null: nullpx

¿Vivirías en una casa de botellas de plástico?: el pueblo construido con desechos en una isla paradisiaca del Caribe (fotos)

El empresario canadiense Robert Bezeau quedó sorprendido con la cantidad de basura generada por los visitantes a la pequeña isla turística Colón, en Bocas del Toro, Panamá, donde recién se había mudado. Llegó a la conclusión que la mejor forma de reutilizar las botellas era construyendo su propio pueblo de recipientes plásticos y ahora ofrece lotes de terreno y casas a los que quieran colaborar para tener un planeta menos contaminado.
4 May 2019 – 01:13 PM EDT
Comparte
1/13
Comparte
La fachada del “Castillo Inspiración”, fabricado con botellas plásticas. El empresario canadiense Robert Bezeau se mudó a Isla Colón, Bocas del Toro, Panamá, en 2009 y sintió curiosidad por la cantidad de basura que se acumula en la pequeña isla turística. “Decidí contratar a 15 trabajadores locales y dispuse 60,000 bolsas de basura durante 6 meses para separar la basura por categorías. Al poco tiempo supe que las botellas de plástico eran el principal problema”, dijo Bezeau a Univision Noticias.
Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
2/13
Comparte
Las paredes junto a una ventana dejan ver el interior de la estructura, hecha de botellas. “Isla Colón recibe unos 100,000 visitantes al año que se quedan por un promedio de cinco días. Si cada visitante compra dos bebidas por día son al menos 1,000,000 de botellas plásticas para desechar cada año. Un montón de botellas para una pequeña isla”, agregó Bezeau. Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
3/13
Comparte
Una estructura convencional de concreto sostiene las paredes de botellas apiñadas. “Decidí comenzar a recoger todas las botellas plásticas de los hoteles y restaurantes y en 16 meses acumulé mi primer millón de botellas”, continuó el empresario. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
4/13
Comparte
“No sabía qué hacer con la montaña de plástico, hasta que el 5 de agosto de 2015 desperté de un sueño en el que yo estaba en pueblo completamente construido con las botellas. Entonces decidí construir mi primer edificio”, continuó Bezeau. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
5/13
Comparte
Para Bezeau lo más difícil ha sido lograr la infraestructura para poder construir muchas viviendas. “Tengo un terreno de 33 hectáreas, y muchas casas se pueden construir en mi pueblo pero la restricción es la financiación”, añadió. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
6/13
Comparte
“En 2015 empecé a construir una casa de 90 metros cuadrados que reutiliza 10,000 botellas plásticas. A principios de 2016 comencé otra de dos niveles reutilizando 22,000 botellas. En agosto de 2016 comencé a el “Castillo Inspiración”, de cuatro niveles y 40,000 botellas. La construcción duró dos años y medio, terminó en diciembre de 2018”. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
7/13
Comparte
El empresario tuvo la idea de fabricar un hotel de botellas que emula una prisión. Quiere que los turistas con buen humor jueguen a arrepentirse de los daños ecológicos que le han hecho al planeta en los últimos 40 años. En la fotografía una de las habitaciones celdas del hotel cárcel, que estará listo en julio de este año. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
8/13
Comparte
Bezeau asegura que ahora que la infraestructura, carreteras y servicios del pueblo están avanzados, más personas se incorporarán a su idea. “10 familias ya han comprado su lote de terreno y pronto comenzarán a construir con botellas plásticas sus casas”, dijo Bezeau. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
9/13
Comparte
“Mis lotes se pueden comprar con solo 1,000 dólares en efectivo, y el resto financiado a siete o 10 años. Quiero que las personas tengan la facilidad financiera para tener su propiedad y aprender a construir reutilizando botellas plásticas”, agregó. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
10/13
Comparte
Bezeau asegura que su meta es tener un pueblo completo lleno de casas fabricadas con botellas de plástico, para limpiar nuestra isla y ayudar al planeta. “ Las botellas de plástico PET (fabricadas con el material sintético tereftalato de polietileno) fueron inventadas en 1973 para reemplazar las botellas de vidrio. El error que cometimos como consumidores fue permitir que las empresas sustituyeran el sistema de devolución del vidrio a la botella sin devolución, dejando el problema del desecho al consumidor.” explicó. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
11/13
Comparte
El proceso de reciclaje de una botella PET para contener productos de consumo humano es complejo y costoso. El tereftalato de polietileno normalmente se recicla en productos más simples que no serán consumidos por humanos, tales como alfombras. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
12/13
Comparte
“Imagínate si las botellas plásticas tuvieran la forma que tienen las piezas de lego LEGO y se pudieran interconectar. Podríamos ser creativos como cuando éramos niños y construir todo tipo de diseños, agregó el empresario. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
13/13
Comparte
Las víctimas de desastres naturales podrían beneficiarse de las botellas que llegan de la asistencia internacional, la gente podría construir refugios, camas, mesas y sillas inmediatamente después de beber el agua. Todo lo que tenemos que hacer es convencer a los embotelladores para que cambien la forma de las botellas”, concluyó Bezeau. Crédito: Robert Bezeau/PlasticBottleVillage
Comparte
RELACIONADOS:TrendingContaminaciónPanamáPlaneta
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés