null: nullpx
Autos Deportivos

La Fórmula E: una nueva cara del deporte motor

La categoría eléctrica inició otra temporada este fin de semana en Hong Kong. Concepción, marcas y futuro de una disciplina revolucionaria.
11 Oct 2016 – 03:23 PM EDT
Reacciona
Comparte
Piquet Jr, Turvey y López lideran la largada en Hong Kong. Crédito: Fórmula E

“Sería ridículo querer competir contra la Fórmula 1, quienes lo intentaron, fracasaron. No quiero ser uno de ellos. Quiero ofrecer algo distinto”, fue la introducción del empresario español Alejandro Agag al presentar la Fórmula E.

Todo comenzó con el anuncio en 2012, cuando no existía ni un sitio web de la categoría, ni un boceto de diseño. Casi dos años después, el sábado 13 de septiembre de 2014, veinte autos eléctricos largaron en Beijing el primer ePrix (GP eléctrico) de la historia.

La categoría inició este fin de semana en Hong Kong la tercera temporada de su historia, renovada, y con expectativas de crecer tanto o más que en sus dos años anteriores.

Para muestra clara de su evolución desde su surgimiento, basta con ver la llegada progresiva de fabricantes, empresas y escuderías como Renault, Virgin o Andretti, con protagonismo entre los equipos desde el primer día, y la llegada desde entonces de Audi, DS (Citroen), Jaguar, más el futuro desembarco de BMW (hoy como proveedor) y Mercedes-Benz.

La firma Spark ideó junto a Renault la concepción del auto. Otros dos poderosos europeos como McLaren y Williams se sumaron diseñando motor eléctrico, transmisión y baterías. El diseño del chasis fue aporte de Dallara. A partir de la segunda temporada, cada equipo fue liberado para desarrollar su propia propulsión.

Si bien Agag afirma que no quiere quitarle lugar a ninguna otra categoría, la Fórmula E tiene características que la diferencia de las demás: salvo excepciones, compite los sábados, y en circuitos callejeros. El motor eléctrico otorga un sonido notablemente menor a cualquier otro auto de carreras, pero se mete en los oídos de los aficionados.

Cada equipo tiene dos pilotos, quienes a su vez cuentan con dos autos: la duración de las baterías hacer que a mitad de carrera ingresen a boxes para saltar de un coche al otro.

Renault forma parte con el equipo e-Dams, actual campeón con el suizo Sebastien Buemi, además, están involucrados Citroen, a través de DS con el equipo DS Virgin Racing. También, la Fórmula E propició el regreso de Jaguar a la competición con su equipo propio, y Audi es parte del equipo alemán Abt Sportsline. La marca de los cuatro anillos podría ser un equipo integral a partir de la cuarta temporada, y Mercedes-Benz anunció su firme intención de sumarse en la quinta.

Actualmente, BMW es proveedora del Safety Car ( un atractivo i8), el Medical Car (un i3) y el Rescue Car (el X5 xDrive40e Hybrid). Pero también, manifestó su plan de introducir un equipo.

La grilla cuenta con varios ex pilotos de Fórmula 1 como Buemi, Lucas Di Grassi (gran rival del suizo en la pelea por el último título eléctrico), Nelson Piquet Jr (primer campeón), Nick Heidfeld, Stéphane Sarrazin, Jean-Eric Vergne, Jerome D'Ambrosio. También, jóvenes talentos que no llegaron a la máxima, como Antonio Félix Da Costa, Mitch Evans y Robin Frijns. Además, compiten experimentados en el automovilismo internacional como Sam Bird, Adam Carroll, o el actual tricampeón mundial de Turismos, el argentino José María López.

Otras marcas que son parte activa de la Fórmula E son VISA, uno de sus principales sponsors, DHL (proveedor de logística al igual que en la Fórmula 1), Qualcomm, Tag Heuer (cronometrador oficial), y Michelin, quien suministra los neumáticos.

Un auto de Fórmula E tiene un peso mínimo de 898 kilos (incluyendo al piloto), de los cuales más de un tercio (320 kg) son su batería. La potencia máxima de los motores eléctricos está limitada a 200 kW (en clasificación), los cuales se traducirían en unos 268 caballos de fuerza.

En carrera, el tope es de 170 kW, aunque tres pilotos (votados por el público en redes sociales) tienen una propulsión extra (hasta 200 kW) una vez en carrera, modalidad llamada '#FanBoost'.

Una de sus grandes ventajas, según su director Agag, es que al correrse en circuitos callejeros, el público está más cerca que nunca del deporte, en un modo absolutamente ecológico (un auto de la Fórmula E no supera los 80 decibeles de ruido, cuando un auto de calle alcanza 70).

La Fórmula E se luce en ciudades como Berlín, Londres, París, Bruselas, México DF (el próximo ePrix allí será en abril), Buenos Aires, y agendó un cierre de campeonato de colección en New York en junio de 2017. Su próximo compromiso será su primera visita a África: se correrá el ePrix de Marrakech, en Marruecos, el 12 de noviembre.

Cargando Video...
A Bordo de autos de Fórmula para aprender a conducirlos y evaluar neumáticos
Reacciona
Comparte