Asesinatos

Investigan posible homicidio-suicidio en muerte de una familia completa en Pennsylvania

La pareja y sus tres hijas fueron halladas sin vida con tiros en el cuerpo. La niña menor de dos años había sobrevivido a un trasplante de corazón.
8 Ago 2016 – 2:07 PM EDT

Una pareja de Pennsylvania que había contado la historia de su bebé que se salvó de un trasplante del corazón fue encontrada muerta junto a sus hijas, dijeron las autoridades.

La policía acudió el pasado sábado a la casa de Mark y Megan Short, de 40 y 33 años, luego de que un familiar pidió que verificaran si se encontraban bien porque la mujer no llegó a un almuerzo que tenía previsto.

Al llegar al hogar ubicado en Sinkin Spring, en el condado Berks, intentaron hacer contacto con ellos y, al no recibir respuesta, entraron a la vivienda. Encontraron a la pareja y a sus tres hijas: Megan, de 8 años, Lianna, de 5, y Willow, de 2, muertos a causa de disparos. El perro de la familia también fue hallado muerto.

El fiscal John Adams dijo que hallaron una presunta nota de "asesinato-suicidio" y una pistola cerca de uno de los adultos, de acuerdo a CBS News. Aún no ha sido determinado el motivo de los asesinatos.

Mark y Megan Short habían dado a conocer el caso de Willow, su niña de 2 años, debido a que se les dificultaba obtener los medicamentos para el tratamiento que debía seguir para que su cuerpo no rechazara el corazón trasplantado.

En un amplio artículo del diario The New York Times, publicado en 2015, la mujer relató las peripecias que tenía que hacer para que su hija tuviese cada mes los medicamentos que no podía dejar de tomar ni un solo día.

Megan Short también escribía sobre su vida en un blog personal. En un post publicado el pasado 13 de abril contó su lucha contra el Síndrome de Estrés Postraumático (PTSD por su sigla en inglés).

"Estaba tan enfocada en aprender todo lo que pudiese para manteer a mi hija con vida y para minimizar el impacto en mis otras hijas que no percibí el impacto que tenía en mí", explicó en su publicación. "No creo que el PTSD se vaya realmente, pero con terapia, medicación y el apoyo apropiado, ha comenzado a ceder".

RELACIONADOS:AsesinatosCrímenesEEUUCosta Este
Publicidad