publicidad

Con alta participación, Cataluña decide su futuro con respecto a España

Con alta participación, Cataluña decide su futuro con respecto a España

En unas elecciones regionales “históricas”, Cataluña acude masivamente a las urnas si apoya o no un proceso de secesión de España.

Los partidos independentistas se proclamaron vencedores este domingo en las elecciones regionales de Cataluña, que presentaron a los votantes como un plebiscito sobre la independencia de esta región respecto de España.

Sin embargo, el resultado deja abierta la cuestión sobre si los independentistas tienen legitimidad para iniciar el proceso de independencia que prometieron, que culminaría en una declaración unilateral de independencia en menos de 18 meses.

Las dos plataformas de partidos pro-independencia, Junts pel Sí (Juntos por el Sí) y la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), alcanzarían una mayoría absoluta de escaños en el parlamento regional si sumaran sus fuerzas. 

Junts pel Sí consiguió 62 escaños y CUP obtuvo 10. La barrera de la mayoría absoluta es 68 (la mitad más uno de los 135 asientos de la Cámara). 

Pero la suma de ambas no les dio una mayoría absoluta de votos, ya que obtienen un 47,86% de los sufragios.

De entre los grupos que se oponen a abrir un proceso independentista, el más votado fue Ciudadanos (centro-derecha), con 25 parlamentarios, seguido por el PSC (centro-izquierda) con 16, el PP (centro-derecha) con 11 y Catalunya Sí que es Pot (izquierda) con 11.

Junts pel Sí había dicho que una mayoría absoluta de escaños les legitimaría para declarar la independencia. CUP había dicho que también hacía falta una mayoría absoluta de votos.

publicidad

El gobierno central en Madrid ha prometido bloquear la iniciativa en las cortes de Justicia.

La participación alcanzó una cifra récord de más del 77% de las personas llamadas a votar.

En su primera aparición en público, con el conteo casi culminado, el presidente del gobierno regional, el independentista Artur Mas, dijo que la victoria en escaños y la alta participación les da plena legitimidad para un mandato democrático que "se administrará con sentido de integración dentro de Cataluña y con sentido de concordia respecto a España y respecto a Europa".

Mas celebró la vistoria en el Born Centre Cultural de Barcelona, un complejo histórico icónico para el independentismo, donde dijo a sus seguidores: "tenemos una doble victoria, ha ganado el sí y ha ganado la democracia".

Por su parte, fuentes del g obierno central en Madrid  consideran que los resultados de las elecciones catalanas  demuestran que el presidente de la Generalitat,  Artur Mas , ha fracasado en su estrategia secesionista, informa la agencia de noticias EFE.

De iniciar un proceso de independencia, podría abrirse un periodo de fuertes turbulencias en España, que en tres meses celebra unas elecciones legislativas donde el gobierno de Mariano Rajoy (centro-derecha) tiene mucho en juego.

¿Qué pasaría?

Rajoy y sus ministros lanzaron mil advertencias contra la secesión: salida de la Unión Europea, fuga de empresas, corralito, caída de exportaciones...

Sin Cataluña, España perdería 25% de sus exportaciones, 19% de su PIB y 16% de su población (7,5 millones).

La Constitución española no contempla la hipótesis de la independencia de las comunidades autónomas que forman España.

Para el historiador Carlos Gil Andrés, "éste es un momento especial", aunque si no hay una "mayoría aplastante", se "va a reproducir la situación actual" marcada por la falta de diálogo.

"Si hay diálogo se puede encontrar una solución que mejore la autonomía y los ingresos de Cataluña", reclama Toni Medina, de 79 años. No desvela su voto, pero lo deposita con un solo deseo: "que se arreglen las cosas".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad