null: nullpx

En defensa de Obamacare

'Medicare para todos' impondría un aumento significativo de impuestos a las familias de clase media. Los candidatos que prometen lo contrario no tienen los números para respaldarlo.
Por: Elena RiosySergio Rimola,
12 Ago 2019 – 3:40 PM EDT

Después de las históricas elecciones de mitad de periodo de 2018, está claro que el tema en la mente de los votantes en todo Estados Unidos es la atención médica.

Decenas de candidatos ganaron con una defensa completa a la protección de la Ley del Cuidado Asequible de Salud (ACA, por sus siglas en inglés), que extiende la cobertura de seguro de salud a millones de estadounidenses, más protege a aquellos con afecciones preexistentes, prohíbe los límites de por vida en el cuidado médico y permite que los adultos jóvenes permanezcan en los planes de salud de sus padres hasta los 26 años de edad.

Esta fue la elección en la cual quedó claro que ACA, también conocida como Obamacare, es una de las leyes más transformadoras de la historia moderna.

Quizás en ninguna parte es más cierto que en la comunidad hispana. En una encuesta reciente, los hispanos indicaron que la atención médica era el tema principal para su comunidad. Los hispanos y las comunidades de color en particular se beneficiaron más de ACA. Millones de hispanos obtuvieron seguro médico y bajo la ley, la tasa de personas sin seguro para adultos hispanos en edad laboral disminuyó del 43.2 por ciento en 2010 al 24.8 por ciento en 2016, una disminución de casi 20 puntos que constituyó la mayor disminución entre cualquier grupo étnico.

Tendría sentido a raíz de este rotundo mensaje, que los candidatos en 2020 hagan de la defensa de Obamacare una prioridad para hablar a una amplia gama de votantes, especialmente los hispanos. Pero en cambio, en un campo demócrata abarrotado, hemos visto muchos candidatos que prometen planes que eliminarían ACA por completo y comenzarían con algo nuevo.

Una propuesta impulsada por muchos candidatos - Medicare para todos - impondría un aumento significativo de impuestos a las familias de clase media. Los candidatos que prometan lo contrario, no tienen los números matemáticos para respaldarlo.

El plan recientemente divulgado por el vicepresidente Biden es un enfoque realista para una atención médica asequible y de calidad que se expande y se basa en ACA de manera efectiva. Protegerá a las personas que siempre se han quedado atrás al proporcionar a los estadounidenses una opción pública asequible, un crédito fiscal más generoso para ayudarlos a pagar sus primas y medicamentos recetados asequibles.

Cualquiera que quiera elegir la opción pública puede hacerlo, ya sea que tenga seguro en el mercado individual, a través de su empleador o que no tenga seguro médico. Todo estadounidense tiene derecho a la tranquilidad de saber que tiene un seguro de salud asequible y de alta calidad, y acceso a atención médica de calidad.

Además, el plan del vicepresidente Biden aborda las disparidades de atención médica que afectan injustamente a la comunidad hispana. Actualmente, Estados Unidos tiene la tasa de mortalidad materna más alta entre las naciones desarrolladas, con mujeres de color que mueren tres veces más que las mujeres blancas, debido a causas relacionadas con el embarazo, lo cual es francamente vergonzoso para una nación que se enorgullece del avance de la tecnología y la medicina.

La estrategia de salud materna de California redujo a la mitad su tasa de mortalidad materna y Biden la llevará a todos los estados de la nación. En el siglo XXI, el parto no debería ser mortal y el plan de Biden protegerá a las mujeres en todo el país, sin importar su raza.

Su plan también duplicará la inversión en centros de salud comunitarios que brindan atención primaria, prenatal y otra atención importante a las poblaciones desatendidas, incluyendo a los inmigrantes indocumentados. Las hispanas actualmente experimentan tasas más altas de cáncer cervical, VIH y ETS, y tasas de embarazo que sus contrapartes blancas, y dependen en gran medida de centros como la planificación familiar para sus necesidades de salud fuera del aborto.

Esta inyección de inversión ampliará el acceso a la atención médica de alta calidad para las poblaciones que más lo necesitan. Además, una Administración Biden también trabajaría con los proveedores de atención médica para mejorar la calidad de la atención y garantizar salarios justos para los trabajadores de la salud, incluyendo a los trabajadores de atención domiciliaria.

Y Biden redoblará los esfuerzos para garantizar las leyes de paridad en salud mental y expandirá los fondos para los servicios de salud mental. Esto es particularmente importante para nuestra juventud dado que los estudiantes hispanos entre los grados 9-12 tienen un mayor riesgo de intentar suicidarse que sus compañeros blancos y negros.

El plan del vicepresidente Biden para "Proteger y Forjar sobre la Ley del Cuidado de Salud Asequible" se desarrolló con la idea de que "independientemente del género, la raza, el ingreso, la orientación sexual o el código postal", a nadie se le debe negar el acceso a una atención médica de calidad. El acceso a la atención médica no solo protege a nuestras comunidades, sino que también restaura la dignidad y permite la tranquilidad en situaciones médicas desesperadas.

Para Biden, es evidente que la lucha por el cuidado de la salud es personal. Él comprende, mejor que nadie, la carga y la tragedia que muchas familias se ven obligadas a enfrentar al navegar el sistema de atención médica actual y sabe que Estados Unidos puede y debe hacerlo mejor. Como médicos, profesionales de la salud y líderes de nuestra comunidad, estamos totalmente de acuerdo.

Dr Elena Rios es actualmente la presidenta y CEO de la Asociación Médica Nacional Hispana, (NHMA), que representa doctores hispanos en EEUU.
Dr. Sergio Rimola es miembro certificado de la directiva del Congreso Estadounidense de Obstetras/Ginecólogos y sirve en la Asociación Médica Nacional Hispana, (NHMA), como co-director de la Región Metropolitana del DC.


RELACIONADOS:Opinión
Publicidad