Huracán María

FEMA no explica lo que pasó y aún no sabe qué hará con millones de botellas de agua abandonadas en Puerto Rico

Sin dar una respuesta clara, Justo Hernández, coordinador externo para operaciones de FEMA en Puerto Rico, respondió a las críticas de quienes condenaron el mal manejo de suministros en la isla, luego de que encontraran 20,000 paletas de agua abandonadas en una base aérea.
13 Sep 2018 – 5:18 PM EDT

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) habló este jueves sobre la aparición de 20,000 paletas de agua embotellada en la pista del aeropuerto de la antigua base naval de Roosevelt Roads en Ceiba, Puerto Rico, y aseguró que cumplieron con los procesos adecuados en el manejo del agua.

Sin dar una explicación clara, Justo Hernández, coordinador externo para operaciones de FEMA en Puerto Rico, respondió a las críticas de quienes condenaron el mal manejo de suministros para los damnificados del huracán María en la isla.

Explicó que, en un principio, decidieron mantener almacenadas las casi 2 millones de botellas de agua con el propósito de estar preparados para otra eventual emergencia. "Sabíamos que podía fallar la luz, podía haber otra vez una necesidad de agua. Debíamos estar preparados en cualquier momento para la misión”.

Hernández relató que en enero de 2018, luego de confirmar que ninguno de los municipios y puntos de distribución de la isla necesitaban más agua, concluyeron que tenían un exceso de 19,841 tarimas de carga o paletas. Dijo que dicho exceso fue puesto a disposición para subastar cuatro meses después.


Sin embargo, cuando fue cuestionado sobre el largo periodo de tiempo que tardaron en ofrecer el agua a otros entes, contó que FEMA siguió sumistrando agua a los ciudadanos hasta el mes de mayo de 2018.

Hernández no dio explicaciones sobre por qué FEMA cambió de opinión en cuanto a tener agua almacenada para otra posible emergencia y luego decidieran declararla como exceso.

"Tenemos procesos administrativo federales que tenemos que seguir cuando hay excedente", indicó el portavoz de la agencia.

Hernández dijo que el 30 de mayo de 2018 el agua restante fue entregada al gobierno de Puerto Rico, específicamente a la Administración de Servicios Generales (ASG), y dejó de depender de FEMA.

La ASG indicó el miércoles que parte del cargamento se distribuyó en una docena de municipios y a la Corporación de Puerto Rico para la Difusión Pública (WIPR), pero luego paralizaron la entrega porque el agua, presuntamente tenía mal sabor.

Héctor Pesquera, secretario del Departamento de Seguridad Pública de Puerto Rico, reiteró esta versión el jueves durante la rueda de prensa de FEMA. "Cuando el agua se recibió el 30 de mayo, se repartieron sin problemas en los primeros municipios, y más tarde desde Barceloneta y WIPR se quejaron del olor y del sabor".

El portavoz de FEMA dijo este jueves que el gobierno devolvió el agua, "y a día de hoy es otra vez propiedad de la agencia".

La calidad del agua

Aunque presuntamente el agua presentaba mal olor y sabor, Hernández insistió que FEMA nunca puso en riesgo la salud de los habitantes de la isla.

"Nadie se ha reportado enfermo por tomar agua de FEMA. Todo lo que le dimos a los residentes de Puerto Rico fue comida fresca, y el agua, lo mismo", declaró.

Pesquera, como representante del gobierno, indicó que ellos asumieron que el agua estaba en perfecto estado. "De entrada recibimos el agua, y entendimos que estaba bien", mencionó, sin hacer referencia a ningún proceso de verificación más que la confianza en FEMA.


Un día antes, Pesquera reconoció que no sabía que el agua embotellada había permanecido a la intemperie durantes semanas.

Hernández dijo que el cargamento que se ve en las imágenes, no necesariamente es el que estaba allí desde febrero. "Pusimos paletas e ibamos sacando y metiendo, no fueron las mismas que permanecieron ahí siempre. Estuvimos dando agua hasta mayo", explicó.

Sin embargo, el portavoz de FEMA reconoció que no tienen conocimiento de la condición del agua. "No te puedo decir que todo el agua estaba buena pero tampoco te puedo decir que toda el agua estaba mala", respondió a un grupo de periodistas.

Y ahora, ¿qué?

El asunto será objeto de una investigación administrativa para identificar cómo surgieron los procesos y tomar las acciones correspondientes, indicó el Administrador de la ASG.

Sobre los costos de este incidente, Hernández dijo que no tiene respuesta aún. "No puedo decirte todavía porque aún no losabemos, estamos siguiendo los procedimientos para ver cómo colocar el agua y seguir con la investigación".

No confirmó ni negó que la mercancía será desechada, dijo que aún no han decidido qué haran con las millones de botellas de agua.

Vieques: el paraíso tropical boricua que fue destruido por el huracán María (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Huracán MaríaLocal

Más contenido de tu interés