Mundo

Putin toma un baño helado en aguas glaciales para conmemorar la Epifanía ortodoxa

El presidente ruso, Vladimir Putin, se sumó a una tradición de tomar un baño en aguas heladas para conmemorar la Epifanía ortodoxa, pese a que los termómetros marcaban temperaturas negativas. El mandatario se desplazó al lago Seliger, unas 250 millas (400 km) al norte de Moscú, y cumplió el rito que conmemora el bautismo de Jesucristo, acompañado de popes que portaban íconos religiosos.
Comparte
RELACIONADOS:Vladímir PutinRusia