null: nullpx
Tiroteos

Fiscales en California exoneran a policías que balearon a una joven hispana en Navidad

La Fiscalía del condado de Santa Clara decidió no presentar cargos contra los cuatro oficiales de la Policía de San José que balearon a Jennifer Vazquez, de 24 años, luego de una persecución el día de Navidad del 2018. La mujer iba a bordo de un automóvil robado y fue confundida por los agentes como sospechosa de participar en una balacera.
6 Abr 2019 – 10:04 PM EDT

Los cuatro oficiales de la Policía que dispararon en 37 ocasiones contra una joven hispana tras una persecución en San José durante la Navidad de 2018 actuaron de manera justificada. El fiscal del condado de Santa Clara determinó que los agentes abrieron fuego contra Jennifer Vazquez debido al inminente peligro que enfrentaban, esto pese a que la sospechosa no era la persona a la que buscaban.

En un reporte de 62 páginas publicado este viernes, los fiscales concluyeron que, durante la confrontación, Vazquez no hizo nada para disipar las sospechas de los cuatro oficiales que participaron en la persecución, quienes en ese momento pensaron que ella y su acompañante estaban ligadas a una balacera que dos horas antes dejó dos personas heridas.

Jennifer Vazquez viajaba junto a Linda Carmona Bruno a bordo de un automóvil Toyota Camry cuando decidió no obedecer las indicaciones de la policía para detenerse. Las autoridades comenzaron a seguirla después de que un testigo indicó que el vehículo en el que ambas viajaban, había huido de la escena del crimen después del tiroteo.

Los uniformados determinaron rápidamente que el automóvil tenía un reporte de robo y la persecución se extendió a lo largo de nueve millas, a velocidades que por momentos superaron las 100 mph y con el vehículo sospechoso circulando por varias calles de San José en sentido contrario, hasta que finalmente chocaron con una cerca metálica en el cruce de las avenidas Leigh y Fruitdale.

Cuatro patrullas rodearon de inmediato el automóvil que conducía la mujer bloqueando cualquier ruta de escape. Junto al extenso reporte y en aras de transparentar la investigación, la Fiscalía dio a conocer un estremecedor video del incidente que da comienzo segundos después del choque. Las imágenes pertenecen a la cámara que el oficial Marco Mercado llevaba montada en su uniforme.

El material revela los instantes previos a la muerte de Jennifer Vazquez, quien durante casi un minuto intentó sacar el automóvil de la cerca metálica en la que quedó atorado. El vehículo, que los oficiales en ese tipo de situaciones suelen considerar un arma letal, se movía de adelante hacia atrás al tiempo que los agentes le ordenaban deterse sin éxito.

“¡Quédate en el maldito vehículo!”, le grita el oficial Mercado tres veces.

“¿Quieres que te disparemos? ¡Mantén tus brazos afuera!”, le advierte mientras le apunta con la pistola desenfundada.

“¡Te voy a disparar si no paras!”, le insiste mientras la sospechosa intenta salir de la reja donde el automóvil seguía atorado después del choque. Al no ver respuesta, Mercado les comunica a los otros oficiales que está listo para abrir fuego. “Si me avienta el carro le voy a disparar”, se le escucha decir en el video.

El tenso intercambio duró casi un minuto y terminó con los policías disparando contra la conductora en 37 ocasiones, cuando abalanzó su vehículo contra una patrulla en su intento por escapar. De la lluvia de balas que atravesaron el automóvil, un total de 14 quedaron incrustadas en la cabeza, el pecho, un brazo y un hombro de Jennifer Vazquez. Su acompañante, Linda Carmona Bruno, también resultó herida con lesiones que no pusieron en riesgo su vida.

“Nada de lo que Jennifer Vazquez hizo el 25 de diciembre de 2018 disipó las sospechas razonables de que ella era exactamente la persona que la policía buscaba, una fugitiva armada que acababa de balear a dos personas y pudo haber disparado contra una tercera dos horas antes. Incluso después del choque, la conducta de Vazquez reveló (...) que ella no se iba a dejar arrestar -sin importar lo que hicieran las autoridades- y que iba a usar a su vehículo para escapar sin importarle la seguridad de los demás”, escribió el fiscal David Boyd en su reporte final.

Los oficiales en cuestión fueron identificados como Marco Mercado, Eliseo Anaya, Mark Koska y Mitchell Stimson. La Fiscalía indicó que todos actuaron bajo la sospecha razonable de que la sospechosa representaba un peligro inminente para la seguridad pública, así como una amenaza mortal directa para ellos.

¿Quién era Jennifer Vazquez?

El hecho de que la joven hispana fue confundida por la policía como sospechosa de participar en un tiroteo despertó el enojo y la indignacón de sus familiares y amigos. Sus más cercanos la describieron como la típica joven hispana que se encuentra en muchas de las familias inmigrantes que viven en San José.

Pero Jennifer Vazquez ya había tenido encuentros previos con la ley. Las autoridades contaban con una orden de aprehensión en su contra por posesión de metanfetaminas. Además, en el 2014 estuvo presa por escapar de la policía en un automóvil robado.

Al interior del vehículo en el que murió abatida, que también contaba con un reporte de robo, los investigadores encontraron una bolsa con metanfetaminas y herramientas para cometer robos. Además, la Fiscalía dijo en su reporte de este viernes, que durante la autopsia los médicos forenses encontraron anfetaminas y metanfetaminas en la sangre de Vazquez, lo que indica que pudo haber estado bajo los efectos de estas drogas durante la confrontación con la policía.

En una vigilia realizada días después del incidente, los familiares de Jennifer dijeron a los medios que la joven había tenido “un pasado difícil” pero que estaba intentando enderezar su vida.

Los testimonios de Linda Carmona Bruno, la mujer que viajaba con la sospechosa durante la persecución, fueron claves durante la investigación. El automóvil en el que ambas viajaban, por ejemplo, se lo habían pedido prestado a un amigo y desconocían que contaban con un reporte de robo. Carmona le dijo también a los oficiales que la sospechosa no le hizo caso cuando le pidió que detuviera el vehículo. “Hacía lo que quería”, señaló.


En fotos: así desmantelaron la cámara de gases y la sala de inyecciones letales en California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés