Arrestos

Arrestan al amigo de estudiante que fue asesinado y enterrado en una montaña de California

Samuel Woodward, el último que vio con vida al fue puesto bajo custodia el viernes poco después de abandonar su casa en Newport Beach. Las inconsistencias en su relato y algunas pistas terminaron implicándolo como el principal sospechoso del asesinato de su compañero de preparatoria, Blaze Bernstein.

LOS ÁNGELES, California.- La Policía arrestó este viernes a un amigo del estudiante universitario Blaze Bernstein, cuyo cadáver fue encontrado en una montaña del sur de California el martes, una semana después de su misteriosa desaparición. Los detectives creen que el joven lo asesinó y enterró en el cerro, pero una tormenta dejó al descubierto parte del cadáver. El motivo del asesinato sigue bajo investigación.

Samuel Woodward, de 20 años, fue puesto bajo custodia el viernes poco después de abandonar su casa en Newport Beach, en el condado de Orange, alrededor de la 1:15 pm. El joven había estado en la mira de los investigadores ya que al interrogarlo notaron que "parecía nervioso" y temblada, tenía varios rasguños en las manos, evitó dejar huellas digitales cuando fue entrevistado en las oficinas de la Policía y su relato tuvo algunas inconsistencias.

Por el momento, Woodward, quien asistió a la Escuela de Artes del condado de Orange en Santa Ana con Blaze, es el único sospechoso detenido en este caso. A la espera del resultado de la autopsia, la Fiscalía del condado de Orange indicó que posiblemente le presente cargos el próximo martes.

"Basados en inconsistencias en el relato del amigo, nuestros investigadores se enfocaron en este individuo como persona de interés en el homicidio de Blaze", dijo el subjefe del Sheriff del condado de Orange, Don Barnes, en una conferencia de prensa realizada este viernes.

"Después de ejecutar varias órdenes de cateo, de muchas horas de investigación, de múltiples entrevistas, nuestros investigadores identificaron al sospechoso en este caso y lo han puesto bajo custodia", indicó Barnes.

La desaparición de Bernstein, quien estudiaba en la Universidad de Pennsylvania y visitaba la casa de sus padres en Lake Forest en las vacaciones de fin de año, se reportó el 3 de enero. Lo último que se supo es que había salido a encontrarse con un amigo en las montañas de Santa Ana. El parque en el que se extravió se encuentra a 10 minutos del hogar de su familia.

El Sheriff de Orange aseguró que Woodward, el amigo que lo recogió en casa, fue la última persona que vio con vida a Blaze y precisó que dio con esta información siguiendo el rastro de una conversación que ambos sostuvieron en la aplicación SnapChat.

Woodward declaró a los detectives que habló con Blaze en SnapChat durante la noche del 2 de enero, que aceptó recogerlo para "pasar el rato" y "ponerse al día". "Manejaron a varios lugares en Foothill Ranch antes de llegar al parque Borrego. Los detalles específicos de lo que ocurrió en el parque Borrego son parte de la investigación en curso", indicó Barnes, el subjefe del Sheriff de Orange.

Según el amigo y principal sospechoso, Blaze salió del auto y caminó solo hacia el parque. Aseguró que lo esperó alrededor de una hora, que intentó contactarlo por SnapChat y que al no recibir noticias de él, decidió ir a la casa de su novia, en la ciudad de Tustin, y regresó al parque a las 3:40 am. Pero en otra declaración Woodward dijo que no recordaba el apellido, ni el domicilio de la novia.

Dos días después de la desaparición del adolescente, los detectives volvieron a hablar con Woodward en el parque Borrego y notaron que sus manos tenían varios rasguños y raspaduras. Este les explicó que se había lastimado en una especie de "club de la pelea". También vieron que tenía las uñas sucias y al respecto explicó que "cayó en un charco de lodo".

A los detectives también les inquietó que el joven hizo lo posible para no dejar sus huellas digitales cuando estuvo en la oficina administrativa del Sheriff de Orange. "Al salir de la jefatura del Sheriff, notaron que cada puerta que tuvo que tocar saliendo del edificio él se cubrió la mano con su chamarra para evitar que su mano y sus dedos tocasen alguna parte de las puertas", cita una declaración jurada de las autoridades.

Annee Della Donna, abogada de la familia de Blaze, expresó en la conferencia de este viernes que los padres del joven agradecían el arduo trabajo de las autoridades para resolver este caso. "Seguiremos buscando justicia para Blaze y para su familia", expresó la litigante.


Por su parte, la madre del jove fallecido, Jeanne Pepper, expresó tras el arresto del sospechoso: "Finalmente. Mis pensamientos son: la venganza no tiene sentido. Nunca traerá de vuelta a mi hijo. Mi única esperanza es que él nunca tendrá la oportunidad de lastimar a nadie más y que algo significativo puede provenir del acto sin sentido del asesinato de Blaze".

Tony Rackauckas, fiscal del condado de Orange, dijo que esperan presentar cargos contra el sospechoso el próximo martes. "Este es un caso muy trágico: la muerte de un joven de 19 años que tenía toda una vida por delante y un joven de 20 años que está bajo custodia por esta muerte", dijo.

Igualmente, el subjefe del Sheriff de Orange lamentó la muerte de un joven con esperanzas y aspiraciones: "Su vida fue interrumpida muy pronto".

"Como padre, me pongo en los zapatos de la familia de Bernstein y no puedo imaginar la tristeza que ahora enfrentan. Cada vez que ocurre el homicidio de alguien tan joven tiene un gran impacto en la comunidad", concluyó.

RELACIONADOS:MuertesPolicíaCalifornia