null: nullpx

La accidentada geografía que hace que el muro de Trump cueste 5,700 millones de dólares (fotos)

Desde que Donald Trump asumió el poder apenas ha logrado algunas reparaciones a las 700 millas de bardas fronterizas entre México y EEUU construidas desde 1990. Desde el Océano Pacífico hasta el Golfo de México unas 1,200 millas de frontera en montañas, dunas y ríos complican la construcción del “grande y hermoso” muro, una de las principales promesas de campaña del presidente.
10 Ene 2019 – 12:44 PM EST
Comparte
1/21
Comparte
Océano Pacifico. La cerca que nace en el mar, entre Tijuana y San Diego, se interrumpe abruptamente después de 12 millas, al comienzo de las montañas al este de ambas ciudades. Crédito: MARIO VAZQUEZ/Getty Images
2/21
Comparte
Montañas Otay, California. La primera gran barrera natural que dificulta la construcción del muro. Al este de Tijuana y San Diego, la frontera está abierta a lo largo de varios grupos de formaciones montañosas.
Crédito: David McNew/Getty Images
3/21
Comparte
Tecate - Mexicali. Hacia el oeste, Tecate es la siguiente ciudad fronteriza desde Tijuana. Allí se levanta una barrera peatonal que se interrumpe abruptamente después de la zona urbana y se retoma en las zonas menos montañosas. En las zonas más planas y desérticas existe una pequeña barrera metálica, que impide el paso de autos.
Crédito: JIM WATSON/Getty Images
4/21
Comparte
New River, Calexico, California. La barda peatonal se interrumpe sobre el Río Nuevo, que atraviesa la línea fronteriza entre Calexico, California y Mexicali, Baja California. Es considerado uno de los ríos más contaminados del país, sin embargo muchos migrantes cruzan la frontera por sus aguas. Crédito: David McNew/Getty Images
5/21
Comparte
Dunes, California. Al este de Mexicali, frontera con el sudeste de California, comienza una zona desértica que se extiende por el sur de Arizona. Allí la arena de las dunas debe ser removida periódicamente para que no entierren la barda. Crédito: John Moore/Getty Images
6/21
Comparte
Desierto de Sonora. Alrededor de Yuma, en Arizona, hay zonas donde el desierto se hace más arenoso y complicado, y no existe ninguna división en la frontera. Algunos tramos están protegidos por una pequeña valla diseñada para que no pasen vehículos. Crédito: David McNew/Getty Images
7/21
Comparte
Nogales. A lo largo de Arizona la línea de la frontera se dirige hacia el sur a través del desierto. La siguiente ciudad es Nogales, que tiene una parte en México y la otra en EEUU. Allí la barrera cambia de la barda peatonal en el área urbana a la pequeña verja para vehículos en las zonas más remotas. Crédito: John Moore/Getty Images
8/21
Comparte
Huachuca Mountains, Arizona. La línea de frontera continúa ahora hacia el este. Allí el desierto se interrumpe en la línea fronteriza por una cadena de montañas. La fotografía fue tomada en el parque Montezuma Pass, justo en la línea de la frontera donde no hay ninguna división. Crédito: John Moore/Getty Images
9/21
Comparte
Douglas, Arizona. La barda para vehículos continúa hacia el este hasta la zona urbana de Douglas, Arizona, donde es peatonal, pero se interrumpe en las áreas montañosas. Crédito: NICHOLAS ROBERTS/Getty Images
10/21
Comparte
El Paso – Ciudad Juárez. La línea fronteriza cambia de Arizona a Nuevo México en Estados Unidos y de Sonora a Chihuahua en México. Es una zona semidesértica con varias millas sin ninguna barrera fronteriza, hasta llegar a El Paso–Ciudad Juárez, una gran zona urbana dividida por una barrera peatonal que se interrumpe abruptamente cerca de Fort Hancock, Texas. Es el comienzo de la frontera a través del Río Bravo (para los mexicanos) o Río Grande (para los estadounidenses). Crédito: John Moore/Getty Images
11/21
Comparte
El Río Grande (o Río Bravo). Desde Ciudad Juárez hasta salida al mar en el Golfo de México, la línea divisoria la establece el Río Grande, o Río Bravo, que nace en Colorado, Estados Unidos. La fotografía es de una parte del río, sin barreras de ningún tipo, en Ojinaga, México. Crédito: YURI CORTEZ/Getty Images
12/21
Comparte
Langtry, Texas. El curso del río continua su dirección sureste, sin barreras. La fotografía fue tomada cerca de Langtry, Texas, un antiguo pueblo de la frontera entre los dos países. Crédito: John Moore/Getty Images
13/21
Comparte
Piedras Negras. Siguiendo el recorrido del río por la frontera se encuentra Piedras Negras. En la fotografía de 2006, varios inmigrantes cruzan el Río Bravo hacia Estados Unidos en Piedras Negras, Estado de Coahuila, México. Crédito: OMAR TORRES/Getty Images
14/21
Comparte
Nuevo Laredo. Continuando hacia el sureste está Laredo, Texas, y Nuevo Laredo, Tamaulipas. En la zona urbana el río está dividido por una barda que se interrumpe en las zonas remotas. Crédito: OMAR TORRES/Getty Images
15/21
Comparte
Havana, Texas. Continuando la línea fronteriza, un pequeño pueblo cerca del río, sin ninguna división. Crédito: John Moore/Getty Images
16/21
Comparte
Mision, Texas. Un hombre pasa al lado mexicano del Río Bravo, luego de lavar su caballo del lado estadounidense. Crédito: John Moore/Getty Images
17/21
Comparte
Reynosa, Tamaulipas. En esta ciudad mexicana de la frontera, un puente internacional cruza el Río Grande. Por debajo del puente el río cruza sin divisiones. Crédito: John Moore/Getty Images
18/21
Comparte
Tamaulipas – Texas. El Río Grande o Río Bravo serpentea en dirección sureste en su viaje al Atlántico. Crédito: John Moore/Getty Images
19/21
Comparte
McAllen, Texas. La ciudad fronteriza estadounidense tiene una valla peatonal en la zona céntrica, que se interrumpe en las áreas remotas. Crédito: John Moore/Getty Images
20/21
Comparte
Brownsville – Matamoros. Un puente internacional sobre el río, en la zona urbana Brownsville, Estados Unidos, Matamoros, México, a pocas millas del océano Atlántico. Crédito: John Moore/Getty Images
21/21
Comparte
Océano Atlántico. La salida al mar del Río Grande en el golfo de México es en una playa visitadas por bañistas, en el Parque Nacional Boca Chica. No tiene ninguna barrera que entra al mar, como la barda de Tijuana. Crédito: John Moore/Getty Images
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés