La guerra entre Donald Trump y California

“Para no dejar dudas sobre su desconfianza hacia California y sus dirigentes liberales, Trump se convirtió en el primer presidente desde Dwight Eisenhower en no visitar este estado durante su primer año de gobierno”.
Opinión
Miembro de la unidad política de Univision Noticias.
2018-01-23T17:08:01-05:00

Los Ángeles – La lucha verbal entre el gobierno del presidente Donald Trump y California se ha convertido en una guerra abierta. Enfrenta una visión de Estados Unidos que mira hacia el pasado y otra que mira hacia el futuro. Una perspectiva conservadora que reacciona con recelo a la diversidad cultural y de valores que ha desarrollado el país y otra que la celebra y busca preservarla y potenciarla. Esta guerra se libra mayormente en los campos de batalla de la política y de las cortes. Y no es exagerado afirmar que de su desenlace dependerá el futuro inmediato del país.

Durante el primer año de trumpismo, California ha tomado medidas significativas para proteger a los inmigrantes, inclusive a los indocumentados, declarándose estado santuario y amenazando con tomar represalias legales contra policías estatales y locales que actúen como agentes de inmigración. Ha dado pasos para proteger el medio ambiente y anunciado su intención de acogerse al acuerdo de Paris –del que Trump retiró al gobierno estadounidense– para combatir el cambio climático, un asunto de vida o muerte para los californianos que el año pasado sufrieron los peores incendios de maleza de su historia, letales deslizamientos de lodo y una sequía feroz. También ha aumentado el salario mínimo; fortalecido las ya severas leyes de control de armas, restringiendo las ventas de municiones y armamentos de asalto y prohibiendo a los maestros el portar armas ocultas en colegios y universidades, y ha sumado el uso recreativo de la marihuana a su uso medicinal.

Frustrados por las corrientes liberales que soplan desde California, el presidente Trump y sus asesores le están devolviendo los golpes. El fiscal general, Jeff Sessions, ordenó recortar fondos federales a las ciudades californianas que se declararon santuario. También prescribió redadas federales contra los indocumentados y los empresarios que les dan trabajo. Y ordenó perseguir a quienes en el estado cultivan, venden y consumen marihuana, orden que hasta ahora no se ha materializado. Además, Trump autorizó la explotación de petróleo cerca de las costas californianas, lo que sería un reto a su próspero sector turístico; y junto a los legisladores republicanos hizo aprobar una reforma tributaria que redujo de manera drástica las deducciones de impuestos que pueden hacer los californianos. Fue un golpe severo al que respondió el gobierno de California convirtiendo los impuestos estatales en contribuciones caritativas que se pueden deducir.

Para no dejar dudas sobre su desconfianza hacia California y sus dirigentes liberales, Trump se convirtió en el primer presidente desde Dwight Eisenhower en no visitar este estado durante su primer año de gobierno. La verdad que no habría sido bien recibido. Dio asimismo instrucciones explicitas al Departamento de Justicia para responder a las 24 demandas judiciales que le interpuso el gobierno de California el año pasado. Inspiraron esas demandas el fiscal general demócrata del estado, Xavier Becerra, y sobre todo el también demócrata gobernador, Jerry Brown. Ninguno de los dos disimula su antipatía por el presidente que ha impuesto su agenda nativista al Partido Republicano y aspira a imponérsela a California y al país entero.

Brown cumple su último año de mandato. Aspiran a reemplazarle varios candidatos demócratas y republicanos, seis de los cuales –los principales– se enfrentarán en un foro organizado por Univision y la Latino Community Foundation que se llevará a cabo en los predios de la Universidad de California, Los Ángeles, este jueves. Cuatro aspirantes demócratas prometen continuar y mejorar la labor que realizara Brown, quien sacó a California de la quiebra económica en que estuviera durante la era experimental de Arnold Schwarzenegger, aunque la deja con importantes tareas pendientes. Entre ellas están la creciente brecha entre ricos y pobres, un índice de pobreza demasiado alto para un estado rico en recursos naturales y el desamparo de más de 200,000 californianos. Dos aspirantes republicanos proponen colocar al estado en la senda del trumpismo, colaborando en la lucha contra la inmigración ilegal, recortando impuestos y eliminando reglas estatales que, según ellos, frenan el desarrollo económico del estado.

California celebrará en junio primarias abiertas en las que se medirán juntos los candidatos republicanos y demócratas y en las que podrán participar todos los votantes, es decir, republicanos, demócratas e independientes . Los dos contendores que más votos reciban irán a la final de noviembre. El foro de este jueves será una buena oportunidad para ver y escuchar concretamente qué proponen las dos visiones de Estados Unidos, la que representan los dos candidatos trumpistas y la que ejemplifican sus cuatro adversarios antitrumpistas. También permitirá apreciar las diferencias individuales entre los seis aspirantes. El foro podrá verse en vivo, de 6 a 7 pm, hora del Pacífico, a través de los canales de Univisión en California, por Univision.com en todo el país y en diferido en el programa Al Punto con Jorge Ramos este domingo, de 10 a 11 am, hora del este. Quienes lo presencien podrán decidir por si mismos si a Estados Unidos le conviene más seguir el rumbo que traza Trump o el que hoy lleva California.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.