null: nullpx
Asesinatos

Asesinan a alcalde en el sur de México; es el segundo en dos días

Un grupo de hombres armados atacó a balazos el convoy del alcalde. En el suceso también falleció su chófer y resultaron heridos cuatro agentes de seguridad.
24 Jul 2016 – 7:18 PM EDT

Ambrosio Soto, alcalde del municipio de Pungarabato, en el sureño estado mexicano de Guerrero, fue asesinado por hombres armados cuando se encontraba en una localidad de Michoacán, luego de haber denunciado en varias ocasiones amenazas del crimen organizado, según informaron fuentes oficiales. Es el segundo alcalde asesinado en México en dos días.

"El día de ayer (sábado) fue asesinado nuestro compañero Ambrosio Soto, presidente municipal de Pungabarato, Guerrero, asediado por el crimen organizado", dijo el senador del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Miguel Barbosa, vía Twitter.

El crimen tuvo lugar el sábado en la noche en San Lucas, en el occidental estado de Michoacán, cuando el edil viajaba hacia Ciudad Altamirano (Guerrero) en su vehículo y escoltado por varios policías federales.

Un grupo de hombres armados atacó a balazos el convoy, y en el suceso también falleció su chófer y resultaron heridos cuatro agentes de seguridad, de acuerdo a reportes de medios locales.

El pasado 5 de julio un familiar del alcalde, que también trabajaba como su chófer, fue ejecutado y hallaron su cuerpo en un basurero con severas huellas de tortura y varios impactos de bala.

Según explicó Barbosa en un mensaje de video, Ambrosio Soto les pidió ayuda hace un año para que su municipio y él mismo recibieran "cuidado, custodia y seguridad".

"Había sido amenazado por el crimen organizado por no admitir el pago del derecho de piso, por impedir que se comerciara con carne robada. Estaba en contra del crimen organizado y no se dejó amedrentar", destacó el senador.

Barbosa denunció que a pesar de las reiteradas demandas de protección, la Secretaría de Gobernación (Segob) no dio respuesta a las peticiones.

Posteriormente, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, informó vía Twitter que Soto disponía de seguridad:


Para el fiscal general de Guerrero, Xavier Olea, Soto tomó la decisión arriesgada de "regresar a deshoras", de noche, de esta localidad de Michoacán hasta Ciudad Altamirano, a pesar de estar amenazado, lo que pudo precipitar el hecho.

"En Guerrero, el Estado mexicano está rebasado. Guerrero es la entidad federativa fallida", aseveró el político, que exigió a las autoridades "la investigación y localización de los responsables".

El pasado 20 de julio, el propio Soto dijo a W Radio que había recibido amenazas de muerte y contó la difícil situación que atraviesa el municipio, marcada por la corrupción de las fuerzas de seguridad: "Estamos hasta la madre (hartos) de que policías secuestren y extorsionen", remarcó.

Pungarabato está ubicado en la región de Tierra Caliente, que engloba municipios de Guerrero y Michoacán y es una zona controlada por Los Caballeros Templarios donde se cultiva amapola, la planta con la que se produce la heroína que luego se comercializa a Estados Unidos.

En la última década han sido asesinados 75 alcaldes, agregó el partido.

El sábado, un alcalde y cuatro otras personas fueron asesinadas a tiros en el pueblo de San Juan Chamula, en el estado sureño de Chiapas.

Publicidad