null: nullpx
NASA

"No lo vimos venir": un asteroide del tamaño de un carro se convirtió en el objeto que más se ha acercado a la Tierra

El pasado domingo, el asteroide 2020 QG paso a unos 2,950 kilómetros (1,830 millas) por encima del Océano Índico, muy por debajo de la órbita geoestacionaria de unas 22,000 millas. "No lo vimos venir", acepta la NASA.
19 Ago 2020 – 06:56 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Un asteroide del tamaño de un automóvil todoterreno pasó el 16 de agosto a 2,950 kilómetros (1,830 millas) sobre la Tierra, convirtiéndose en el sobrevuelo más cercano registrado que no haya terminado impactando nuestro planeta, dijo la NASA el pasado martes.

Si hubiera estado en curso de colisión con la Tierra, el asteroide, llamado 2020 QG, probablemente no habría causado ningún daño , sino que se habría desintegrado en la atmósfera, creando una bola de fuego en el cielo o un meteorito, precisó el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA ( JPL) en un comunicado.


Por increíble que parezca, la cercanía del objeto no fue captada por los especialistas. "El asteroide se acercó sin ser detectado desde la dirección del Sol", comentó a Business Insider Paul Chodas, director del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA. "No lo vimos venir".

El asteroide, que medía entre tres y seis metros (10 a 20 pies) de largo, el tamaño aproximado de un carro todoterreno, pasó sobre el sur del Océano Índico el pasado domingo.

El objeto se movía a casi ocho millas por segundo (12,3 kilómetros por segundo), muy por debajo de la órbita geoestacionaria de unas 22,000 millas a la que vuelan la mayoría de los satélites de telecomunicaciones.


El asteroide se registró por primera vez seis horas después de su aproximación por Zwicky Transient Facility, un telescopio del Observatorio Palomar del Instituto de Tecnología de California, como un largo rastro de luz en el cielo.

La agencia espacial estadounidense dijo que asteroides de tamaño similar pasan por la Tierra a una distancia similar unas cuantas veces al año.

Sin embargo, son difíciles de registrar, a menos que se dirijan directamente hacia el planeta, en cuyo caso generalmente se nota la explosión en la atmósfera, como en Chelyabinsk, Rusia en 2013, cuando la explosión de un objeto de unos 20 metros de largo provocó que se rompieran ventanas de edificaciones, hiriendo a mil personas.


Una de las misiones de la NASA es monitorear asteroides más grandes (460 pies) que en realidad podrían representar una amenaza para la Tierra, pero su equipo también rastrea los más pequeños.

"Es realmente genial ver un pequeño asteroide acercarse tan cerca, porque podemos ver que la gravedad de la Tierra dobla drásticamente su trayectoria", dijo Chodas.

Según los cálculos del JPL, el asteroide giró unos 45 grados debido a la atracción gravitacional de la Tierra.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés