las autoridades.



Se informó además que la mayoría de los detenidos con pobladores de Nochixtlán y solo hay dos profesores entre las víctimas. Según la coordinadora, la violencia fue generada por infiltrados y por miembros de la policía.

"La policía portaba armas y dispararon sin piedad en contra de nuestros compañeros, a eso fueron al lugar donde nuestros compañeros se estaban manifestando", aseguraron.

La fiscalía del estado identificó a cinco de las víctimas como Anselmo Cruz Aquino, de 33 años; Jesús Cadena Sánchez Meza, de 19 años; Iralvin Santiago Jiménez, de 29; Oscar Nicolás Santiago, de 22; Omar González Santiago, de 22; y Oscar Luna Aguilar o Abdel Aguilar Sanabria, de 23

Según testimonio de pobladores en la zona de la refriega, hasta el momento hay alrededor de 60 heridos de bala y por contusión por el enfrentamiento cuerpo a cuerpo que tuvieron con los policías.
Por su parte, de acuerdo con la versión oficial de Enrique Galindo, comisionado de la Policía Federal, fueron "grupos radicalizados" los que dispararon "no solo contra la policía, sino contra la propia población".


Profesores y policías se enfrentan en Oaxaca

Loading
Cargando galería

El funcionario aseguró que los federales fueron emboscados y que la policía no llevaba armas, pero el escenario cambió cuando los profesores les lanzaron cohetones y bombas molotov.Asimismo, detalló que se tomó la decisión de un “alejamiento táctico” puesto que los elementos no estaban armados, pero precisó que ya había heridos por arma de fuego del lado de la Policía Federal.

Los maestros incendiaron un camión para impedir el avance de las fuerzas federales y estatales, y usaron cohetones con latas de refresco que al interior tenían clavos y pedazos de vidrio; también se registraron disparos de armas de fuego por parte de los policías estatales.

Los maestros se reagruparon poco después para realizar un nuevo bloqueo en la misma zona.


También impidieron la circulación en la carretera federal en una caseta de cobro de Caminos y Puentes Federales (Capufe), hasta que las fuerzas de seguridad disolvieron la retención.

Los docentes instalaron otro bloqueo en Hacienda Blanca, donde, de acuerdo con Nahúm Efrén Martínez Gómez, uno de los observadores ciudadanos que se encontraba en el enfrentamiento, integrantes de la policía, tanto estatal como federal, utilizaron gases lacrimógenos y los tiraron en los techos de las casas, por lo que no puediron impedir que el gas entrar por sus viviendas.

"Horas antes los helicópteros comenzaban a sobrevolar muy bajo, los policías se colgaban para ver. Había momentos en los que los policías grababan desde dentro del helicóptero. Pasaron alrededor de tres veces y tenían el temor de que aventaran gases desde el helicóptero", dijo Nahúm en entrevista con Univision Noticias.

Asimismo, relató lo sucedió en Hacienda Blanca, en la que a través de varios videos se denunció que los policías irrumpieron en el lugar y lanzaron gas lacrimógeno para impedir que los paramédicos que se encontraban en el lugar atendieran a las personas heridas.



Martínez Gómez también relató que varios automóviles fueron incendiados por la porpia policía al lanzar gases lacrimógenos: "Una persona dejó su carro estacionado a una o dos cuadras de donde estaban los disturbios. Cando todos se dispersaron, comenzaron a buscar refugio. Entonces los policías cristalearon y prendieron fuego al auto. Yo tuve que resguardarme en una casa porque ya no aguantaba el gas y no podía respirar. Cuando salí el carro lo habían quemado, fueron los policías", dijo.


Un periodista muerto
El director general del diario local El Sur, Luciano Pacheco, denunció además la muerte del reportero mexicano Elidio Ramos Zárate, quien recibió dos disparos mientras trabajaba cubirendo las protestas, señaló a Efe.

El alcalde del municipio de Juchitán de Zaragoza, Saúl Vicente Vázquez, confirmó a la AFP la muerte del periodista que sufrió "un ataque con arma de fuego perpetrado por sujetos desconocidos", unos veinte minutos después de haberse encontrado cerca de un saqueo de una tienda, en medio de las protestas.

Según reporteros locales, Ramos, quien cubría la sección de noticias policíacas en su medio, ya había recibido amenazas anteriormente por publicar imágenes de los saqueos a tiendas y centros comerciales en Juchitán durante los enfrentamientos entre los maestros y las fuerzas de seguridad federales y estatales, informa Efe.

La CNTE, una poderosa agrupación gremial con cerca de 200,000 afiliados en todo el país pero que es especialmente fuerte en los estados del sur, se opone a la evaluación obligatoria del personal docente incorporada en la reforma educativa de 2013, que puso fin a una serie de privilegios sindicales.

Este sábado, jueces federales dictaron un auto de formal prisión, que implica el inicio de un proceso penal, al secretario general de la Sección 22, Rubén Núñez, por supuestas operaciones con recursos de procedencia ilícita, y al secretario de organización, Francisco Villalobos, por robo agravado.


Lea también:


RELACIONADOS:ViolenciaSelección México
Publicidad