null: nullpx
Crímenes

"Esto es lo que llamamos un milagro": salvan a un bebé enterrado en las montañas gracias a su llanto

Las autoridades del condado de Missoula, en Montana, lograron localizar un bebé de solo cinco meses que había sido abandonado "enterrado bajo un montón de palos y escombros" en una zona con temperaturas de 46 grados Fahrenheit (7 Centígrados).
9 Jul 2018 – 12:22 PM EDT

Fueron horas de búsqueda que acabó con "lo que llamamos un milagro". Así de clara se mostró la oficina del condado de Missoula, Montana, luego que consiguieron encontrar un bebé de solo cinco meses que había sido abandonado y enterrado en las montañas con bajas temperaturas.

Los hechos comenzaron el pasado sábado, hacia las 8:00 pm (hora local) cuando las autoridades recibieron llamadas de que "un sospechoso estaba actuando de manera extraña" en una zona llamada Lolo Hot Springs, en el oeste de Montana y a unas 150 millas (250 km) en línea recta al sur de la frontera con Canadá.

Según publicó la oficina del alguacil del condado, varios oficiales fueron enviados para localizar el sospechoso, que fue identificado posteriormente como Francis Carlton Crowley, de 32 años. Cuando estaban en su búsqueda, otras personas avisaron que Crowley había comenzado a decir que tenía un arma y amenazaba con sacarla del bolsillo.


Cuando los oficiales llegaron, descubrieron que el hombre ya se había marchado, pero también supieron que tenía a su cuidado un bebé, que no ha sido identificado, y que llevaba varias horas desaparecido.

Comenzó así una búsqueda del sospechoso y del menor. El primero fue localizado poco después de que alguien llamara al 911 afirmando que Crowley había vuelto al lugar donde había realizado las amenazas.

Una vez que el hombre fue arrestado, los oficiales lo entrevistaron, pero "parecía que estaba bajo la influencia de drogas" y su declaración "no tenía sentido" para los oficiales. En todo caso, el sospechoso indicó que "el bebé estaba posiblemente enterrado en algún lugar en las montañas".


Su confusa declaración, sin embargo, puso en marcha una operación de búsqueda del bebé a la que se sumaron miembros del Equipo de Búsqueda y Rescate del condado de Missoula, oficiales del Servicio Forestal, de la Oficina de Administración de Tierras y agentes de la Patrulla de Tráfico del estado.

Al final, tras más de seis horas peinando a pie esta zona montañosa, los esfuerzos dieron resultado: hacia las 2:30 am (hora local) un agente logró escuchar "un llanto débil". Inmediatamente, "siguió el sonido y encontró al bebé vivo, boca abajo, enterrado bajo un montón de palos y escombros".


El menor, que estaba vestido con una prenda para bebé ("onesie", en inglés) mojada y sucia, había permanecido por al menos nueve horas solo en el frío. Según el alguacil, la temperatura era de 46 grados Fahrenheit (7 Centígrados).

El bebé fue inmediatamente trasladado a un hospital local y se encuentra bien.

Por su parte, Crowley fue arrestado y está acusado de poner en peligro la vida del niño, pero se espera que se le presenten más cargos.

"Para todos los que trabajamos en la oficina del alguacil, esto es lo que llamamos un milagro", indica el comunicado. "Para los oficiales que trabajaron en este suceso, es especialmente duro saber lo que este pequeño tuvo que padecer en las últimas 24 horas", añadió.

Crimen de Gabrielito: la historia de una tortura infantil que terminó en tragedia (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad