null: nullpx

Melania es 23 años menor que Trump: ¿Por qué se habla tanto de la edad de la primera dama de Francia?

Emmanuel Macron es el nuevo presidente de Francia, es el hombre más joven que jamás ocupó su cargo y es además esposo de Brigitte Trogneux, quien fue su profesora de teatro del colegio y que hoy tiene 64 años. Aunque sus detractores señalan la distancia entre estos dos amantes, nadie parece muy incómodo con que, por ejemplo, Donald Trump le lleve casi la misma diferencia a Melania.
12 May 2017 – 05:31 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Brigitte Trogneux, la nueva primera dama de Francia tiene ahora 64 años. El presidente, Emmanuel Macron tan solo 39. Y esta diferencia no ha pasado inadvertida.

“Una Barbie menopáusica”. “Macron vino con su madre”. “Es una relación un poco extraña”. “Él debe ser gay”. Estos fueron tweets y sentencias de parte de sus detractores políticos que parecían eficaces en señalar una distancia generacional que a la inversa, en el caso, por ejemplo, de Donald Trump (70 años) y Melania Trump (47 años) que se llevan 23 años nadie parecía ver como inconveniente.

El padre de Marine Le Pen incluso llegó a referirse al contrincante de su hija como “el marido de la señora asaltacunas”.

25 años de diferencia entre un hombre y una mujer parece ser visto con beneplácito siempre y cuando el hombre fuera el mayor. "La diferencia de edad es señal de la superioridad del hombre, es más, se podría decir que incluso un indicio de la dominación masculina, en todas las sociedades", le dijo el sociólogo francés, François de Singly a Le Monde .

Más allá de los asuntos propiamente políticos es esta historia la que tiene fascinada a Francia y al mundo entero tras la elección del nuevo presidente. El joven político, el primero en llegar a la presidencia de este país con tan pocos añosdespués de Napoléon es, además, un hombre que conoció el amor en el colegio y que sin miramientos de edad se casó con su profesora de teatro.

Loading
Cargando galería

Efectivamente, fue a sus 17 años, cuando asistía a un colegio privado francés que se topó con esta mujer que sin sospecharlo lo acompañaría a quizás el mayor reto de su vida: ser presidente de su país. “A Brigitte, siempre presente y mucho más, sin la que yo no estaría aquí”, dijo Macron en su Twitter cuando fue elegido en la primera vuelta presidencial en medio de un auditorio que coreaba “Brigitte! Brigitte!”.

Cuando se conocieron, Trogneux tenía 42, estaba casada y tenía tres hijos. Una de ellas, Laurence Auzière, incluso asistía a clases junto Macron. Aunque Brigitte primero le impartió literatura, fue en las clases de teatro en donde se cocinó este amor, que en 2007 hizo que la maestra dejara su vieja vida y emprendiera la locura del amor de la mano del ya, para entonces, graduado economista.

Durante la campaña presidencial la particular historia de amor se coló como una pecularidad del candidato, pero cuando Macron fue elegido como presidente –frente a la ultraderechista Marine Le Pen–, la inquietud por este matrimonio se acrecentó. Francia iba a tener una primera dama de 64 años, esposa del presidente más joven de la historia.

Olvidaban acaso todos esos que levantaban criticas sobre este matrimonio la osadía amorosa de Macron que en las entrañas del poder francés, el mismo Napoleón Bonaparte había amado a su Josefina a pesar de que ella era 7 años mayor que él. Es más, que el mismísimo Rey Sol, Luis XIV, amó a Françoise de Maintenon, su última mujer, a pesar de superarlo en edad media década.

Macron tenía que ser elegido presidente para, entre otras, dejarle claro al mundo que aunque la sociedad quiera normalizar algunos patrones, el amor siempre impone sus propias reglas.


Comparte
RELACIONADOS:TrendingPolítica

Más contenido de tu interés