null: nullpx
Throwback

Hubo un antes y un después de "El Tiburón" en el pop latino

La canción que has bailado en todas las bodas es de Proyecto Uno y resulta ser muy influyente en la historia de la música.
13 Jul 2016 – 6:57 PM EDT

Cuando Nelson Zapata fundó Proyecto Uno en el Lower East Side de Nueva York, nunca se imaginó que, años más tarde, sus canciones romperían los esquemas hasta ese momento concebidos de la música en español. Una de esas canciones fue “El Tiburón”, una mezcla de merengue, hip hop y house con versos en Spanglish que, décadas después de ser lanzada, sigue sonando en las mejores fiestas.


Pero aunque todos la hayamos bailado el “No pare, sigue sigue” cientos de veces, realmente no nos hemos detenido a pensar en el significado y la trascendencia de la canción en la música. En vísperas de Premios Juventud 2016, hablé con Zapata, Kid G y Paolo Tondo (miembros de la nueva alineación de la banda) en Miami, para conocer el origen de una de las canciones más legendarias de los 90.

Todo empezó cuando Nelson Zapata y Rick Echavarría, dominicanos que habían crecido en Nueva York, fueron a dar un concierto en Ecuador con artistas invitados. Según cuenta Zapata, en el after del concierto en un bar de Quito, los cantantes estaban bailando con algunas chicas cuando de repente, los artistas invitados se las llevaban. “Cuando nos veían bailando con las amigas, llegaban bailando por atrás y ¡pum! Se las llevaban. Entonces decíamos, ‘¡Estos son unos tiburones! ¡¿Qué hacen?!’”, me contó Zapata.

La anécdota daba tanta risa a la banda, que comenzaron a hacer esa movida cada que salían a bailar. Le llamaban el baile del tiburón.

Cuando llegó el momento de grabar su álbum In Da House, en 1993, recordaron la anécdota. “Faltaba una sola canción para terminar el álbum. Ahí se nos iluminó, ‘Caramba, vamos a hacer la del tiburón, ¿no?’”, dijo Zapata.

Ahí, dentro del estudio, cada quien hizo un coro. El resultado fue una canción de versátil que mezcla varios ritmos de una manera inusual. “Lo que nos ayudaba era que en ese tiempo uno era flexible produciendo una canción. Ahora te dicen que la canción tiene que durar tres minutos y esa canción duró cinco”, reflexionó Zapata.

Esa libertad se refleja también en el número de puentes, dijo Zapata: “Nos divertíamos y escogíamos un coro: chocolate y de canela, con la mano arriba, un poquito más suave, no pare sigue sigue y ahí está el tiburón, ¡cuántos hooks!”

“El Tiburón” no sólo fue un éxito total en las pistas de baile en Latinoamérica y Nueva York, sino que también fue un parteaguas para la música hispana creada en Estados Unidos.

"Causó un impacto desde Nueva York para el mundo entero, porque era de una cultura bilingüe”, dijo Zapata. “Crecimos con el idioma de nuestros padres y pero, con el flow de la ciudad [Nueva York]. Entonces mezclábamos el inglés y el español con mucha fluidez y de esa forma muchos jóvenes se sintieron identificados. Antes todo en lo que era en español era o salsa, o merengue o balada. Pero con esto se abrieron totalmente las puertas al hip hop, el dance, el house y al merengue mezclado en uno solo para una nueva generación”.

La innovación y frescura dentro de su época se refleja en el video, grabado en un solo día en Coney Island en Nueva York; ellos, vestidos con ropa monocromática beige que bien podría ser de la línea de Kanye West y ellas "twerking" en bikinis altos como para ir a Burning Man, a pesar del clima neoyorquino. “Cuando las chicas terminaban de hacer las escenas de “un poquito más suave”, les tiraban una toalla encima por el frío que hacía, era tremendo”, recordó Zapata.

No se pierdan a Proyecto Uno interpretando su éxito throwback "El Tiburon" en Premios Juventud 2016 el 14 de julio a las 7pm ET.


Más contenido de tu interés