null: nullpx

En fotos: este expreso político venezolano acaba de recibir su asilo en EEUU (mira por qué)

Gustavo Sánchez Andara pasó tres meses en la cárcel de la policía política en El Helicoide, Caracas. Fue detenido en una protesta pacífica, luego golpeado y acusado de conspiración por una foto. Así cuenta su historia.
28 Oct 2018 – 11:01 AM EDT
Comparte
1/10
Comparte
"El 8 de mayo de 2014, la Guardia Nacional llegó al campamento (protesta pacífica frente al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en Caracas) alrededor de las 2:00 a.m. De una manera muy violenta, arrestaron a unas 200 personas, yo incluido. Nos golpearon brutalmente. Una vez en el camión donde estábamos siendo transportados, comenzamos a cantar el himno nacional y nos arrojaron gases lacrimógenos". Caracas, Venezuela. Crédito: Cortesía Gustavo Sanchez
2/10
Comparte
"Después de este arresto, permanecí en Caracas apoyando a los familiares de quienes permanecieron detenidos. Comencé mis estudios de derecho en la Universidad Central de Venezuela en octubre de 2014". Gustavo Sanchez con Lilian Tintori, activista y esposa del líder opositor y preso político Leopoldo López. Cortesía Gustavo Sanchez
3/10
Comparte
"Durante la campaña electoral de la Asamblea Nacional en 2015, hubo muchos incidentes de violencia dirigidos contra nuestro grupo". Junto a la dirigente política de oposición, María Corina Machado en una manifestación. Crédito: Cortesía Gustavo Sanchez
4/10
Comparte
"Fui invitado, como comisionado de Derechos Humanos de la presidencia de la Asamblea Nacional, al despacho de Luis Almagro, secretario general de la OEA, en Washington, DC. Y esta foto fue usada para atacarme y acusarme de conspiración por parte del gobierno venezolano". 15 de octubre de 2017. Crédito: Cortesía Gustavo Sanchez
5/10
Comparte
"Hubo fotos publicadas en las redes sociales conmigo en la OEA. Hay una foto con otros activistas políticos venezolanos, algunos de ellos en exilio forzado, como Carlos Vecchio, Francisco Márquez y David Smolansky, en la sede de la OEA, donde se encuentra la oficina del secretario general Almagro. Esto tuvo lugar el 15 de octubre de 2017". Crédito: Cortesía Gustavo Sanchez
6/10
Comparte
"El 9 de marzo de 2017, el presidente Maduro dijo en una transmisión nacional de televisión que las personas involucradas en solicitar la activación de la Carta Democrática por parte de la OEA eran "traidores de la patria". Eso es un crimen y la gente podría gastar hasta 30 años en la cárcel si es declarado culpable, y teniendo en cuenta las miles de detenciones políticas, era una amenaza muy real contra mí y contra todos los demás involucrados en solicitar la activación de la Carta Democrática". Crédito: Cortesía Gustavo Sanchez
7/10
Comparte
Las actividades de la Presidencia de la Asamblea Nacional se volvieron más complicadas con los familiares de las víctimas y continué sirviendo de enlace. Luego, se creó un puesto para lo que estaba haciendo, y a principios de 2017 fui nombrado "Comisionado para los Derechos Humanos del Presidente de la Asamblea Nacional". Crédito: Cortesía Gustavo Sanchez
8/10
Comparte
"Muchas de las actividades en las que participé contaron con el apoyo del Secretario General de la OEA, sobre todo nuestra solicitud de que la OEA activó el Cuadro Democrático contra Venezuela, y formé parte de un grupo que representaba a las víctimas que habían estado abogando por esto por años". Crédito: Cortesía Gustavo Sanchez
9/10
Comparte
"Por estas razones, me temo que volveré a Venezuela, ya que ya he sufrido malos tratos, amenazas y detenciones arbitrarias, y me temo que si regreso podría sufrir una forma mucho peor de persecución", dijo finalmente Gustavo Sánchez a las autoridades antes de que le aprobaran su estatus de asilado político en Estados Unidos. Crédito: Cortesía Gustavo Sanchez
10/10
Comparte
"Mi caso tardó solo tres meses, lo metí en marzo y salió en junio de 2018. Me siento agradecido con este país y con los venezolanos en el exilio. Hay congresistas como Ileana Ross Lethinen (R-Florida) a la que le debo mucho. Sigo ayudando a mi país como pueda, no me van a callar". Crédito: Cortesía Gustavo Sanchez
Comparte
RELACIONADOS:América LatinaInmigración
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés