publicidad
Un buque de Shell en el Ártico.

¿Por qué Shell deja la exploración en Alaska?

¿Por qué Shell deja la exploración en Alaska?

Recogemos diferentes análisis sobre la decisión de la petrolera de suspender la búsqueda de petróleo en esta parte del Ártico.

Un buque de Shell en  el Ártico.
Un buque de Shell en el Ártico.

Las organizaciones conservacionistas daban hoy lunes un grito de júbilo al enterarse de la decisión de la compañía petrolera Shell de suspender de forma indefinida la búsqueda de hidrocarburos en el Ártico. ¿A qué se debe esta decisión del grupo anglo-holandés? Hemos recogido diferentes análisis y opiniones:

-Shell: “El pozo será sellado y abandonado”

En el comunicado oficial, la compañía petrolera indica que “ha encontrado indicios de gas y petróleo en el pozo Burger J, pero estos no son suficientes para garantizar una exploración mayor. (…) El pozo será sellado y abandonado, de acuerdo a las regulaciones de Estados Unidos”. Además, el texto  incluye unas declaraciones de Marvin Odum, director de Shell en EEUU: "Shell continúa considerando el potencial de una importante exploración en la cuenca, y es posible que la zona sea finalmente de importancia estratégica para Alaska y Estados Unidos. Sin embargo, esto es un resultado claramente decepcionante en esta parte de la cuenca".

-Sierra Club: “Es una gran victoria”

“Esta es una gran victoria”, escribe en su blog Michael Brune, director ejecutivo de Sierra Club, que considera que no será la última. Tras la alegría del primer momento, el responsable de la organización ecologista considera que la noticia no es tan sorprendente, dado lo impopular que era la decisión de Shell de seguir adelante con las exploraciones. "Quién puede olvidar el espectáculo de cientos de activistas en Portland y Seattle arrremolinándose alrededor del barco de perforaciones de Shell con kayaks o colgándose del puente St. Johns para bloquear la salida de sus rompehielos". 

publicidad

-New York Times: “El desplome del petróleo obliga a la industria a recortar”

“Royal Dutch Shell terminó su caro e infructífero esfuerzo de nueve años para explorar petróleo en el Ártico "una inversión de 7.000 millones de dólares" en otro signo de que toda la industria está recortando sus ambiciones como consecuencia del derrumbe de los precios del petróleo”, asegura un artículo en New York Times, que recuerda que la industria petrolera ha recortado cerca de un 20% sus inversiones este año.

-BBC: El tuit de Hillary Clinton

Kamal Ahmed cuenta en un análisis publicado en la BBC como a principios de año el jefe ejecutivo de Shell le había dicho en una entrevista lo muy importante que era el potencial del Ártico. “¿Qué cambió?”, se pregunta. Según el periodista británico, en primer lugar, los resultados encontrados no fueron los prometidos. Pero también considera clave un mensaje lanzado por Hillary Clinton en Twitter justo después de que Obama diera el visto bueno en agosto para que Shell reiniciara las exploraciones: “El Ártico es un tesoro único.  No vale la pena el riesgo de perforar”, escribió la demócrata. Para Ahmed, este tuit reveló que las incertidumbres políticas eran todavía considerables. Y esto, sumado a los precios bajos del petróleo, hace al periodista recordar el comentario que le hizo el CEO de BP, John Browne: “El Ártico es un sitio con un alto riesgo para explorar, e incluso si encuentras algo, con un alto coste para desarrollar”.

-Le Monde: Shell no es la única compañía en recular frente al Ártico

A pesar de la retirada de la Shell, el diario francés asegura que quedan media docena de compañías que todavía siguen intentando perforar el Ártico. "Por el momento, el gigante ruso Gazprom es la única en explotar el Ártico, en el campo de Prirazlomnoye, en el mar de Pechora, en el sudeste del mar de Barents", explica. Además, la italiana ENI, espera comenzar a explotar en unas semanas en el campo Goliat, junto a la noruega Statoil. No obstante, Le Monde también destaca que Shell no es la única en tener que retirarse:  "bastantes petroleras se han partido ya los dientes", incide. "Como ilustración de estas dificultades, el futuro del enorme proyecto gasista Chtokman, en las aguas rusas del mar de Barents, resulta muy incierto, cerca de 25 años después de su descubrimiento".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad