Trump, el Divisor en Jefe

“Trump es como es y no cambiará porque su esencia es divisiva y prejuiciosa. Él se nutre de eso y necesita del caos para su subsistencia”.
Opinión
Asesora ejecutiva de America’s Voice.
2018-01-31T12:06:30-05:00

El martes en la noche el presidente Donald Trump no defraudó a los nacionalistas blancos. Su primer discurso sobre el Estado de la Unión con su falsa premisa de bipartidismo y de extender una rama de olivo a los demócratas estuvo marcado por posturas divisivas de “ellos” contra “nosotros”. Esto, particularmente, en el rubro migratorio cuando habló de los inmigrantes en el contexto de la pandilla Mara Salvatrucha, equiparando así a los inmigrantes con criminales.

Claro está, solo un iluso pudo pensar que todo sería diferente. Me resulta increíble que cada vez que este individuo pronuncia un discurso con teleprompter muchos analistas y periodistas insistan en preguntarse “cuál” Trump aparecerá en esta nueva oportunidad, como si él fuera a cambiar de la noche a la mañana solo por limitarse a leer lo que le han escrito y, sobre todo, si ha sido escrito por su racista asesor Stephen Miller. Señores, Trump es como es y no cambiará porque su esencia es divisiva y prejuiciosa. Él se nutre de eso y necesita del caos para su subsistencia.

Sólo piense que fue al Congreso con el cuento de extender una “mano” a la oposición mientras preside una nación dolorosamente dividida y sus índices de aprobación están por el suelo, aun en medio de la bonanza económica que preside y que es continuidad de las políticas de su predecesor, Barack Obama, aunque él se adjudique erróneamente todo el crédito; mientras ha llamado “llorón” al líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y mientras es investigado por potencial colusión con los rusos para influir en las elecciones donde fue electo; y, peor aún, investigado por potencial obstrucción de justicia para entorpecer la misma pesquisa.

El gran elefante en la Cámara de Representantes durante el discurso de Trump no era el Partido Republicano, sino Rusia. Y Trump, sin aludir al tema, vino a hablar de bipartidismo cuando, en su afán de entorpecer la pesquisa en su contra, está a punto de hacer público un memorando preparado por los republicanos del Comité de Inteligencia, presidido por el congresista republicano de California, Devin Nunes, una marioneta de Trump que desde un principio ha intentado entorpecer las pesquisas en torno al presidente. Dicho memorando se referiría a presuntas acciones cuestionables del FBI en las pesquisas en torno a los famosos correos de Hillary Clinton y la investigación en torno a Trump sobre Rusia, sin ofrecer ningún contexto y sin permitir que los demócratas divulguen al mismo tiempo su interpretación sobre el memorando.

Trump echó al exdirector del FBI, James Comey, por el tema de Rusia; hostigó al segundo de Comey, Andrew McCabe, al punto de que renunció antes de su anunciada jubilación el mes entrante; y ya tiene la mira puesta en el segundo en Justicia, Rod Rosenstein, quien supervisa la pesquisa que conduce el otro exdirector del FBI, Robert Mueller, a quien también Trump habría intentado despedir. Y anoche incluso pidió que el Congreso confiera a los jefes de agencia el poder de despedir a empleados federales “que minen la confianza pública o le fallen al pueblo estadounidense”. Quizá le faltó decir “a los que investiguen al presidente” por sus dudosos vínculos con Rusia.

Mientras habla de Estados Unidos Primero (America First), sus acciones colocan a Rusia Primero, pues ni siquiera ha impuesto las sanciones que su Congreso republicano aprobó abrumadoramente contra esa nación por inmiscuirse en las elecciones presidenciales del 2016.

Lo peor del caso es que a los nacionalistas blancos que defieden a Trump poco les importa que su presidente se acurruque con una nación hostil hacia los Estados Unidos que tanto dicen defender.
Es por eso que resulta tan indignante que este presidente y su cegada base miren por encima del hombro a los inmigrantes que contribuyen a la grandeza de esta nación y que, como los dreamers, son más patriotas que los que se hacen de la vista larga ante la intrusión rusa en nuestra democracia.

Pero solo en el estado de desunión que preside Trump, en este mundo paralelo de “verdades alternas”, un individuo como él, con techo de cristal, señala criminales, y lo que es peor, coloca a todos los inmigrantes en la misma categoría de pandilleros y terroristas.

El prejuicioso Divisor en Jefe vuelve a mostrar su verdadera esencia.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.