null: nullpx
CityLab Arquitectura

La instalación que iluminará las casas abandonadas del norte de Nueva York

Una instalación artística en las ciudades de Albany, Troy y Schenectady exige una solución a la desocupación y el abandono de estas localidades.
Logo CityLab small
14 Oct 2016 – 10:36 AM EDT
Comparte

En toda la Región de la Capital en el norte del estado de Nueva York, miles de edificios vacantes yacen en la oscuridad. Cuando empezaron a cerrar las plantas de fabricación a mediados del siglo pasado, los empleos desaparecieron y, con ellos, desapareció la gente. Entre 1970 y 2000, las tres ciudades de la Región de la Capital —Albany, Schenectady y Troy— perdieron un 16% de su población. Desde entonces, el crecimiento ha sido lento.

Los edificios arruinados permanecen como recordatorio de los tiempos difíciles de la región. Pero una instalación de arte que va cobrando forma este otoño transforma las propiedades abandonadas. " Breathing Lights" iluminará cientos de edificios en Albany, Schenectady, y Troy, llamando la atención sobre el problema generalizado del deterioro y exigiendo un camino tangible hacia la revitalización.

En junio de 2015, la arquitecta Barb Nelson y el artista Adam Frelin recibieron una beca de 1 millón de dólares de Bloomberg Philanthropies Public Art Challenge para proseguir con la instalación. El concurso estaba abierto a las ciudades con más de 30,000 personas, y solicitó proyectos que abordaran cuestiones urbanas locales para estimular el desarrollo económico. La Upstate Alliance for Creative Economy convocó a los tres alcaldes de las ciudades de la Región de la Capital y les instó a presentarse al concurso como colectivo.

Un interior deteriorado en Troy, Nueva York. (Judie Gilmore/Breathing Lights)
Frelin y Nelson equiparán las ventanas de 300 edificios abandonados con luces LED, cuyo brillo aumentará y disminuirá —"respirará"— de una forma que sugiere actividad humana en el interior. La instalación funcionará todas las noches de octubre y noviembre; cada ciudad organizará eventos comunitarios como paseos para involucrar al público en la conversación en torno al deterioro.

Nelson es la directora de la organización sin fines de lucro TAP, Inc., que ofrece servicios de diseño y arquitectura a las comunidades menos favorecidas. Cuando se vio en la necesidad de abordar un apremiante problema urbano, pensó en la desocupación y el abandono. En su labor artística, Frelin trabaja a menudo con sistemas de iluminación, y "casualmente estábamos en la región de General Electric", dice Nelson.

La compañía de energía es la encargada de llevar la electricidad a las casas, pero también es un símbolo de la desindustrialización de la región que ha dejado edificios vacíos. A comienzos de este año, General Electric anunció el cierre de una de sus plantas de fabricación, reflejando la desaparición de las fábricas siderúrgicas y textiles durante los últimos decenios.

Desde el comienzo, el público reaccionó al proyecto con frustración. "Hubo personas que nos dijeron, 'Tienen 1 millón de dólares, ¿por qué no arreglan algunos edificios con ese dinero?'", dice Nelson. Nelson y Frelin explicaron que la beca no era dinero público; su único propósito era el arte. Pero "con un millón de dólares, se pueden arreglar cuatro edificios", dice Nelson. Breathing Lights, agrega, llama la atención sobre la necesidad de que se destine dinero público a los edificios.

"Mucha gente dice que el proyecto arroja luz sobre el problema de la desocupación", dice Nelson. "Pero creo que es al revés: estos edificios arrojan luz sobre nosotros. ¿Qué vamos a hacer con este problema? Es nuestra reacción lo que realmente importa".

La alcaldesa de Albany, Kathy Sheehan, ha convocado a un grupo de activistas de la vivienda en torno al proyecto, incluyendo a Nelson, para que elaboren un informe sobre políticas para presentárselo al procurador del estado. Esto explicará la necesidad de aumentar el financiamiento y la supervisión de las bases de datos de bienes inmobiliarios, las cuales Nelson describe como "extremadamente frágiles" y anticuadas. A comienzos de este año, el gobernador de Nueva York, Andrew M. Cuomo aprobó una legislación para combatir el deterioro responsabilizando a bancos y corporaciones de mantener propiedades ejecutadas, y permitiéndole al estado intervenir en nombre de los propietarios de viviendas que enfrenten una ejecución hipotecaria. "Quiero poder señalar eso y decir, sí, nuestro proyecto logró eso", dice Nelson. "Pero en realidad, las estrellas se están alineando y es hora de llamar más la atención sobre estos problemas".

Cuando las luces se encienden, es posible imaginar una Región de la Capital libre de deterioro y desocupación. "Aquí hay vida", dice Nelson. "Las personas que viven aquí están orgullosas de sus ciudades, y hablan claro sobre las cuestiones relacionadas con ellas". Pero sin esfuerzos para revitalizar y repoblar los barrios, seguirán deteriorándose. Nelson dice que la exposición es un llamado a la gente para que se unan en torno a estas cuestiones. "Estamos dándoles aliento a estos edificios", añade Nelson, "pero la comunidad les está dando voz. Tenemos que escucharla".

Gracias a Next City por su contribución.
Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.


Comparte
Publicidad