null: nullpx

Rescatistas extenuados y familias devastadas: la destructiva erupción del volcán de fuego de Guatemala (fotos)

Las nubes de cenizas ardientes sorprendieron a las comunidades cercanas al volcán más activo de Guatemala. Rescatistas y voluntarios continúan buscando víctimas bajo el material volcánico mientras que los sobrevivientes esperan por noticias de sus familiares. Hasta ahora se contabilizan 72 muertos y más de 47 heridos en la erupción más fuerte de este volcán en los últimos 40 años.
5 Jun 2018 – 01:27 PM EDT
Comparte
1/17
Comparte
Los socorristas revisaron las viviendas una a una para confirmar que no haya cuerpos o sobrevivientes. La erupción lanzó violentamente una nube incandescente de al menos 752 grados Fahrenheit (400ºC), que pudo carbonizar cualquier materia orgánica que encontrara a su paso. Crédito: Gerardo Del Valle
2/17
Comparte
Un grupo de bomberos regresa al campamento con un cuerpo calcinado por las cenizas incandescentes en El Rodeo. Hasta el momento se contabilizan 69 fallecidos y las autoridades temen que el número se incremente. Crédito: Gerardo Del Valle
3/17
Comparte
Un grupo de mujeres llora por familiares queridos en San Juan Alotenango, un caserío cercano al cono volcánico. De los primeros ocho cuerpos que se encontraron, siete eran de menores de edad. Crédito: Gerardo Del Valle
4/17
Comparte
Rescatistas toman una pausa antes de continuar hacia otra comunidad soterrada por la ceniza volcánica en El Rodeo. Las labores de rescate han atendido a al menos 46 heridos por la erupción pero decenas de personas continúan desaparecidas. Gerardo Del Valle
5/17
Comparte
En El Rodeo, una de las comunidades devastadas, un rescatista buscaba una manera de ingresar a una casa para localizar víctimas. Crédito: Gerardo Del Valle
6/17
Comparte
En el puente El Porvenir en la carretera de Escuintla para Alotenango, un grupo de rescatistas utiliza drones para buscar sobrevivientes. Crédito: Gerardo Del Valle
7/17
Comparte
El Rodeo, un pequeño caserío en la falda del cono volcánico, quedó como un pueblo fantasma sepultado por las cenizas. Crédito: Gerardo Del Valle
8/17
Comparte
Un rescatista rompe una ventana para entrar a buscar cuerpos en una vivienda del El Rodeo. En este tipo de erupciones, el material volcánico caliente se mueve a más de 60 millas por hora y puede llegar hasta a 300, por lo que es muy difícil escapar. Gerardo Del Valle
9/17
Comparte
Una lluvia repentina hizo que un grupo de bomberos decidiera regresar a la base en El Rodeo. Este poblado se encuentra a unas pocas millas al sur del cráter. Crédito: Gerardo Del Valle
10/17
Comparte
De regreso a la base, algunos rescatistas llevan consigo objetos personales recuperados en las viviendas. Gerardo Del Valle
11/17
Comparte
Miembros de la Cruz Roja, el Ministerio Público y los bomberos trabajan en conjunto para identificar cuerpos en una morgue improvisada en Hunapú, Escuintla. Crédito: Gerardo Del Valle
12/17
Comparte
Un policía resguarda la morgue improvisada donde trabajan los especialistas. Crédito: Gerardo Del Valle
13/17
Comparte
Marlon Murias, de 32 años, espera para poder identificar los cuerpos de cuatro familiares en la morgue improvisada. Hasta el momento sólo 17 cuerpos han sido identificados por las autoridades. Crédito: Gerardo Del Valle
14/17
Comparte
Decenas de personas se han reunido en la morgue de Hunapú para esperar por información sobre sus familiares afectados por la erupción. Crédito: Gerardo Del Valle
15/17
Comparte
Algunos se muestran visiblemente angustiados al saber que sus familiares se encontraban en los poblados devastados por la erupción. Crédito: Gerardo Del Valle
16/17
Comparte
Dentro de la morgue improvisada, hombres y mujeres angustiadas interrogan a los miembros de la cruz roja sobre sus seres queridos. La identificación de los cuerpos afectados por las cenizas incandescente dificulta la entrega a sus familiares. Crédito: Gerardo Del Valle
17/17
Comparte
Un hombre reza frente a los primeros ocho cuerpos recuperados por socorristas en San Juan Alotenango. El volcán de Fuego arrojó una nube de cenizas extremadamente calientes sobre los poblados, un tipo de erupción que es descrito por los científicos como “huracanes incandescentes”. Crédito: Gerardo Del Valle
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés