Maradona, un “metepatas”

“Maradona jugó bien al fútbol, pero no llegó a ser el mejor de la historia. Y ha tenido una personalidad tan desordenada, que lo que diga, y nunca dice nada bueno, es noticia”.
Opinión
Escritor y editor en el noticiero nacional de Univision
2016-06-10T15:28:17-04:00


Diego Armando Maradona borra con la cabeza la admiración, el cariño y las pasiones que despertó con los pies. La conclusión anticipada a este artículo no es ningún secreto, el exfutbolista usó muy bien las extremidades, las cuatro, pero ha utilizado muy mal el cerebro. Digo las cuatro, porque su gol más famoso fue hecho con la mano.

Su último comentario le ha valido toda clase de críticas. Dijo acerca de su compatriota Lionel Messi: “No tiene personalidad para ser líder”. Y … pregunto ¿será que Maradona la tiene? Lo dijo en una reunión en París con Pelé, en un evento publicitario. Maradona ignoraba que había un micrófono abierto. Pelé le había preguntado que si conocía a Messi, quien “es una buena persona”. A Pelé se le olvidó que Maradona dirigió a Lionel en el Mundial del 2010; claro que se conocen.

Pero lo irónico es que minutos antes, frente al público presente, Maradona, en actitud hipócrita, ensalzó a su compatriota diciendo: “A Messi déjenlo jugar tranquilo. Si tiene que ser el mejor de la historia, lo será”.

Reconozco que soy un apasionado del fútbol. Y uno de los grandes privilegios que la vida me ha dado es haber visto jugar a Edson Arantes do Nascimento, llamado “El Rey Pelé”. Y aunque respeto toda opinión, la mía es que aún no ha nacido otro futbolista como él. Maradona jugó bien al fútbol, pero no llegó a ser el mejor de la historia. Y ha tenido una personalidad tan desordenada, que lo que diga, y nunca dice nada bueno, es noticia, no exactamente por opiniones sobre el deporte, sino por otros asuntos.

La hipocresía de Maradona me lleva a recordar la de un compatriota suyo, quien algún día se convirtió en comentarista deportivo, no sé cómo, y llegó a creerse “presidente de una república” que él u otra persona, no lo sé, inventó para un programa deportivo.

Les narro la anécdota. Ocurrió hace unos años, jugaba la selección de Colombia un partido internacional. Cuando yo salía por los pasillos en mi lugar de trabajo, después de ver el partido, el señor salía de su oficina gritando: “Siquiera perdieron estos hijuep… colombianos”. Cuando me vió, acompañado de otro colombiano, en vez de disculparse regresó a su oficina. Nunca le hice el reclamo, consideré que no valía la pena. Días después, estando al aire en su programa de televisión, el tristemente célebre “presidente” tomó en sus dos manos la bandera de Colombia, la besó diciendo: “Colombia te amamos”. Me ofendió doble, pero logré controlar los ímpetus porque reclamarle sería en vano y el perdedor podría ser yo. Hasta aquí la anécdota, cualquier parecido con lo que hizo Maradona esta semana … “es mera coincidencia”.

La verdad es que Diego Armando no tiene remedio, quizás lo único sensato que he leído sobre él fue cuando declaró al diario El País de España: “Soy la suma de mis metidas de pata”. Aunque agregó que no se arrepiente de nada. Se ampara en su arrogancia para ser más arrogante. Pero ha ido más lejos, consumiendo drogas, agrediendo a su novia, invitando a periodistas a hacerle un acto lascivo, pisándole el pie con su auto a un camarógrafo. En fin, no sigo, prefiero recordarlo como futbolista. Que bueno que Messi no sea tan bocón como él.


Publicidad