null: nullpx

Burberry no se excusa por quemar $38 millones en mercancía no vendida, pero dice que fue de manera 'ecofriendly'

Tras la indignación desatada, la compañía asegura que intenta hacer este proceso de "manera responsable", pero no da ningún indicio de que vaya a removerla de sus prácticas. Poderosas razones económicas estarían detrás de elegir quemar la ropa antes que otras iniciativas.
25 Jul 2018 – 3:08 PM EDT

Después de que la marca inglesa de lujo Burberry publicara en su reporte financiero haber incinerado 38 millones de dólares en mercancía que no se había vendido en las tiendas, y de las críticas e indignación que desató esa revelación, la marca no se excusa de su accionar aunque confiesa que trata de hacer este proceso de manera 'ecofriendly' y por eso “está trabajando en procesos cuidadosos para minimizar la cantidad de existencias sobrantes que producimos”.

Así se lo explicó via mail a Univisión Noticias: “En las ocasiones en que es necesaria la eliminación de los productos, lo hacemos de manera responsable y seguimos buscando formas de reducir y revaluar nuestros residuos. Esta es una parte central de nuestra estrategia de Responsabilidad hasta 2022 y hemos forjado alianzas y apoyo comprometido con organizaciones innovadoras para ayudar a alcanzar este propósito”.


En la declaración, sin embargo, no se hace ningún tipo de condena ni reflexión sobre una práctica que parece a todas luces incapaz de dialogar con intenciones de sostenibilidad y de prácticas conscientes con el medio ambiente. ¿Cómo podría hacerse de forma responsable la quema de cientos de productos de maquillaje y de vestuario solo para que no entren en los descuentos o para que no sean copiados?


De hecho, esta política de incinerar costosa ropa que tiene en el ojo del huracán a la compañía no parece ser una práctica que, al menos en el mediano plazo, la compañía esté considerando abandonar, una vez que, después de la reunión que sostuvieron los socios a principios del mes de julio de este año, uno de los presentes lanzó una pregunta en la redes sociales, cuestionando la negativa de la compañía de que aquellos que estuvieran interesados en los productos de la marca que no se habían vendidos los pudieran comprar a otros precios.

Según ha revelado Forbes, la razón para esta quema de mercancía estaría apegada a otra importante razón económica, un incentivo financiero para las marcas que exportan productos a Estados Unidos.

“La Oficina de Aduana y Protección de Fronteras de los Estados Unidos establece que "si la mercancía importada no se utiliza y se exporta o destruye bajo la supervisión de la Aduana, el 99 por ciento de los aranceles, impuestos o tasas pagados en la mercancía por motivo de la importación pueden recuperarse como devolución", explica el artículo.

No es la primera vez que las marcas de moda quedan al descubierto en torno a sus prácticas de deshacerse de enormes inventarios que no son comprados en las tiendas.

En enero de 2016, la compañía H&M tuvo que hacer una promesa pública de que no desecharía y cortaría la mercancía no vendida después de que una joven estudiante hallara bolsas completas llenas de ropa nueva que había sido cortada y arrojada en bolsas de basura en pleno Nueva York.

Aunque compañías como Burberry estén haciendo un esfuerzo por mejorar sus prácticas al aliarse con iniciativas como la Make Fashion Circular Initiative de la Fundación Ellen MacArthur, “en donde nos unimos a otras organizaciones líderes para trabajar hacia una economía circular de la moda", mientras se sigan quemando cientos de toneladas de mercancía, los consumidores siempre podrán seguir preguntándose si al quemarla no están revelando que esa mercancía no vale los estrambóticos precios que dicen en las tiendas.

Esto cuestan los looks llevados por Melania Trump como primera dama

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Trending
Publicidad