publicidad
Como presidente electo, Trumpo dejó claro que no quería depositar sus riquezas en un fideicomiso neutral.
Daniel Morcate
Opinión

Miembro de la unidad política de Univision Noticias.

El pantano ético de Trump

El pantano ético de Trump

“El presidente debería renunciar mientras gobierne al acceso a sus riquezas y depositarlas en manos de administradores ajenos a su imperio personal y familiar”.

Donald Trump entrega sus negocios a sus hijos para evitar conflicto de intereses Univision

El escándalo por la injerencia rusa en nuestras elecciones presidenciales es tan grave que ha opacado los problemas éticos del presidente Donald Trump. Esos problemas, sin embargo, son reales y se agudizan con cada día que pasa en la Casa Blanca. Consisten en una serie de conflictos de intereses personales y familiares que nacen de su doble función como jefe máximo de nuestro gobierno y líder de un emporio comercial cuyo valor oscila entre los 1, 500 millones y los 3,500 millones de dólares, dependiendo de la fuente. Dada la trayectoria y el capital acumulado por Trump y su familia, el mandatario no tiene una salida fácil de los conflictos de intereses. Pero aún podría atenuarlos si colocase sus negocios en un fideicomiso neutral ( blind trust) y si renunciase al nepotismo en el caso de su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner.

publicidad

Primero como candidato y luego como presidente electo, Trump dejó bien claro que no quería depositar sus riquezas en un fideicomiso que administrasen especialistas neutrales, como en el pasado hicieran otros mandatarios que llegaron a la Casa Blanca con capitales significativos. En lugar de ello, anunció con mucha fanfarria que dejaría sus aproximadamente 500 negocios personales en manos de sus hijos Eric y Donald. El anuncio daba a entender que mientras fuera presidente Trump no tocaría su patrimonio. Pero esta semana el blog investigativo ProPublica reveló que sí puede tocarlo. Y de qué manera. En el supuesto traspaso de los negocios a sus dos hijos, Trump hizo insertar una trampa que le permite extraer de su patrimonio todo el dinero que desee cuando lo desee. Consiste en una cláusula, medio enterrada en los documentos del traspaso, que dice así: “(Los fideicomisarios) distribuirán ingresos netos o capital a Donald J. Trump si él los solicita”. En lugar de responder de manera civilizada a esta revelación, la Casa Blanca intentó desacreditar al medio que la hizo, ProPublica, acusándolo falsamente de ser “un blog izquierdista”.

Al nombrar a su hija Ivanka su “asistente especial” y a su yerno Jared Kushner “asesor presidencial”, Trump violó por lo menos el espíritu de la ley contra el nepotismo que adoptó el Congreso luego que el presidente John F. Kennedy designase a su hermano Robert como secretario de justicia en los años 1960. El Departamento de Justicia se sacó de la manga una interpretación de esa ley que niega la violación. Y la Casa Blanca aduce como atenuantes que ni Ivanka ni Kushner cobran por sus servicios al mandatario. Ante la insistencia de los periodistas, sin embargo, el gobierno reveló que la joven pareja tiene un patrimonio de 740 millones de dólares, el cual proviene de sus nexos comerciales y empresariales en decenas de países, algunos de ellos tradicionales adversarios de Estados Unidos.

La ley federal exige que, como empleados del gobierno, los Kushner se adhieran a las normas éticas y de transparencia y que no den ni un solo paso en sus cargos que promueva sus negocios e intereses personales. Pero no es difícil imaginar lo que podría suceder cuando entren en conflicto esos intereses privados con los intereses nacionales que ahora representan como funcionarios de la presidencia. Kushner se ha convertido en una especie de ministro sin cartera que lo mismo aconseja a su suegro sobre política exterior que sobre asuntos domésticos, a pesar de que carece de experiencia gubernamental. Sus funciones lo han colocado al frente de gestiones en el Medio Oriente y países donde él y su esposa tienen negocios. Esta semana andaba por Irak. A su regreso le espera otra tarea potencialmente conflictiva en lo personal: asesorar al presidente en materia de impuestos. Nadie puede garantizar que el joven asesor no recomiende reformas tributarias que beneficien a sus negocios de bienes raíces e inversiones. La única posible garantía sería que se abstuviese de participar en esa gestión, aunque nos resulte difícil comprobarlo.

El Presidente Trump mide el éxito personal por la capacidad de hacer dinero. Por eso ha elevado a las más altas esferas del gobierno a decenas de billonarios y millonarios. Un resultado es el haber creado la percepción de que ve al gobierno como un gran negocio –literalmente–. Esa mentalidad es la raíz misma de la corrupción pública. Su meollo.

publicidad

Los millonarios que rodean al mandatario protagonizan sus propios conflictos de intereses reales o potenciales. Algunos, encomiablemente, estarían tomando medidas para evitar los tóxicos conflictos de intereses. Los exejecutivos de Goldman Sachs Gary Cohn y Dina Powell son ahora los dos principales asesores económicos del presidente. Ambos, al parecer, están vendiendo sus acciones y colocando su capital en fideicomisos neutrales. Otros potentados de la nueva administración deberían imitarles.

Pero el mejor ejemplo podría darlo Trump, quien no solo está incumpliendo su promesa electoral de “drenar el pantano” de Washington sino que de hecho ha creado su propio pantano. El presidente debería renunciar mientras gobierne al acceso a sus riquezas y depositarlas en manos de administradores ajenos a su imperio personal y familiar; también debería abandonar el camino potencialmente minado del nepotismo, donde cada día se expone a que estallen nuevos escándalos que socavan la integridad de la presidencia y de su mandato.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad