publicidad
Ricardo Galvez, de 29 años.

Acusan a dos sospechosos más por muerte de policía hispano en Los Ángeles

Acusan a dos sospechosos más por muerte de policía hispano en Los Ángeles

La fiscalía los imputa por asesinato y robo

Ricardo Galvez, de 29 años.
Ricardo Galvez, de 29 años.

Otros dos sospechosos del asesinato de un policía hispano, fueron acusados este lunes por la fiscalía de Los Ángeles al igual que ocurrió el viernes con un menor de edad que será juzgado como adulto.

La fiscal de Distrito del condado de Los Ángeles, Jackie Lacey, informó que dos sospechosos más fueron acusados de la muerte del policía hispano Ricardo Gálvez, de 29 años, ocurrida el pasado miércoles en el estacionamiento de una estación de policía Downey, al sureste de Los Ángeles.

Los hermanos Steven Knott, de 18 años de edad, y Jeremy Anthony Álvarez, de 21, fueron acusados cada uno por un cargo de asesinato bajo circunstancias especiales y otro cargo de intento de robo en segundo grado.

La acusación incluye la circunstancia especial de que el asesinato ocurrió durante un intento de robo y establece acusaciones de actividad de pandillas y posesión de un arma de fuego contra los sospechosos.

Los abogados de la fiscalía que conducen el caso solicitaron que los detenidos sean mantenidos en la cárcel sin posibilidad de una fianza para libertad condicional.

Igualmente el viernes se presentaron los cargos contra Abel Díaz, quien cumplirá 17 años el 27 de noviembre, y cuya acusación formal prevista para el viernes pasado se aplazó para este lunes.

De ser hallado culpable, Díaz enfrenta una condena máxima de cadena perpetua por ser menor de edad, aunque está siendo juzgado como adulto.

publicidad

Mientras que Knott y Álvarez, de ser encontrados culpables, enfrentarán una condena máxima a pena de muerte, en caso de que la fiscalía decida solicitarla.

La familia del oficial fallecido anunció que celebrarán este domingo de las 5:30 a 8:00 de la tarde un rosario y velorio en el Teatro Cívico de Downey y el lunes a las 9:00 de la mañana realizarán el funeral en la catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles.

Inmediatamente después del entierro, previsto el mismo día en el cementerio Rose Hills Memorial Park de Whittier, se realizará un saludo póstumo de honor al oficial quien formó parte de los Marines.

De acuerdo con la investigación, Álvarez quien fuera el primero en ser detenido por las autoridades, era el conductor del vehículo Nissan Altima en el que escaparon los atacantes.

Según señaló en conferencia de prensa el teniente John Carina del Departamento del Alguacil de Los Ángeles, la muerte del agente Gálvez fue un intento de robo "que terminó mal" con los asaltantes disparando al oficial indefenso, que no tenía su arma de dotación consigo.

Otro agente de la estación de policía escuchó los disparos y persiguió a los atacantes que abandonaron el automóvil en la vecina ciudad de Montebello.

De acuerdo con la acusación, Knott y Díaz fueron quienes se acercaron al agente hispano para robarlo, sin saber que era policía pues estaba vestido de civil y dentro de su auto particular. 


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad