null: nullpx

Tatuajes, entre el arte y el peligro

“Los casos de tintas contaminadas no son pocos y por ende el número de enfermos por causas que se desconocen, también podría ser elevado”.
Opinión
Escritor y editor en el noticiero nacional de Univision
2016-05-23T09:10:08-04:00


Hoy en día los tatuajes están entre las costumbres más arraigadas en casi todos los lugares del mundo; y en Estados Unidos cada día aumentan por miles las personas tatuadas. La historia de los tatuajes no es moderna, en muchas tribus antíguas de distintas regiones del planeta era común pintarse el cuerpo aunque con mecanismos diferentes. Ni la edad, ni el género, ni las creencias, ni prácticamente nada, es obstáculo para hacerse uno o varios tatuajes en el cuerpo. Los hay muy visibles, menos visibles y muy escondidos. En gran mayoría de los casos, son un reflejo de la personalidad de quien los lleva y una demostración de la habilidad artística, la capacidad y el buen gusto de quien los hace.

La imaginación no tiene límites a la hora de hacerse un tatuaje, algunos prefieren imágenes o figuras, otros letras, palabras, frases y hasta párrafos. Hay quienes expresan mucho a través de uno o varios de estos dibujos, otros prefieren no revelar su significado. Dicen, quienes los tienen, que hacerlos es un proceso doloroso, pero hay quienes aseguran que es todavía más doloroso tratar de borrarlos o quitarlos. Es por ello que muchas de estas expresiones se graban en el cuerpo para toda la vida.

Podríamos escribir millones de anécdotas porque casi cada tatuaje viene acompañado de una. Mi colega Galo Arellano logró esconderle un tatuaje a su mamá durante años, pero cuando ella lo descubrió por casualidad, bueno, mejor ni les cuento lo que le dijo. Otro de mis compañeros, Juan Carlos Aguiar, fue a un lugar de tatuajes para hacer un reportaje, pero como no había en ese momento un cliente, el camarógrafo que lo acompañaba lo retó a que se hiciera uno. Y no lo pensó dos veces, era quizás un deseo que llevaba guardado. Imaginen las bromas que le hicimos. Juan Carlos jamás había grabado nada en su cuerpo. Asegura que no se arrepiente.

Pero lo que muchos tatuados ignoran es que pueden sufrir no solamente de infecciones en la piel, sino también de enfermedades pulmonares, infecciones en las articulaciones, problemas en los ojos e infecciones en otros órganos; y jamás se darán cuenta de que la causa son los tatuajes. Eso, según un reciente informe de la Administración de Medicinas y Alimentos, que regula la venta de las tintas que se usan para los tatuajes. Se debe a que se ha descubierto una familia de bacterias, llamadas micobacterias no tuberculosas (MNT), relacionadas con estas tintas. Una de esas micobacterias es la “M. chelonae”.

Los casos de tintas contaminadas no son pocos y por ende el número de enfermos por causas que se desconocen, también podría ser elevado. La FDA inició una campaña y se está comunicando con los artistas de tatuajes, fabricantes de tintas y pigmentos, funcionarios de salud pública, profesionales de cuidado de la salud y consumidores para prevenirlos sobre posibles infecciones.

Quienes se dedican a hacer tatuajes profesionalmente, generalmente cobran caro y por lo regular toman las precauciones necesarias para evitar infecciones que podrían generarles demandas u otros dolores de cabeza. Usan una aguja esterilizada nueva para cada caso, agua esterilizada, guantes protectores, desinfectantes y demás, pero ignoran si las tintas que usan están o no contaminadas con bacterias, mohos y hongos. Muchas de las consecuencias aparecen cuando el tatuaje ya cicatrizó. Los consumidores deben saber que los ungüentos suministrados por los salones de tatuaje no son efectivos contra este tipo de infecciones. Las infecciones causadas por MNT pueden parecer una reacción alérgica, lo que significa que fácilmente pueden ser diagnosticadas erróneamente y tratadas sin efectividad.

Las tintas y pigmentos se pueden contaminar por el uso de:


  • Ingredientes contaminados para hacer tintas.
  • Procesos de manufactura que introducen contaminantes o permiten que sobrevivan los contaminantes.
  • Prácticas antihigiénicas que contaminan las botellas de tintas para tatuaje o la combinación con colores contaminados.
  • Agua no esterilizada para diluir las tintas.
  • Tintas para tatuaje con fecha de expiración vencida.

Hay un punto más que muchos tatuados o tatuados potenciales ignoran. Generalmente los bancos de sangre no los admiten como donantes de sangre. La Cruz Roja dice que deben esperar 12 meses; pero, en muchos casos, normas sanitarias en diversos países no aceptan que un tatuado done sangre jamás. Eso podría significar que nunca puedan realizar este acto solidario o que incluso les impida salvar una vida, quizás la de un ser querido.
La idea de hacerme un tatuaje nunca ha pasado por mi mente, pero respeto el derecho de cada quien a pintarse su cuerpo como desee. Lo que sí me parece injusto es que no existan reglas de control más severas en esta industria cuando casi de manera imperceptible, está en juego la salud humana.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad