null: nullpx
Demandas

ACLU demanda a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza para exigir la liberación de la niña Rosa María Hernández

La organización de derechos civiles le había dado un ultimátum a la agencia federal para que pusiera en libertad a la menor indocumentada, quien fue operada de la vesícula hace pocos días y luego trasladada a un centro de detención en San Antonio.
31 Oct 2017 – 4:30 PM EDT

SAN ANTONIO, Texas. - La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó este martes una demanda civil contra la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y la oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) para exigir que se libere a Rosa María Hernández, una niña indocumentada que sufre parálisis cerebral y fue detenida por agentes fronterizos este mes.


La organización de derechos civiles había enviado una carta al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), entre otros organismos oficiales, en la que exigían que la niña fuera liberada y entregada a su familia, antes de las las 2:00 p.m. de este martes 31 de octubre. Advertían que, de no hacerlo, presentarían una demanda contra las agencias federales.

El plazo se cumplió y no se conoció una respuesta por parte de las autoridades federales, por lo que ACLU procedió a entablar la demanda en un tribunal federal en San Antonio.

"Es irracional poner como blanco a una niña pequeña en un hospital infantil", dijo Michael Tan, abogado del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de ACLU. "Los hospitales se consideran lugares sensibles bajo la propia política de Seguridad Nacional, y la Patrulla Fronteriza no debería estar arrestando a personas allí, especialmente a niños", agregó.

El abogado señaló que estas acciones del gobierno son ilegales, crueles y amenazan con evitar que los padres con hijos enfermos busquen atención médica. "Además es inconstitucional privar a un niño del amor y el cuidado que sus padres le han brindado durante toda su vida", dijo.

Andre Segura, director legal de ACLU en Texas, dijo que todo el mundo debería estar indignado y alarmado con el hecho de que el gobierno federal siga a una niña de 10 años con parálisis cerebral a un hospital, la arreste después de haber sido operada y la retire de su hogar. "Esto no solo es inconstitucional, sino inhumano", dijo.


Rosa María entró en el radar de la Patrulla Fronteriza cuando era trasladada en una ambulancia desde la ciudad fronteriza de Laredo, en Texas, a un hospital infantil en Corpus Christi para practicarle una cirugía de vesícula. Viajaba en compañía de su prima Aurora Cantú, de 34 años y residente permanente del país, cuando los agentes fronterizos de un puesto de control de inmigración detuvieron el vehículo y pidieron la documentación de ambas.

Después de media hora, les permitieron continuar, pero las siguieron en un vehículo oficial para dar inicio al proceso de deportación de la niña a México, después de la cirugía.

La menor fue llevada a un centro de detención de inmigrantes en San Antonio, sin la compañía de ningún familiar. Aunque su madre vive en Laredo, no puede viajar a verla por temor a ser deportada.

Vea También:


Investigan mensajes antiinmigrantes en un vecindario hispano en el centro de Texas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés