Reggaeton

El mundo está ready para una diosa reggaetonera como Tomasa del Real

Es tatuadora, es chilena y hace los raps latinos más true de la historia.
3 Sep 2016 – 8:00 AM EDT

“Soy tu bomba de Hiroshima. Sabes que soy la más cochina,” rapea Tomasa del Real como si lo que estuviera diciendo no fueran los versos más poderosos que una chica ha aportado al reggaetón jamás. No me malinterpreten. Ivy Queen fue la pionera. Es excelente rapera, tiene mucha onda, domina el urbano como ninguna latina que haya pisado los estudios de grabación, y sí, es la reina.

“Papito, esta es la manera de matar en menos de dos minutos una pista.” Genio. Tiene su propia disquera, por Dios. Y le ha puesto los mejores nombres de disquera más épicos de la historia. O quizá después de Electric Lady, pero igual. Ivy Queen Musa Sound Corporation es equivalente al peso de su trayectoria.


Ella tiene la dignidad y la solemnidad del hip-hop. Maneja la estética del rap old school de la NWA, ese movimiento histórico donde nació el hip-hop más duro de Compton. Ivy Queen es una institución tremendamente respetable. Una Doña Señorísima, pero está cargada con unos elementos distintos y anclados al underground del reggaetón de Puerto Rico y el hip-hop latino de los 90. Con Tomasa vamos a marcar un parteaguas. Un antes y un después.

Larga vida a Ivy Queen. Y con todo respeto, alabada sea la nueva diosa del reggaetón, Tomasa del Real.

No tiene una entrada de Wikipedia. No tiene una carrera musical de hace años. No ha vendido millones de copias de discos y no ha ganado premios. Tomasa del Real es otro tipo de artista. Muy alejada del glamour de las grandes disqueras y las galas en las premiaciones. En realidad, hasta hace poco ni siquiera se consideraba ‘músico’.

El reggaetón llegó a partir de su exitosa carrera de tatuadora. Se dedicaba a hacer tatuajes tradicionales en un estudio en Santiago, Chile, donde compartía con varios artistas. A la par de su trabajo como tatuadora, empezó a poner música en fiestas locales de raggaetón solo por divertirse.

Tomasa cuenta en una entrevista para Fader que empezó a viajar por el sur del continente americano tatuando gente, y en esas giras de tatuajes mucha gente empezó a pedirle que tocara en sus fiestas.

Pronto, el reggaetón terminó exigiendo más de su tiempo que el tatuaje, a pesar de que es algo que le apasiona y que hace muy bien, pues podría seguir tatuando de vez en cuando cada que tenga un rato libre.


‘Arena modernísima’, por ejemplo, uno de los cortes más jugosos de esta nueva placa, está producido por el colectivo barcelonés PXXR GVNG en colaboración con su proyecto La Mafia del Amor. En una de sus giras conoció al productor sueco Talisto y terminaron haciendo ‘Tu señora,’ un single tremendo que salió por la disquera sueca Kablam y está incluído en Bien Y Mal.

Es probable que su mejor encuentro haya sido con Chico Sonido, DJ y productor mexicano que desde hace más de diez años ha experimentando con ritmos tropicales como la cumbia, el dembow, el trap y el tribal. Chico Sonido es uno de los primeros DJs pioneros de la nueva cumbia y de los primeros en hacer reggaetón. Con él hizo esta obra maestra titulada ‘Tamos Redy,’ con la que se ganó el título divino.


Actualmente, Tomasa estuvo de gira en México y está preparando su nuevo álbum #neoperreo que estará diponible a finales de este año.

RELACIONADOS:ReggaetonUforia MusicGirasLocal
Publicidad