publicidad
.

Barack Obama analiza las opciones para cerrar Guantánamo

Barack Obama analiza las opciones para cerrar Guantánamo

El presidente considera la posibilidad de dictar una orden ejecutiva para cerrar definitivamente la prisión.

.
.

El presidente estadounidense Barack Obama considera la posibilidad de dictar una orden ejecutiva para cerrar definitivamente la prisión de Guantánamo (Cuba), a pesar de una legislación del Congreso que prohíbe el traslado de los detenidos a prisiones en Estados Unidos.

Esta medida sería la última y más dramática acción ejecutiva usada por Obama en su segundo mandato y es probable que provocaría una fuerte reacción por parte de los legisladores, quienes han prohibido en varias ocasiones el traslado de los detenidos a EEUU.

Sin embargo, funcionarios de la administración dijeron a The Wall Street Journal que el centro de detención no se puede cerrar sin enviar, al menos, algunos de los reclusos restantes a la parte continental de Estados Unidos.

publicidad

Fuentes de la Casa Blanca, citadas por el diario, señalaron que el presidente está analizando dos opciones con el fin de forzar el cierre de la controversial edificación, situada en la isla de Cuba.

Funcionarios del gobierno dijeron al diario que Obama “se inclina decididamente por una solución legislativa antes de pasar por encima al Congreso”.

El cierre de Guantánamo fue una de las principales promesas que realizó Obama durante su campaña electoral en el 2008.

    

Obama tiene el veto de los gastos anuales destinados a la prisión. Sin embargo, no puede -eventualmente- trasladar a los 140 prisioneros que siguen en Guantánamo para que sean trasladados a Estados Unidos.

    

Por ese motivo, Obama busca presionar al Congreso para que autorice el traslado de los prisioneros.

    

Otra opción que tiene Obama es firmar una legislación, que incluya declarar el traslado de los detenidos como inconstitucional. Esto le permitiría trasladar a los prisioneros a una cárcel (militar o civil) de Estados Unidos.

Estados Unidos eroga alrededor de un millón de dólares al año por cada uno de los detenidos en Guantánamo, lo que representa casi 200 millones de dólares en momentos que el gobierno federal padece los efectos del recorte automático del gasto.

Actualmente quedan en Guantánamo 164 presos, 14 de los cuales continúan la huelga de hambre que adquirió grandes proporciones en los últimos meses y consiguió poner el cierre de la prisión de nuevo entre las prioridades de Washington.

Según una encuesta de Gallup publicada en junio, el 29% de los estadounidenses apoya el cierre del centro de detención de Guantánamo y el traslado de detenidos a prisiones de Estados Unidos, mientras que el 66% se opone a la idea.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad