Matan a balazos a Juan Carlos Huerta, el cuarto periodista mexicano asesinado en 2018

Huerta conducía programas de radio y TV en el estado sureño de Tabasco. Fue emboscado cuando salía de su casa, recibió al menos cuatro disparos.

CIUDAD DE MÉXICO.- Juan Carlos Huerta, un periodista de radio y televisión del sureño estado mexicano de Tabasco, fue asesinado la mañana de este martes por un grupo de hombres armados cuando salía de su domicilio, según informó la fiscalía del estado.

Este es el cuarto homicidio de un comunicador registrado este año en 2018. En 2017, un total de 11 reporteros murieron en circunstancias similares; en la mayoría de los casos, tras recibir amenazas por el ejercicio de su profesión.

De acuerdo a los primeros reportes, Juan Carlos Huerta fue emboscado por dos automóviles cuando salía fraccionamiento donde vivía y le dispararon en al menos cuatro ocasiones.

El gobernador Arturo Núñez confirmó el suceso al asegurar que "llegaron para asesinarlo". Al lugar también arribó el fiscal del estado Fernando Valenzuela Pernas.


Huerta era titular de los programas Panorama Sin Reservas, uno de los noticieros de corte político más influyentes del estado, y Notinueve. Hasta el mes de enero laboró para Grupo Acir, empresa de la que se separó tras ganar una concesión de radio en la frecuencia AM, por lo que el periodista decidió cambiar su noticiero a la estación que le fue concesionada.

Huerta tenía una esposa y dos hijos menores de edad.

El homicidio se registró el mismo día del primer aniversario del asesinato del periodista Javier Valdez, en Culiacán, Sinaloa. Tan solo en 2017, además de Valdez, fueron asesinados 11 periodistas y en lo que va de este año suman cuatro homicidios.

Con más de un centenar de comunicadores asesinados desde 2000, México es catalogado por organizaciones civiles como uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo.

Impera impunidad a un año de la muerte de Javier Valdez

Ante este panorama, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) detalló el pasado 3 de mayo, en el marco del Día Mundial de la Libertad de Prensa, que de los 74 homicidios registrados de 2010 a 2017, ninguno ha sido resuelto.

La comisión señala que ninguno de los agresores de periodistas detenidos hasta el momento por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) ha sido sentenciado por un juez, todos están siendo procesados.


A la fecha, la FEADLE ha hecho efectivas 16 de las 23 órdenes de aprehensión obtenidas entre 2017 y 2018 contra presuntos homicidas de reporteros.

Un ejemplo de esta situación es el caso del periodista Javier Valdéz, quien a un año de su asesinato, hay solo una persona detenida, acusada de ser uno de los tres autores materiales del ataque. Sin embargo el reclamo de justicia de su viuda Griselda Triana y de todo el gremio periodístico mexicano no cesa.


El 17 de mayo de 2017, dos días después del crimen de Valdez, en un evento inédito que pretendía mostrar la voluntad del Estado mexicano para acabar con la violencia contra la prensa, el presidente Enrique Peña Nieto y la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) anunciaron una serie de acciones para garantizar la protección de los periodistas en México.

Sin embargo, pese al anuncio de estas acciones, 11 periodistas más han sido asesinados.

Aún cuando se aceleró en varias entidades de la República la creación de Unidades de Protección vinculadas al Mecanismo federal, así como Mecanismos locales de protección con base en leyes estatales aprobadas por los Congresos de los estados; la realidad es que la violencia contra la prensa no cesa, y al contrario, crece día a día.

RELACIONADOS:MéxicoAmérica LatinaPrensa