null: nullpx
Leyes y Prohibiciones

Residentes de San Antonio demandan a la ciudad en defensa de Chick-fil-A

Radican la demandas luego de que el pasado 1 de septiembre entró en vigor la ley conocida como "Save Chick-fil-A", cuya finalidad es prohibir a los funcionarios del gobierno discriminar a las empresas por donar a organizaciones religiosas.
9 Sep 2019 – 1:53 PM EDT

San Antonio, Texas — La ciudad de San Antonio fue demandada por cinco residentes locales por haber prohibido un espacio a Chick-fil-A el Aeropuerto Internacional de San Antonio.

La demanda fue presentada bajo la nueva ley que firmó el gobernador Greg Abbott, y que entró en vigencia este 1 de septiembre. Según esta ley, SB 1978, conocida popularmente como la ley "Save Chick-fil-A", los ciudadanos pueden demandar a un entidad gubernamental que toma "medidas adversas" contra alguien basado total o parcialmente en sus donaciones a una organización religiosa.

La demanda acusa a San Antonio de discriminar a Chick-fil-A por su apoyo a organizaciones cristianas como el Ejército de Salvación y la Comunidad de Atletas Cristianos.

Cada uno de los cinco demandantes —Patrick Von Dohlen, Brian Greco, Jason Khattar, Michael Knuffke y Daniel Petri— busca una reparación declaratoria y por mandato judicial, así como los costos judiciales y los honorarios de los abogados.

La demanda solicita al Tribunal que prohíba a la ciudad permitir que cualquier proveedor que no sea Chick-fil-A opere en el espacio que había sido reservado para Chick-fil-A en el acuerdo de concesión original entre la ciudad y Paradies Lagardere. También busca una orden judicial que ordenaría a la ciudad y a Paradies Lagardere instalar un restaurante Chick-fil-A en el espacio de 985 pies cuadrados frente a la Puerta A6, de acuerdo con la propuesta original de Paradies Lagardere.

"Cualquier vendedor que intente ocupar este espacio debe ser notificado", dice el demandante Patrick Von Dohlen. "Los esfuerzos de la ciudad para reemplazar Chick-fil-A violan la ley estatal y estamos demandando para evitar que esto suceda. Cualquier vendedor que intente reemplazar Chick-fil-A pronto podría enfrentar una orden judicial que les impide operar".

En una reunión del concejo municipal el 21 de marzo de 2019, el concejal Roberto C. Treviño anunció que quería que Chick-fil-A fuera expulsado del aeropuerto de San Antonio porque "la comunidad LGBTQ" se ha "unido para expresar su desaprobación" del popular restaurante.

Más adelante en la reunión, el concejal Manny Peláez declaró que quería que Chick-fil-A fuera expulsado del aeropuerto porque "ha estado financiando organizaciones anti-LGBTQ" y porque algunas personas consideran el restaurante como "un símbolo de odio".

El ayuntamiento votó 6 - 4 con una abstención a favor de prohibir a Chick-fil-A del contrato de concesiones. Los esfuerzos para volver a votar sobre el tema fracasaron 6 - 5 en las cámaras del consejo el 18 de abril de 2019.

"Es irresponsable e inaceptable que el ayuntamiento discrimine a un restaurante querido con un excelente servicio al cliente y un historial de empleados y niegue a los viajeros aéreos la oportunidad de practicar su libertad de elección", señaló Von Dohlen. "Sentimos el deber de hablar como patrocinadores a quienes se les ha negado el derecho de comprar productos Chick-fil-A en una instalación pública. Claramente, la ciudad ha violado los derechos fundamentales de conciencia de los dueños de negocios", agregó.

Por otro lado, Knuffke dijo que "de acuerdo con nuestro consejo municipal los principios cristianos firmemente arraigados significan que no puede hacer negocios en el aeropuerto de nuestra ciudad. Quizás pronto decidan que aquellos que adoptan valores tradicionales no deberían poder hacer negocios en San Antonio. Tenemos que asegurarnos de que eso no suceda.

Knuffke cuestionó si una empresa propiedad de musulmanes habría sido eliminada del contrato.

El proyecto "Save Chick-fil-A" es oficialmente una ley en Texas. Aunque ya se había aprobado el proyecto de ley el mes pasado, el gobernador Greg Abbott realizó una ceremonia pública este jueves para firmar el SB 1978 acompañado de comida del establecimiento.

La ley prohíbe a los funcionarios del gobierno discriminar a las empresas por donar a organizaciones religiosas.
“Hoy firmé la ley Chick-fil-A en Texas y tuve un gran almuerzo. Ningún negocio debe ser discriminado simplemente porque sus dueños donen a una iglesia, el Ejército de Salvación u otra organización religiosa. Texas protege la libertad religiosa”, indicó Abbott en una publicación en Twitter.

El pasado marzo de este año el Concejo Municipal de San Antonio votó para impedir que Chick-fil-A estableciera un restaurante en el Aeropuerto Internacional de la ciudad por considerar la compañía como una en contra de la comunidad de Lesbianas, Gay, Bisexuales, Transexuales y Queer (LGBTQ).

Nuevas leyes que entran en vigor en Texas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés