Encuentran por primera vez una marsopa con dos cabezas

El animal, de la familia de las ballenas y los delfines, fue descubierto casualmente por unos pescadores en Europa que, tras fotografiarlo, lo devolvieron al mar para ahorrarse problemas legales.
15 Jun 2017 – 2:28 PM EDT

Solo existen cuatro fotos de este animal, pero la comunidad científica está sorprendida con el hallazgo que realizaron unos marineros en la costa norte de Europa. A finales de mayo, unos pescadores navegaban a unas millas naúticas de la costa holandesa cuando encontraron una marsopa, un mamífero de la familia de las ballenas y los delfines muy común en estas aguas, con dos cabezas.

El animal quedó atrapado en las redes y cuando consiguieron verlo de cerca tuvieron la certeza de que estaban ante un caso extraño. Conscientes de la singularidad del cetáceo, lo fotografiaron, antes de deshacerse de él. Lo que no sabían aún es que es el primer caso documentado bicéfalo de esta especie, cuyo nombre científico es Phocoena phocoena.

El hallazgo fue reportado por la revista científico New Scientist, donde aclaran que hasta ahora solo se habían registrado otros nueve casos similares en cetáceos, pero nunca entre marsopas.

La publicación explicó que los pescadores devolvieron el animal al mar, "que posiblemente estaba ya muerto cuando lo capturaron", por el miedo a consecuencias legales creyendo que sería ilegal mantener un animal así. Sin embargo, las imágenes que tomaron las entregaron a investigadores del Erasmus MC University Medical Center, en Rotterdam, Holanda.

"La anatomía de los cetáceos es totalmente diferente de la de los mamíferos terrestres, pues tienen condiciones para poder adaptarse a vivir en el mar como mamíferos. Pero todavía queda mucho por descubrir», explicó a la revista Erwin Kompanje, investigador del Erasmus MC, quien se lamentó de la decisión de los pescadores. En todo caso, sostuvo que la comunidad científica puede aún aprender mucho de las imágenes.

El especialista, quien escribió un artículo sobre el hallazgo, está convencido que este caso excepcional murió al poco de nacer, dado que su cola no está rígida, una característica necesaria en su especie para poder nadar.

Inviable

Además, cree que un cetáceo así no sería viable ya que se ahogaría en el momento que un cerebro indicara al cuerpo ir en una dirección y el otro, en la contraria, según le contó Kompanje al The Washington Post. Igualmente, podría sufrir un fallo en el corazón, al ser incapaz de bombear suficiente sangre

Kompanje indicó que, pese a las dificultades, el nacimiento de animales con estas características puede ser más elevado de lo que hasta ahora se ha demostrado ya que "no los conocemos porque nacen en el mar y nunca se les encuentra".

Por eso, tras 20 años estudiando los cetáceos, se emocionó al recibir las imágenes y comenzó a planear su futura investigación, en la que incluiría exámenes precisos de las cabezas. Hasta que supo que el raro ejemplar había sido tirado al mar poco después de ser fotografiado.

Decepcionado por haber perdido esta oportunidad, le confesó al diario capitalino que no espera ver un caso similar en su vida.

La marsopa es el cetáceo más abundante en las aguas del noroeste de Europa. Su población total se estima en unos 700,000, de los que casi la mitad están en el Mar del Norte.

Las marsopas son mamíferos marinos similares a los delfines, por lo que a veces se confunden. Si bien ambos amamantan a sus crías del mismo modo, tienen pulmones y respiran aire, también tienen diferencias importantes.

Mientras los delfines miden 10 pies de largo, las marsopas miden solo 7. Además, las marsopas o "cerdos de mar" tienen cuerpo más grueso, negro en el dorso y blanco rosáceo en el vientre. Poseen una cabeza redondeada, un hocico corto y una aleta dorsal con forma triangular.


12 fotografías de la naturaleza como nunca la habías visto

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Planeta
Publicidad