Abusos

Diócesis de Brooklyn paga $27.5 millones para cerrar cuatro casos de abuso sexual, según el New York Times

Quienes recibirán el pago son cuatro hombres que fueron abusados en distintas ocasiones cuando eran niños por Angelo Serrano, de 67 años, un profesor de religión que también era el director de educación religiosa en la iglesia St. Lucy's-St. Patrick's, en Clinton Hill, Brooklyn.
18 Sep 2018 – 7:20 PM EDT

La Diócesis Católica de Brooklyn acordó pagar un total de $27.5 millones a varios hombres que fueron abusados sexualmente cuando eran niños por un profesor de religión en una escuela de la zona.

El diario The New York Times reporta que el acuerdo es uno de los de mayor valor jamás otorgados a víctimas individuales de abuso sexual en la Iglesia Católica.

Llega justo dos semanas después de que el fiscal general de Nueva York anunciara el inicio de una investigación civil estatal que busca revelar más detalles de los abusos, así como de los esfuerzos por ocultarlos.


Los cuatro hombres que recibirán el pago fueron abusados en distintas ocasiones por Angelo Serrano, de 67 años, un profesor de religión que también era el director de educación religiosa en la iglesia St. Lucy's-St. Patrick's, en Clinton Hill, Brooklyn. Cada una de las víctimas recibirá 6.8 millones de dólares

Los abusos comenzaron entre 2003 y 2009, cuando algunos de estos niños estaban en segundo grado, y continuó por meses y años, dentro de la iglesia, en el apartamento del maestro voluntario, Angelo Serrano, y durante el programa después de la escuela.

Serrano, que trabajaba como voluntario enseñando catecismo y en los campamentos de verano de la iglesia Santa Lucía-San Patricio en Brooklyn, fue arrestado en 2009 y tras declararse culpable en 2011 fue sentenciado a 15 años de prisión.

Serrano, que vivía en un apartamento detrás de la iglesia, se presentaba ante los feligreses como director de educación religiosa, trabajó como voluntario de esta iglesia entre el 1997 y el 2009, cuando fue arrestado.

Dos sacerdotes de la iglesia en ese entonces sabían que a menudo Serrano tenía niños durmiendo en su apartamento e ignoraron esas alertas, señaló el juez que intervino en el acuerdo entre las partes,.

"El récord en este caso está repleto de evidencia de la conducta inapropiada de Serrano con implicaciones sexuales que continuaron por años incluso luego de que se le dijera que se detuviera", escribió la jueza Loren Baily-Schiffman.

Además, una secretaria de la iglesia, Beatrice Ponnelle, quien compartió oficina con el Sr. Serrano, testificó que aunque la iglesia tenía una regla que a los niños no se les permitía estar solos en la oficina con un miembro del personal, los menores de tan solo 7 u 8 años llegaban a la oficina para hacer sus tareas, a veces sentados en el regazo del señor Serrano. Sin embargo, no se guardaron registros sobre su historial laboral en la iglesia.


RELACIONADOS:AbusosNueva YorkLocal

Más contenido de tu interés