null: nullpx

Los peligros de manejar a alta velocidad y cómo ser un mejor conductor

El espectacular accidente de un súperauto ocurrido en Virginia nos recuerda que la pericia detrás del volante no se compra.
16 Jul 2018 – 05:55 PM EDT
Reacciona
Comparte
1/7
Comparte
Imágenes publicadas en los medios sociales del departamento de policía del condado de Fairfax en Virginia muestran un amasijo de fierros al lado de un árbol. Una imagen casi normal y mil veces repetida la cual, aunque ya no asombra a nadie, debe servir como una lección de cautela sobre los peligros de manejar a exceso de velocidad. Crédito: Fairfax County Police Department
2/7
Comparte
Aunque la policía del condado de Fairfax no dio ningún detalle sobre el accidente ocurrido el pasado sábado 14 de julio, si dejó claro que el mismo fue causado por exceso de velocidad y que el conductor, que había comprado el auto el día anterior, fue rescatado con heridas de poca gravedad. La única víctima mortal del accidente fue un McLaren 720S cuyo precio inicial de 285,000 dólares nos recuerda que el dinero puede comprar autos muy costosos pero que la pericia tras el volante no tiene precio. Afortunadamente tenemos algunos consejos que acompañados a la obediencia de los límites de velocidad y otras reglas de tránsito te ayudaran a llegar con seguridad a tu destino. Crédito: Fairfax County Police Department
3/7
Comparte

Logra una posición de manejo óptima ante de salir a manejar.



Pocos factores son de la importancia de una posición de manejo correcta para la seguridad a bordo de un vehículo. Afortunadamente no es difícil de lograr. El conductor no debe sentarse muy bajo ni muy alto, la altura ideal es aquella que le dé una visibilidad total del parabrisas sin ningún esfuerzo ni obstáculo. En el caso de los autos con transmisión manual la rodilla izquierda debe permanecer levemente doblada al pisar el embrague totalmente en el caso de los automáticos la rodilla derecha debe permanecer doblada al apretar el freno. Los hombros deben estar en contacto con el respaldo del asiento y los codos siempre deben estar levemente flexionados. También hay que asegurarse de tener la visibilidad correcta en los espejos del vehículo.
Crédito: Shutterstock
4/7
Comparte

Manos en 9 y 3.



Imagina que tu volante es el dial de un reloj. Tu mano izquierda debe estar en la posición 9 mientras que la derecha debe estar en la posición 3. Trata de separar las manos del volante lo menos posible, aunque en el caso de curvas pronunciadas haga falta hacerlo. Alguno de ustedes habrá escuchado que en los instructores de manejo en pistas recomiendan nunca separar las manos del volante, pero recuerden que estamos hablando de velocidades legales y prudentes y de manejo en vías públicas.
Crédito: Shutterstock
5/7
Comparte

Mira hacia dónde quieres ir.



No todo el mundo utiliza el limpia parabrisas de la misma manera. Un conductor experimentado apunta la vista hacia dónde quiere ir, que no es necesariamente lo que está frente a su vehículo, lo que hace el las partes media y superior del parabrisas sean las partes más importantes del mismo. Una manera fácil de ilustrar este consejo es preguntarnos ¿qué es lo último que ve el conductor que chocó de frente con un árbol? La respuesta es, el árbol mismo. Si el conductor hubiese estado buscando una vía de escape lo más probable es que hubiese podido evitar el choque. Buscar con anticipación nuestra ruta también nos puede ayudar a ver con mayor antelación accidentes, obstáculos y otros peligros potenciales en la vía.
Crédito: Shutterstock
6/7
Comparte

Desacelera en curvas, especialmente en las más pronunciadas.



Imagina que existe un cordón atado entre en volante y el acelerador. Si el volante está inclinado negociando una curva, el cordón estará tenso y permitirá menos aceleración, pero si está en posición recta podrás lograr mayor velocidad. Acelerar fuertemente en curvas puede causar muchos problemas y es definitivamente una maniobra que solo hacen aquellos conductores con más agallas que cerebro.
Crédito: Shutterstock
7/7
Comparte

Evita frenazos bruscos.



El problema con los frenazos bruscos es que cuando las ruedas delanteras se traban el conductor pierde una gran cantidad de la capacidad de direccionamiento del vehículo. Esto puede ser muy peligroso en el caso de vías mojadas, un factor prácticamente irrelevante en el caso de los vehículos con frenos anti bloqueo (ABS) pero algo que aún hay que tener en cuenta en vehículos altos como como las camionetas SUV y pickup, cuyo eje de gravedad alto los hace inestables en frenazos y maniobras bruscas.
Crédito: Shutterstock
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés