La verdad no es el enemigo

“Para un hombre que se jacta de ser un gran negociador, debe ser difícil entender que la verdad no es algo negociable. Se puede tratar de esconder, de manipular o de tergiversar, pero eso no la hace menos verdadera”.
Opinión
Presentador de Noticiero Univision Edición Nocturna.
2018-08-16T09:12:37-04:00

La verdad puede ser difícil de digerir, puede ser dura y resultar incómoda, pero la verdad no es el enemigo. Los verdaderos enemigos del pueblo estadounidense son la opacidad, el abuso del poder, la corrupción, el racismo, la mentira, el nepotismo y la censura. No los periodistas independientes y críticos como lo ha repetido una y otra vez el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Para un hombre que se jacta de ser un gran negociador, debe ser difícil entender que la verdad no es algo negociable. Se puede tratar de esconder, de manipular o de tergiversar, pero eso no la hace menos verdadera. Como dijo John Adams, uno de los fundadores de esta democracia, los hechos son cosas obstinadas.

Los insultos y las descalificaciones para los periodistas que denunciamos hechos indebidos en su administración se han convertido en un mantra de la presidencia Trump. Todo lo que no encaja en su realidad es falso. Todo lo que no se ajusta a sus intereses es producto de la conspiración. Todo lo que no le conviene es un ataque indigno de una Casa Blanca más ocupada en monitorear reportes de prensa y tuits que en gobernar.

Hacer periodismo en la era de las redes sociales y la comunicación instantánea es una tarea cada vez más compleja. Los medios de comunicación han perdido el monopolio de la información y aunque eso parece algo positivo, esta democratización ha traído retos extraordinarios para los trabajadores de la noticia. Las audiencias comparten hoy más que nunca la tarea de verificar la información que consumen.

Es sano que un público informado critique las decisiones editoriales y el trabajo de los reporteros, editores y ejecutivos de la información. Lo peligroso es tachar de mentira todo lo que no le parece bien al presidente.

El daño no se hace exponiendo las fallas o denunciado lo ilegal, el daño ocurre al atacar a las instituciones encargadas de garantizar nuestros derechos ciudadanos. Dicen que la noticia es algo que alguien en algún lado no quiere que se publique, todo lo demás es propaganda y promoción. El Presidente Trump y su equipo creen que el trabajo de los periodistas incluye la promoción incondicional de una agenda política y de sus logros, incluido en este caso, las políticas etnonacionalistas sobre inmigración que han deshumanizado y criminalizado a toda una comunidad, y que han marcado la vida de miles de niños al separarlos cruelmente de sus familias.

La agenda de los gobiernos populistas en la izquierda y la derecha siempre comienza limitando la libertad de expresión y atacando el derecho humano a la información. Todos los políticos se quejan de la prensa, pero solo los tiranos justifican sus merecimientos a través del conflicto, especialmente con sus críticos.

Para quienes llegamos a Estados Unidos desde lugares en donde la libertad de prensa está bajo acecho constante, en los que decir la verdad no solo es un acto revolucionario sino muchas veces una condena de muerte, el ataque del presidente Trump al oficio periodístico es particularmente doloroso. Durante décadas este país ha servido como trinchera para quienes son perseguidos por decir la verdad sin favor y sin miedo.

El derecho a la información es un pilar de la democracia y algo que todos, independientemente de preferencias políticas o inclinaciones ideologías debemos proteger.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad