null: nullpx

El laboratorio espacial chino se desintegró y cayó en el Pacífico Sur tras entrar a la atmósfera terrestre

La Agencia Espacial Humana de China confirmó que la estación Tiangong-1 cayó el domingo cerca de las 8:15 de la noche. El Ministerio de Relaciones Exteriores chino dijo no tener constancia de que la operación de reentrada hubiera causado daños.
1 Abr 2018 – 05:53 PM EDT
Reacciona
Comparte

El laboratorio espacial Tiangong-1 de China entró en la atmósfera de la Tierra alrededor de las 8:15 pm ET de este domingo, según confirmó la Agencia Espacial Humana de China (CMSEO)

Tiangong-1 cayó en el medio del Pacífico Sur. La "mayor parte" de la nave se quemó durante el reingreso, dijo la autoridad en una breve declaración en su sitio de Internet, sin precisar dónde podrían haber caído los restos.

Anteriormente, había dicho que esperaba que la nave volviera a la atmósfera frente a la costa brasileña en el Atlántico Sur, cerca de las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro.

"La mayor parte de los materiales quedó destruida en la fase de entrada en la atmósfera", aseguró la CMSEO en un comunicado.

En su rueda de prensa diaria, el Ministerio de Relaciones Exteriores chino dijo que no tenían constancia de que la operación de reentrada hubiera causado daños.

El Décimo Octavo Escuadrón de Control Espacial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que rastrea y detecta todos los objetos artificiales en la órbita de la Tierra, dijo que también había rastreado al Tiangong-1 durante su reingreso sobre el Pacífico Sur.

En un comunicado, EEUU confirmó su entrada en coordinación con sus contrapartes en Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Corea del Sur y Reino Unido.

La oficina de desechos de la Agencia Espacial Europea (ESA) había calculado el laboratorio espacial chino Tiangong-1 probablemente entraría en la atmósfera este domingo alrededor de las 7:30 pm hora del Este, aunque estableció una ventana amplia de hasta siete horas fuera de la estimación.

Según la agencia, la probabilidad de que una persona sufriera el impacto de un resto del laboratorio era de diez millones de veces menor que la probabilidad anual de ser alcanzado por un rayo.

La ESA, que cuenta con un departamento especializado en basura espacial, señaló que en un principio se planificó una reentrada controlada de la nave en la atmósfera tras finalizar su vida útil, pero Tiangong-1 dejó de funcionar en marzo de 2016.


Su entrada en la atmósfera, por tanto, no pudo ser controlada y, según los últimos cálculos, podía haberse producido entre los 43 grados de latitud norte y los 43 grados de latitud sur, lo que abarcaba buena parte del planeta.

Por la experiencia de vigilar este tipo de operaciones, los expertos dedujeron que Tiangong 1 se desintegraría durante la reentrada en la atmósfera y que sólo algunas partes sobrevivirían al proceso y llegarían a la superficie terrestre que, recuerda la ESA, en gran parte está cubierta de agua o deshabitada.


El cuerpo principal de la nave tiene 10.4 metros de longitud y está formado por dos cilindros de aproximadamente el mismo largo, junto a dos paneles solares de unos 3 por 7 metros cada uno.

Con menos de 8.7 toneladas métricas de masa, es mucho más pequeño que otros objetos que han entrado en la atmósfera de manera no controlada en la historia de los vuelos espaciales, con el récord en manos de Skylab, que tenía 74 toneladas.

17 fotos espectaculares para celebrar los 17 años de la Estación Espacial Internacional

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:CienciaPlaneta

Más contenido de tu interés