Deja su pez en el portal para que los vecinos se lo cuiden en sus vacaciones y, cuando vuelve, el pez es famoso

Yurena Sabio dejó a su pez Pesesín en el portal con una hoja que los vecinos debían rellenar cuando lo alimentaban. A la vuelta, el pez no solo no estaba muerto, sino que Pesesín era una estrella en Twitter.
12 Jul 2017 – 2:02 PM EDT



La usuaria de Twitter @Nuria_Gmz no daba crédito cuando encontró en el portal de su casa una pecera, un pez y un papel con una cuadrícula rellena con los días desde el domingo 2 de julio hasta el pasado jueves 13. En la cabecera del papel una frase: "Me voy unos días de vacaciones y no me dejan llevar a PESESÍN. Necesito vuestra ayuda para que le deis de comer. Solo se debe echar una vez al día. Dejo la comida y un cuadro para saber cuándo comió".

La dueña del pez, una vecina de Gijón, al norte de España, ni firmó la nota. Su fe en que la comunidad alimentara a Pesesín es tan llamativa que la foto que compartió @Nuria_GMz ha sido retuiteada 46,123 veces. La sorpresa de los usuarios no la provoca solo que la dueña confiara la vida de su pez a la colaboración vecinal, sino, sobre todo, que la comunidad realmente cuidara del pez. La cuadrícula del papel con las fechas está rellena, los vecinos sí alimentaron a Pesesín. Y aún más, el vecino del 1D subió el pez a casa, limpió su agua y dejó al animal nadar un rato en su lavabo. "Pasolo estupendo!!", escribe en el papel.

@Nuria_GMz fue completando un hilo de Twiter en el que actualizaba el estado de Pesesín y explicaba la estupefacción de la comunidad con su nuevo trabajo en el que se implicaron con formalidad. Los más de 600 comentarios que recibió el hilo se interesaban por el estado de Pesesín, alababan el buen hacer de la comunidad y daban consejos para cuidar a Pesesín aún mejor, si cabe.


Y @Nuria_GMz siguió informando en directo: la dueña de Pesesín, Yurena Sabio, llegó este miércoles y se pronunció en Twitter agradeciendo a Nuria que hubiera lanzado a su pez al estrellato. Yurena no estaba del todo contenta con la gestión de la comida de su mascota por parte de la comunidad. "La comida que dejé daba para un par de meses y ahora tendré que ponerlo unos días a dieta", decía en la nota que dejó en el portal.

Parece que Yurena Sabio, la dueña de Pesesín, una joven de 16 años, es la única no sorprendida de que su comunidad cuidara de su mascota. Ella confiaba en ellos pues, según declaró a Verne, lleva viviendo en esa comunidad desde que nació. Al resto de los mortales, incluida la policía española, la historia de Pesesín le ha parecido insólita y maravillosa en unos tiempos en que recibir un saludo en el ascensor es a veces un milagro.


Vea también:


Te retamos a no reírte con esta galería de animales salvajes

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Trending
Publicidad