publicidad

Así es como Trump podría socavar el boom de la energía solar de EEUU

Así es como Trump podría socavar el boom de la energía solar de EEUU

La protección de ciertos fabricantes de paneles solares estadounidenses provocaría un daño importante a otras partes de la misma industria.

¿Qué hay de cierto en los beneficios de los paneles solares para las casas? Univision

El descenso de los precios de la energía solar ha ayudado a estimular la demanda entre los propietarios de viviendas de los Estados Unidos, las empresas y los servicios públicos para la energía. Pero eso podría estar por cambiar pronto.

El presidente Donald Trump, cuya propuesta de presupuesto de 2018 reducirá el apoyo a esta energía alternativa, pronto obtendrá una nueva oportunidad para socavar el mercado de la energía solar mediante la imposición de derechos que podrían aumentar su costo como para ahogar el crecimiento de la industria.

Como estudiosos del impacto de las políticas públicas en la energía, hemos estado analizando cómo la industria solar está cada vez más globalizada. También investigamos qué significa esto para quién gana y pierde en esta revolución de la energía renovable en los Estados Unidos y en Europa.

Creemos que la imposición de nuevos y complejos derechos sobre los sistemas o equipos solares importados perjudicaría a la industria solar estadounidense en general. Esto, a su vez, podría desalentar las opciones que podría ayudar a combatir el cambio climático.

Quejas comerciales

Un fabricante en bancarrota solicitó a la administración Trump que impusiera nuevos impuestos sobre las células fotovoltaicas de silicio cristalino que son importada –componentes básicos para fabricar los paneles solares que producen electricidad–, así como a los paneles importados, también conocidos como módulos.

publicidad

Este caso da continuidad a una de las quejas más tempranas y más estrechas presentadas por SolarWorld, un fabricante solar alemán con una fábrica en Oregon, quien asegura que que las compañías chinas estaban recibiendo una ventaja injusta como resultado de subsidios.

Debido a estas quejas, los Estados Unidos han impuesto derechos sobre paneles solares y sus componentes importados de China y Taiwán. Las tarifas punitivas de China se promediaron un 29.5% el año pasado, según la firma de investigación Greentech Media.

Por su parte, Suniva, una compañía estadounidense que –curioso– es mayoritariamente propiedad de una compañía china, presentó esta queja en abril bajo una provisión de la Ley de Comercio 1974, que en raras ocasiones estaba activada, llamada Sección 201. SolarWorld Americas se unió un mes más tarde.

La diferencia clave en este nuevo caso es que conducirá potencialmente a aranceles sobre todas las células y paneles solares importados, en lugar de tipos específicos de paneles importados de países particulares.

La petición original de Suniva pidió a la administración de Trump que fijara un derecho de 40 centavos por vatio sobre las celdas y un precio mínimo de 78 centavos de watt para los paneles.

Antes de la denuncia, los precios globales de los paneles solares habían caído a 34 centavos por vatio.

Pintura solar: la ingeniosa tecnología para darle "una mano" al planeta Univision

Enorme progreso

Este gran aumento de los derechos de importación podría socavar los enormes progresos que la industria ha hecho para reducir el costo de la electricidad generada por energía solar.

Según el Laboratorio Nacional de Energía Renovable la caída de los precios de los módulos solares contribuyó mucho a la reducción de un 61% en el costo de los sistemas de energía solar de los hogares de los Estados Unidos -generalmente colocados en los techos– entre 2010 y 2017.

La Asociación de Industrias de Energía Solar, que representa el sector en los Estados Unidos, calculó un precio combinado medio contabilizando los sistemas residenciales, los comerciales y los llamados de utilidad. Ellos encontraron que los precios bajaron más fuertemente, cayendo en más de 73%, durante ese período.

De igual manera, la Iniciativa SunShot del Departamento de Energía declaró en septiembre que los sistemas solares de escala estadounidense ya estaban generando electricidad a una tasa competitiva de 6 centavos por kilovatio hora, una meta lograda tres años antes de lo que se había propuesto el programa, que era para 2020. La caída de los precios fue una parte importante para que la industria a pudiera alcanzar este hito antes de tiempo.

