Aumentando el poder del voto latino

“Los latinos tienen que formar parte del esfuerzo de remover las barreras que impiden a los individuos realizar su pleno potencial, apoyar a las iniciativas que aumentan la libertad educativa y buscar el mayor bienestar para todos”.
Opinión
Director de La Iniciativa Libre.
2018-03-08T14:27:43-05:00

Los legisladores en Washington han logrado avances significativos en cuestiones importantes durante este año, pero queda mucho trabajo por hacer. El Congreso ha reducido la carga tributaria y ha eliminado regulaciones innecesarias –con resultados muy positivos–, pero muchos programas y políticas gubernamentales no están cumpliendo con sus metas. En el curso de este año el pueblo estadunidense votará por un nuevo Congreso, y La Iniciativa LIBRE seguirá trabajando con los latinos a lo largo del país sobre cómo lograr la aprobación de políticas que generen aumentos en la productividad económica y aseguren el bienestar del país.

El Congreso debatió la revocatoria y reemplazo del Affordable Care Act, conocido como Obamacare. Al final se revocó la penalidad impositiva a las personas que no podían pagar el costoso seguro de salud requerido por el Obamacare o a los que decidían no comprarlo. Esta medida les permite a las personas escoger el seguro de salud que consideren el mejor para sí mismos y para sus familias, sin tener que pagar una multa por hacerlo. Pero todavía hace falta más. Hay muchas familias hispanas de ingresos limitados a las que se les dificulta obtener un seguro de salud. Muchos no cuentan con nada mejor que el programa de Medicaid, un sistema de cuidado de salud financiado por el gobierno que les ofrece opciones limitadas y donde muchas veces los resultados de la atención médica son decepcionantes.

El Congreso y el presidente trabajaron también para reducir la carga de impuestos que aminoraba el crecimiento económico. Los impuestos punitivos extraían dinero de los bolsillos de los trabajadores estadounidenses y debilitaban el crecimiento económico. Fue notorio que la economía menguaba durante la pasada administración, las compañías declaraban pocas ganancias y los trabajadores permanecían sin aumentos de salarios. Es por esto que los legisladores aprobaron proyectos de ley que revocaban reglas y regulaciones federales demasiado estrictas y dañinas para la economía. Al adoptar una posición más amigable con el mercado en lo relacionado con las regulaciones federales, los legisladores han tomado la iniciativa de promover el crecimiento de la economía en vez de debilitarla. Hoy estamos viendo la tasa de desempleo bajar a niveles récord y, a la vez, gozamos de salarios en aumento. Esto es un gran paso adelante.

Pero a pesar de que la reducción de impuestos ayudará a incrementar los salarios y agrandar las oportunidades económicas, los gastos gubernamentales están más arriba de donde deberían estar. Se esperan aumentos en los déficits federales en los próximos años –sobrepasando la cantidad de un billón de dólares el próximo año, y aumentando la deuda nacional–. Tenemos que ser capaces de eliminar los gastos innecesarios, para que el gobierno empiece a operar dentro de su límites financieros.

Otra tarea urgente es reformar nuestras leyes de inmigración. El último presidente que firmó una ley migratoria fue Ronald Reagan, hace más de 30 años. En 1986, el muro de Berlín todavía no había caído y el programa número uno de la televisión estadounidense era The A-Team. Es hora de actualizar estas leyes. El Congreso debe actuar de inmediato para darle certeza a los dreamers, mientras refuerza la seguridad fronteriza. A largo plazo, los legisladores tienen que proponer una solución para los millones de personas indocumentadas que permanecen en este país violando nuestras leyes. Este desafío no desaparecerá fácilmente.

Otro asunto que el Congreso tiene que considerar es el deseo de nuestra comunidad de lograr mejoras en el campo educativo. En estos momentos, reglas y mandatos gubernamentales atan a muchos estudiantes a escuelas que simplemente no satisfacen sus necesidades educativas. En vez de alentar a los estados y distritos escolares a que le den prioridad a la innovación, el sistema educativo sigue trabado dentro del mismo modelo que atendió a nuestros abuelos y bisabuelos. Las reformas deberían estar enfocadas en ofrecerle más libertad educativa a nuestras familias y colocar en sus manos una educación de alta calidad que atienda adecuadamente sus necesidades individuales.

Estas son solo algunas de las políticas públicas que todavía no se deciden, y apenas comienzan los retos. Lo que está más y más claro es que los votantes latinos tendremos mucho que decir sobre quiénes representarán nuestros intereses en el Congreso.

En 1980, nosotros éramos solo el 6,5% de la población estadounidense, con 14,8 millones de residentes. Hoy, somos unos 58 millones y representamos el 17,6% de la población. En estados donde el voto está divido en un 50/50 entre partidos políticos, los latinos estamos encabezando un dramático cambio demográfico. Los candidatos en estados como Carolina del Norte (9%), Wisconsin (6%) y Virginia (9%) tendrán que contender con un creciente electorado latino.

Mucho sigue en riesgo y queda mucho por que lograr. Es por esto que mi organización –La Iniciativa LIBRE– continuará trabajando. Nosotros creemos que políticas gubernamentales mal informadas y pobremente diseñadas están impidiendo la prosperidad de la comunidad hispana. No tiene por qué ser así. En el centro de nuestros esfuerzos está el reconocimiento que las personas libres son capaz de hacer cosas extraordinarias. Para lograr ese fin, los latinos tienen que formar parte del esfuerzo de remover las barreras que impiden a los individuos realizar su pleno potencial, apoyar a las iniciativas que aumentan la libertad educativa y buscar el mayor bienestar para todos –especialmente para los más vulnerables–. Muchos estadounidenses están atrapados en un ciclo de pobreza causada por programas gubernamentales fracasados que hacen poco por transformar sus vidas al no tratar con la causa de la pobreza.

Todo empieza con una conversación honesta sobre un gobierno cada vez más grande y sobre políticas colectivistas que no han logrado aumentar el crecimiento económico. Urge una conversación sobre políticas de mercado libre que han demostrado ser más útiles para aumentar la productividad económica, la cual es necesaria para asegurar sociedades prósperas. N uestro equipo, en 11 estados a lo largo del país, continuará informándole al pueblo sobre estos y otros temas, para ayudarlos a tomar las mejores decisiones sobre políticas y candidatos. Nosotros vamos a abogar por políticas que eliminen gastos excesivos gubernamentales, que aseguren una economía fuerte y creciente y les ofrezca más beneficios a los trabajadores y a sus familias. Nuestra comunidad latina entenderá quiénes están del lado de los mercados libres, y quiénes están del lado de un gobierno demasiado grande.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:EEUUElecciones 2018