publicidad

Científicos chinos crean un dispositivo para generar electricidad con movimientos humanos cotidianos

Científicos chinos crean un dispositivo para generar electricidad con movimientos humanos cotidianos

El invento suministra tanta energía limpia como para encender solo unos LED, pero los científicos creen que puede cambiar el rumbo de la electrónica portátil.

Científicos chinos crean un dispositivo para generar electricidad con mo...
Prueba en la que se puede ver cómo el movimiento del brazo genera electricidad registrada en una pantalla.

¿Se imagina producir su propia electricidad mientras mueve el ratón de una computadora, limpia la casa o hace ejercicio? Científicos chinos han inventado un nuevo aparato portátil que es capaz de generar energía aprovechando movimientos humanos cotidianos.

Esta tecnología, que se presenta este viernes en la revista Science Advances, ha sido desarrollada por la Escuela de Ciencias Materiales e Ingeniería de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pekín, en colaboración con el Instituto de Tecnología de Georgia en Atlanta. Como inciden los investigadores, se trata de un invento que puede cambiar el rumbo de la electrónica portátil, los implantes electrónicos en humanos y otras tecnologías que necesitan fuentes de energía flexible, utilizando una fuente de energía limpia como es el movimiento del cuerpo humano.

publicidad

Siendo de material deformable y expandible, este dispositivo denominado saTENG puede transformar en energía eléctrica los movimientos de diferentes partes del cuerpo humano durante actividades cotidianas, como el balanceo de los brazos mientras andamos, la oscilación de nuestras manos al escribir o el desplazamiento de las piernas mientras corremos.

Este aparato utiliza generadores minúsculos que producen electricidad al frotarse el uno con el otro llamados 'nanogeneradores triboeléctricos' o 'TENG'. Estos ya se construyen hoy en día con un material que no contamina y resultan mucho más eficientes que los generadores portátiles del pasado. La novedad de esta nueva investigación es que los científicos han conseguido que estos nanogeneradores puedan estirarse hasta 300 veces su tamaño natural, lo que permite adaptarlos al cuerpo humano. De ahí, el nombre del invento 'saTENG', acrónimo de 'shape-adaptive triboelectric nanogenerator'.

El saTENG tiene un electrodo líquido conductor en el interior que permite que la energía mecánica o energía producida por el movimiento se propague por toda su área. Según los autores, este líquido también podría ser agua, lo cual garantizaría un precio económico a la hora de introducirlo en el mercado. El dispositivo puede adaptarse a la forma de un zapato o moldearse como una pulsera y puede generar tanta energía como para encender luces de LED. No es mucho por ahora, pero los investigadores consideran que este tipo de aparatos pueden convertirse en una de las fuentes de energía del futuro si se continua investigando. Como recalcan, hay mucha energía mecánica generada por los humanos ahora malgastada que se podría utilizar.

Por otro lado, estos dispositivos también pueden servir como sensores para detectar químicos, presión, ondas acústicas o movimiento, sin necesidad de que haya una fuente de electricidad externa al funcionar por sí mismos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad

Recibe las últimas noticias ambientales