null: nullpx
Latinos

Los videojuegos educativos de este mexicano van a la conquista de China

Manolo Díaz atribuye el éxito de sus videojuegos entre los niños a que tienen elementos de entretenimiento, además de los educativos.
6 Ago 2017 – 12:29 PM EDT

Manolo Díaz aprendió a programar por su cuenta cuando tenía 15 años. Estaba en la preparatoria cuando su papá le compró una computadora y recuerda haberse quedado deslumbrado. Compraba revistas que venían con programas gratuitos y pasaba horas instalándolos y manipulándolos. Cuando llegó el momento de escoger una carrera profesional no tuvo dudas y estudió ciencias de computación. Luego montó su agencia de diseño de páginas de internet, en la que reclutó a Alberto Colín, quien hoy todavía es su socio. Juntos, fundaron Yogome en 2011, un año antes de venir a Silicon Valley a probar suerte.

En ese entonces él programaba y Colín ilustraba y animaba. "Empezamos porque uno de nuestros clientes era un colegio y les vendimos la idea de por qué no hacíamos contenido de matemáticas para que sus alumnos los vieran en el navegador, en sus casas, y que de una manera más divertida consumieran contenido educativo. Les encantó la idea, lo lanzamos con ese colegio y los papás estaban superemocionados", recuerda.

Éxito en Silicon Valley

Díaz llegó a Silicon Valley, la meca de las empresas tecnológicas, en enero de 2012, para mostrar el videojuego. Él y Colín dormían en San José, en casa de un amigo, y como no tenían contactos usaban las páginas de internet de LinkedIn y Meetup para tratar de conocer personas que pudieran financiar su idea. No tenían muy buen inglés, "se defendían", pero sí traían "energías y ganas". Un emprendimiento fracasa, dice Díaz, porque los fundadores dejan de creer en lo que están haciendo, y ellos estaban dispuestos a hacer cualquier cosa por ver su idea prosperar.


Les tomó tres meses, pero consiguieron que un inversionista les diera 10,000 dólares. Lo que le ofrecían era muy sencillo: "la posibilidad de invertir en una compañía que iba a desarrollar contenidos de calidad a muy bajo costo", en México.

Cinco años después Yogome ha recibido más de nueve millones de dólares de capital semilla, más recientemente de un fondo español llamado Seaya Ventures, que tiene en su portafolio a empresas como Cabify, un exitoso competidor de Uber en mercados como México, Brasil y España.

"El objetivo es llegar a un millón de subscriptores para abril del próximo año", dice Díaz de su compañía de videojuegos que tiene usuarios principalmente en Estados Unidos, México, Colombia, Chile y Filipinas. En diciembre harán un lanzamiento en China y en 2018 esperan posicionarse en Japón y Corea.

Un videjuego educativo avalado por Yale

Lo que distingue los videojuegos de Yogome es que son educativos y están enfocados principalmente en ocho áreas: matemáticas, ciencias, geografía, lenguaje, programación, creatividad, salud y sustentabilidad.

Todos tienen una trama común con una 'malvada reina ignorancia' y los niños son los seres que pueden salvar la galaxia con el poder del conocimiento.

Cada jugador puede asumir el papel de uno de los ocho personajes Yogotar, quienes tienen fortalezas y debilidades distintas.


Con el personaje elegido el jugador debe dominar cada mini-juego a través de la práctica y la repetición y recibe una explicación inmediata de las respuestas incorrectas.

En la actualidad, 80% de sus usuarios tiene entre cinco y ocho años, pero están empezando a desarrollar juegos para niños desde los tres, aunque todavía no sepan leer.

Desde 2015, la empresa tiene una alianza con la universidad de Yale a través de su programa Play 2 Prevent, quienes han realizado varios estudios para validar qué tan efectivos realmente son los videojuegos para enseñar.

En junio de este año, la universidad publicó sus estudios más recientes, los cuales tuvieron resultados favorables que decían que "Knowledge Battle", el juego bandera de Yogome, mejoró las habilidades matemáticas de los 134 niños de primer grado que participaron, gracias a la repetición necesaria para completar cada nivel y a la explicación inmediata de las respuestas incorrectas, y que su concepto sí motiva a seguir aprendiendo.

Pero Díaz le atribuye la buena receptividad que están teniendo sus videojuegos entre los niños a que no solo hay elementos educativos. Cuando lanzaron las primeras versiones, lograban retener a los niños 10-15 minutos y después los perdían. Luego de conversar con los niños y padres decidieron invertir un poco más de dinero e incrementar el equipo para agregar más elementos de entretenimiento. Ahora, señala, los niños juegan 10 minutos de contenidos educativos y 10 de entretenimiento, pero todo dentro de la misma app. "Ahora las sesiones en promedio son de más de media hora. A los niños les gustan las matemáticas, aprender cosas nuevas, pero están acostumbrados a contenidos sofisticados, a caricaturas muy bien hechas y no por algo ser educativo, va a tener que ser aburrido o verse feo", agrega Díaz.

Los avatares de luchadores a punto de llegar a China

En la actualidad Yogome cuenta con oficinas en tres ciudades: San Francisco, Ciudad de México y San Luis Potosí (de donde es Díaz) y emplean a 60 personas en total, con la intención de llegar a 100 empleados a finales de año. Hasta hace muy poco no tenían un departamento de recursos humanos, pero ya no lo han podido postergar más. "Estamos empleando gente de Sonora, de California Norte, Monterrey, Guadalajara, uno de nuestros analistas de datos es de Chiapas. Estamos agregando talento de todo México en la compañía", comentó Díaz.


Hasta ahora las aplicaciones están disponibles en cuatro idiomas: inglés, español, chino y portugués; y, pronto prevén agregar japonés y coreano.

También están trabajando en la próxima ronda de inversión, para poder hacer el gran lanzamiento que anhelan en China. "Queremos hacer un impacto fuerte cuando lancemos en china. China es otro mundo", refiere. Ya han ido al país asiático y han hecho focus groups con papás y en escuelas para entender el mercado. Hasta ahora han descubierto que deberán al menos triplicar su precio para que los tomen en serio, con lo que proponen ahora no va a ser sencillo "que los papás le den el valor de un producto educativo". Las suscripciones en Estados Unidos cuestan 5.99 dólares al mes.

Pero el diseño en sí no va a cambiar, porque ya lo han concebido desde los inicios como un 'producto global'. "Entre menos mexicanidad le pongamos mejor. Tenemos al Yogotar estrella que es un luchador y a Dinamita que es la luchadora, hemos tomamos ciertas características mexicanas que puedan ser atractivas, pero desde una perspectiva global", señala.


12 adolescentes latinas inventan una tienda de campaña para personas sin hogar que se alimenta de energía solar

Loading
Cargando galería


Esta historia fue producida en colaboración con Univision Contigo: el equipo de responsabilidad social de Univision.

Publicidad