null: nullpx
Coronavirus

Piden renuncia de la alcaldesa de Kaysville por apoyar concierto que reunirá a cientos de personas el 30 de mayo

El evento anunciado como "primer concierto en vivo estadounidense", está causando una gran controversia pues sus opositores aseguran que viola el plan del gobernador de Utah para regresar a la normalidad.
18 May 2020 – 06:26 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Concierto Crédito: Shutterstock

Un grupo de vigilancia civil llamado Alliance for a Better Utah está pidiendo que Katie Witt, la alcaldesa de Kaysville, renuncie por “mostrar poco respeto a la salud”, al apoyar un concierto en el que se presentará el cantante de música country Collin Raye.

El concierto, programado para el 30 de mayo, ha estado promoviendose como el "primer concierto en vivo estadounidense" tras el distanciamiento social impuesto por el coronavirus y, según se ha informado, podría reunir entre 600 a 800 personas.

Esto ha generado gran controversia pues Utah Leads Together 2.0, el plan integral del grupo de trabajo del gobernador Gary Herbert para mitigar las consecuencias económicas del coronavirus, limita las reuniones grupales a 50 personas.

Cargando Video...
Expertos destacan la importancia de respetar el distanciamiento social


El evento, que ha sido impulsado por un grupo de propietarios de pequeñas empresas , tendrá 85 puestos de vendedores diferentes establecidos para negocios locales, no esenciales.

“El alcalde Witt debería renunciar por seguir adelante con este peligroso truco político”, dijo Chase Thomas, director ejecutivo de Alliance for a Better Utah en un comunicado. “Ya es bastante malo que cualquier funcionario electo muestre tan poco respeto por la salud y la seguridad de las personas para las que fueron elegidos".

Thomas también aseguró que, con las elecciones aproximándose, "la alcaldesa Witt está sacrificando la salud pública en su comunidad para promover sus propias ambiciones políticas. El flagrante desprecio del alcalde Witt por la salud pública es un descalificador para el servicio público".

Por su parte la alcaldesa manifestó que las personas tienen derecho a reunirse libremente. "Nosotros, como funcionarios electos, deberíamos apresurarnos a restaurar estos derechos a nuestros ciudadanos", declaró. "Creo que si solo esperamos hasta que sea seguro, no tenemos derechos".

El jefe de policía de la ciudad, Sol Oberg, también se pronunció al respecto, indicando que el departamento de policía no tiene planes de detener el evento. "Incluso si no obtienen los permisos, creo que tenemos un problema de constitucionalidad que también debemos considerar", dijo. "Parte de nuestro trabajo como aplicación de la ley es proteger los derechos constitucionales de las personas".

Así mismo Witt aseguró que el evento será de 3 a 10 p.m. y los anfitriones están alentando a las personas a espaciarse cuando lleguen y habrá suficiente espacio entre los puestos de vendedores para permitir el distanciamiento social. También indicó que los organizadores de este concierto están tratando de crear un precedente para organizar eventos de manera segura.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés