null: nullpx

"Me llamo Víctor y tengo dos maridos"

Víctor Hugo Prada, Alejandro Rodríguez y Manuel Bermúdez acaban de formalizar legalmente su unión a tres en Colombia. Son oficialmente una 'trieja' desde hace una semana. Víctor cuenta a Univision cómo entró en esta particular familia, cómo es su día a día y cómo organizan el amor.
17 Jun 2017 – 12:12 PM EDT

Conocí tres hombres divinos, agradables. Llegué a su casa un diciembre de 2012. Era una navidad magnífica, me enamoré de las lucecitas, del calor de hogar, lo que siempre anhelé tener, una familia distinta a la mía. Mi papá era machista, borracho, pegaba a mi mamá, así que nos fuimos de su lado y aprendí que las familias pueden ser de muchas maneras. La mía con mi mamá, o la de tres hombres.

Cuando yo llegué Manuel, Alejandro y Esnaider llevaban ya 8 años juntos los tres. Yo vivía solo en Medellín, tenía 18 años y estudiaba en la universidad de Antioquia, era mi sueño. En el barrio de Robledo conocí a los tres hombres, que tenían una relación poliamorosa. No es una vecindad gay, pero todo el mundo los apoyaba, los querían, los aceptaban. Igual que ahora, que los niños nos ven con normalidad, las familias nos reconocen como una familia más de acá.

Empecé a ir a su casa, a pasar rato con ellos. A Alejandro le encanta decorar la casa de pies a cabeza, qué cosa tan bella aquella navidad. Luego me invitaban a salir, a comer. Primero fue una amistad, se crearon lazos y me enamoré de todos ellos de forma distinta.

Primero fue Alejandro. Aparece y me dice que seamos novios, y yo le dije "¿cómo vamos a ser novios si ya tienes dos?". Y él me dijo, "vivámoslo". Vivámoslo, probemos. Y probamos.

Alejandro fue también quien llevó a Esnaider a casa en 2004, cuando yo no los conocía. Él y Manuel eran novios desde 1999, vivían juntos, estaban enamorados y en 2002 fueron la primera pareja homosexual en Colombia en formalizarse legalmente. Pero un día, pasado el tiempo, Alejandro le dijo que había conocido a este chico, que le movía mucho el piso. Manuel entonces le dijo "si yo te quiero y tú me quieres no tengo problema en que quieras a alguien más". Entonces Alejandro comenzó a ser novio de Esnaider. Y luego fueron tres.

Cuando yo llegué llevaban ocho años juntos los tres. Tenía que ser analítico, no generar celos ni romper lo que ya tenían. Alejandro vivía una relación a tres y yo no podía separar algo tan bonito, sino vivirlo. De Alejandro me había gustado que no es un hombre sensiblero pero conmigo era muy cuidado, muy detallista, me enamoró. Pero había otras dos personas, había mucho que hablar. Luego las negociaciones, la estrategia, nos fue uniendo a los demás.


Me enamoré de la inteligencia de Manuel, de su discurso, de cómo habla, de cómo comunica. De Esnaider fue sin duda lo visual. Era mi prototipo de hombre, me encantaba verlo, solo estar al lado de él era tan bonito...

Durante un año y medio vivimos los cuatro. Para que una relación así funcione debe haber mucha comunicación, hablar todo. Nada se oculta, si ocultas cualquier cosa eso da pie a la desconfianza. Hablamos todo, por muy duro o muy tonto que sea. En esto se basa nuestra fidelidad que no es sexual, no es corporal. Somos muy abiertos, lo decimos todo con claridad, sin ser sutiles, para que no se generen rabias ni celos.

Después de mi primer año y medio con ellos, Esnaider fue diagnosticado de cáncer de estómago. Murió en cuestión de meses, fue muy doloroso, pero lo acompañamos todo el tiempo para darle una muerte digna y cumplir sus deseos. Cuando murió, su familia dijo que nosotros éramos sus amigos. Eso nos dolió demasiado y decidimos intentar legalizar nuestra situación. Ya en 2015 les pedí matrimonio a todos públicamente cuando actuaba en el teatro Teatriados, de Medellín. El deseo de Esnaider era que nos pudiéramos casar los cuatro, era su sueño, por eso digo que ahora estamos felices los cuatro.

El abogado Germán Rincón nos elaboró un documento basado en las leyes colombianas y en la constitución que llamó 'Constitución de régimen patrimonio especial de trieja'. Con ese documento recorrí tres notarías hasta que una lo aceptó. Lo examinaron durante 15 días y nos llamaron para informarnos de que todo era correcto. Eso fue el 3 de junio. Tuvimos cuatro madrinas.

Ahora llevamos tres años solos los tres. El único secreto para que funcione nuestra trieja es que no hay roles, todos somos iguales. En lo económico todo el mundo aporta lo mismo. En lo sentimental entendemos que son muchas relaciones dentro de una misma, está mi relación con Manuel y la mía con Alejandro, y la de Manuel y Alejandro.

Somos muy sexuales, entre nosotros hay intimidad. Cuando estamos todos pues estamos todos y si a alguno no le apetece pues no está y ya está. Sin suspicacias ni problemas.

Lo bueno de ser tres es que nuestra discusiones no duran ni una hora porque cuando dos discuten siempre hay un mediador, siempre el tercero lo soluciona.

Pronto haremos una ceremonia para celebrar nuestra unión, una ceremonia artística, en que podamos celebrar lo que sentimos con nuestros amigos y nuestras familias. Hasta mis abuelos, que eran muy conservadores y muy religiosos ven mi relación a tres como una relación más, una relación normal.

*Las palabras de Víctor Hugo Prada fueron recogidas y redactadas por Sofía Ruiz de Velasco.

RELACIONADOS:Trending
Publicidad