null: nullpx
New York Police Department

Un hombre mata de un balazo en la cabeza a un sargento y deja a otro herido en El Bronx

El autor de los disparos fue identificado como Manuel Rosales, residente de Brentwood, Long Island, y quien había sido arrestado en 17 ocasiones anteriores.
4 Nov 2016 – 5:37 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- Paul Tuozzolo, un sargento del Departamento de la Policía de la ciudad de Nueva York (NYPD) que detuvo este viernes a un conductor que había sido denunciado por irrumpir armado en el apartamento de su aún esposa en El Bronx, recibió un balazo fatal en la cabeza cuando el sospechoso se negó a bajar de su auto y sin mediar palabra disparó.

Tuozzolo, de 41 años, acudió cerca de las 2:45 de la tarde a investigar la denuncia en la zona de Van Nest, a donde también se movilizó el sargento Emanuel Kwo, de 30 años, junto un policía en entrenamiento, que no fue identificado por el NYPD. Al divisar el carro del sospechoso, una camioneta Jeep roja, le cerraron el paso y frente al 1575 de la avenida Noble, muy cerca de un parque de juegos para niños, los sargentos Tuozzolo y Kwo ordenaron al conductor Manuel Rosales que bajara del auto.

Al no recibir una respuesta, según la investigación preliminar de la policía, comenzaron a acercarse a la puerta del chofer cuando se alega que sin mediar palabra Rosales, de 35 años, comenzó a dispararles. Una de esas balas hirió al sargento Tuozzolo en la cabeza y otra penetró a Kwo en una pierna, quien repelió el ataque apoyado por el agente en entrenamiento. En ese intercambio de disparos, Rosales, quien fue identificado por el NYPD como exconvicto, con 17 arrestos previos, perdió la vida.

El pistolero, residente de Brentwood, Long Island, "podía hacer lo que quisiera porque el juez siempre le decía 'tú mereces una segunda oportunidad'. Sólo porque se veía blanco", dijo este viernes Manuel Rosales padre, hondureño de 56 años, al periódico The New York TImes.

Su hijo murió en la escena, pero el sargento Paul Tuozzolo fue trasladado al hospital Jacobi, donde poco antes de las 5:00 de la tarde y de que su familia llegara a la sala de emergencias, fue declarado muerto. Kwo, por su parte, recibe tratamiento y se encuentra estable, según el reporte de prensa del NYPD.


Desde el hospital Jacobi, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, y el comisionado del NYPD, James O'Neill, ofrecieron pasadas las 6:00 de la tarde una conferencia de prensa.

"No hay nada peor que un día como este", expresó el comisionado O'Neill a lo que el Alcalde añadió: " La ciudad está de luto" por el asesinato del oficial Tuozzolo, quien contaba con 19 años de carrera en el NYPD.

"Era un hombre bueno, que dedicó su vida a ofrecernos seguridad a todos nosotros", afirmó De Blasio.

A casi 600 millas de distancia, el aspirante a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano, Donald Trump, también expresó su pesar por el incidente ocurrido en la ciudad de Nueva York, donde él reside. Durante un evento de campaña en Wilmington, Ohio, el magnate expresó lo siguiente: "Hace unas cuantas horas, dos oficiales de la policía de NYC, que supuestamente son excelentes personas, fueron tiroteados en El Bronx... Tiroteados de gravedad. Nuestras oraciones están con ellos y sus familias". Al parecer no le habían informado que el sargento Tuozzolo había fallecido.



Por su parte, el senador estatal Rubén Díaz, emitió unas declaraciones escritas en las cuales consignó su consternación por "otra tragedia, esta vez en mi distrito. Por favor, acompáñenme en una oración por los policías y sus familias".

La última vez que el NYPD sufrió la muerte de un oficial en cumplimiento del deber fue hace un año, cuando se alega que Tyrone Howard asesinó al oficial Randolph Holder, de 33 años, durante una intervención en Harlem, Manhattan.

Poco más de un año más tarde, el acusado por esa muerte sigue en espera de juicio.

Vea también:


Más contenido de tu interés