La Comisión de Comercio Internacional emitió una conclusión preliminar el 22 de septiembre de que las células y paneles importados "causan una lesión grave o son una amenaza de daño grave" para los fabricantes nacionales.

Cuando la agencia estadounidense independiente y bipartidista celebró una audiencia el 3 de octubre para explorar maneras de responder, Suniva y SolarWorld propusieron que los deberes fueran más bajos de lo que originalmente habían pedido.

Independientemente de las sugerencias recomendadas por la comisión, la Casa Blanca obtendría amplios poderes para aumentar el costo de las células y paneles solares importados para proteger, al menos teóricamente, a Suniva.

Trabajos en riesgo

Imponer aranceles sobre el equipo solar importado no ayudará a la industria de los Estados Unidos en su conjunto. Al igual que la mayoría de los expertos, creemos que el remedio buscado en este caso hará que la energía solar sea más cara para las empresas y los consumidores, lo que reducirá su competitividad frente a otras fuentes de energía.

publicidad

Imponer nuevos derechos de importación también ignora el hecho de que la industria solar estadounidense emplea actualmente a unas 260,000 personas en instalaciones, fabricación, ventas y otras actividades relacionadas, según la Fundación Solar, pero sólo una pequeña parte de estos trabajadores están involucrados en la producción celular.

La protección de ciertos fabricantes de paneles solares estadounidense provocaría un daño a otras partes de la misma industria. La Asociación de Industrias de Energía Solar, que se opone a la petición de Suniva, estima que 88,000 puestos de trabajo pueden estar en riesgo. Los deberes abruptos podrían socavar así la contribución de la energía solar a la economía de los Estados Unidos.

Globalización solar

Además de hacer caso omiso sobre los efectos sobre los puestos de trabajo en toda la industria, la petición pierde de vista lo más importante. La fabricación de células y paneles es solo una pequeña parte de una industria mucho más grande.

El ascenso de China como una sede de fabricación solar es una parte integral de lo que ha ayudado a reducir los costos de las empresas de instalación y los consumidores de todo el mundo. La reducción del coste de los sistemas de energía solar hace que la energía solar sea más competitiva frente a fuentes de electricidad más intensivas en carbono, incluidas las centrales térmicas de carbón.

publicidad

Además, el aumento de la energía solar es un factor que ayuda a muchos estados de los Estados Unidos a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía.

Los expertos discrepan si la decisión de la administración Trump de retirarse del Acuerdo de París sobre cambio climático impactará a estados como California, donde se continúa trabajando para reducir sus huellas del carbón.
Pero no hay discusión en que imponer aranceles sobre las células solares importadas y los paneles obstaculizan el crecimiento de la energía renovable en Estados Unidos y revierte el progreso climático.

Cronología y castigo

Los casos de la Sección 201 se diferencian de las quejas comerciales normales porque no requieren una determinación de prácticas comerciales desleales. También abren la puerta a restricciones comerciales más amplias para remediar el problema percibido en una industria dada.

Se espera que la Comisión de Comercio Internacional dé a la Casa Blanca sus recomendaciones para el 13 de noviembre. Trump probablemente responderá dentro de 60 días.

Tomó décadas de investigación y mucha inversión para reducir el costo de la energía solar hasta el punto en que hoy es competitiva frente a las fuentes convencionales de electricidad. Pero si estos últimos problemas comerciales incrementaran el costo de ir a la energía solar, sería probable que mataran empleos domésticos y disminuyeran el progreso hacia la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el país.

publicidad

*Este artículo fue publicado originalmente en inglés en The Conversation. Los autores son profesor de políticas públicas de la Universidad Nacional de Australia y profesor de políticas pública en materia de energía y medio ambiente de la Universidad de California en Berkeley.

The Conversation

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad