null: nullpx

Familia denuncia que fue sacada de un avión de Delta por no ceder el asiento de su hijo de 2 años

La familia tenía previsto viajar de Hawaii a Los Ángeles cuando empleados de la aerolínea le pidieron llevar a su hijo en brazos para darle su asiento a otro pasajero. El padre argumentó que había pagado por el puesto, pero finalmente debieron salir todos del avión.
4 May 2017 – 6:19 PM EDT

Una familia de California denunció haber sido sacada de un avión de Delta y amenazada con la cárcel cuando el padre se negó a ceder a otro pasajero el asiento de su hijo de dos años.

"Yo pagué por ese asiento", se le escucha decir a Brian Schear a un empleado de la aerolínea. Luego intentó explicarle que habían comprado el boleto para su hijo de 18 años, pero decidieron enviarlo antes a casa para que ese asiento fuese usado por su hijo menor.

"No dormirá si no está en su silla para bebés (car seat). De lo contrario estará en el regazo de mi esposa y moviéndose por todas partes. No es seguro", agregó el hombre durante el incidente ocurrido el 23 de abril.

Durante la conversación, un oficial se seguridad que fue llamado al avión le dijo al matrimonio que si no acataba lo que le decían incurriría en una "falta federal". "Tú y tu esposa irán a la cárcel", les dijo otro agente.

El hombre continúa intentando que les permitan tomar en brazos al bebé durante el despegue para después colocarlo en su silla.

Sin embargo, uno de los oficiales responde que la Agencia Federal de Aviación (FAA por su sigla en inglés) prohíbe que su hijo de dos años ocupe un asiento y que debe ir en el regazo de un adulto. Eso es falso. "¿Sabes que el lugar más seguro para que su hijo viaje dentro de un avión es en un dispositivo o en un sistema de seguridad para niños no en tu regazo?", precisa la FAA en su página web.

La aerolínea también recomienda comprar boletos para los niños menores de dos años. El problema se habría debido a que Delta no permite transferir boletos, como intentó hacer la familia con sus dos hijos.

Pasado el incidente, Schear dijo a CBS que nunca pensó que la situación escalaría tanto. "Mientras salíamos del avión había cuatro o cinco pasajeros esperando por nuestro asiento", dijo. El hombre agregó que la Delta no les reembolsó el dinero que pagaron por los asientos y que debieron pagar una noche de hotel y comprar tres boletos al día siguiente.

La sobreventa de vuelos ha estado en el ojo del huracán desde que el médico de 69 años David Dao fue sacado arrastrado de un avión de United, sufriendo un golpe en la cabeza, una fractura en la nariz y la pérdida de dos dientes. El hombre llegó a un acuerdo extrajudicial con la aerolínea, pero la indignación que generó el caso ha afectado fuertemente la imagen de la compañía.

Ve también:


En fotos: el Air Force One, un testigo alado de los presidentes de EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Trending
Publicidad