Opinión

La historia desconocida del aporte latino para acabar con la segregación racial en el béisbol

El cineasta Gaspar González, radicado en Miami, analiza en su documental 'A Long Way from Home' la prolongada lucha contra la segregación en las Grandes Ligas, y explica por qué los latinos son parte de esta historia.
18 Oct 2017 – 1:29 PM EDT

La mayoría de los fanáticos del béisbol — y, de hecho, millones de personas que nunca han visto un juego de béisbol — saben que Jackie Robinson rompió la barrera del color en las Grandes Ligas de Estados Unidos.

...

Muchos pueden incluso decir qué año fue: 1947. Lo que se suele pasar por alto son los jugadores que siguieron el camino de Robinson en las décadas de 1950 y 1960, jugadores que, en muchos casos, tuvieron que librar las mismas batallas de Robinson otra vez. Nuestro nuevo documental, A Long Way from Home: The Untold Story of Baseballs Desegregation (Muy Lejos de Casa: La historia desconocida del fin de la segregación del béisbol), busca reconocer los méritos de aquellos pioneros de que ayudaron a terminar la segregación racial.

En el documental, financiado por una subvención del Fondo Nacional para las Humanidades (NEH, por sus siglas en inglés), hacemos una crónica de las luchas y los triunfos de jugadores como Grover "Deacon" Jones (uno de los primeros afroestadounidenses en el sistema de canteras de los Chicago White Sox), James "Mudcat" Grant (el primer lanzador afroestadounidense en ganar 20 juegos en una temporada en la Liga Americana), y Jimmy Wynn (la primera estrella negra de los Astros de Houston).

La película también incluye entrevistas con varios destacados jugadores latinos que sufrieron tanto las consecuencias de las leyes Jim Crow de segregación como el choque cultural asociado a un nuevo país. El Miembro del Salón de la Fama Orlando Cepeda, quien nació en Puerto Rico y llegó al continente a mediados de la década de 1950 como un joven prospecto, recuerda la preocupación de su padre por la "cuestión racial" en Estados Unidos en ese momento.


Cepeda descubrió cuánta razón tenía su padre al sentirse preocupado cuando, en una de sus primeras asignaciones de ligas menores — en Salem, Virginia — fue detenido por un oficial de policía por caminar por el "centro blanco" de la ciudad y depositado con prontitud en la sección de la ciudad destinada a las personas negras.


Asimismo, el cubano Tony Pérez, otro Miembro del Salón de la Fama, narra los insultos racistas que escuchó siendo joven jugador de las ligas menores en Macon, Georgia, así como cuán difícil era para un jugador de color — incluso uno tan talentoso como Pérez — entrar a jugar en una alineación de Grandes Ligas.

"En 1964, yo fui el Jugador Más Valioso de la Liga de la Costa [del Pacífico]", dice, "y cuando voy a Cincinnati en el 65, me encuentro que no tengo trabajo. ¿Sabes a qué me refiero?... No me dieron un trabajo a tiempo completo en dos años". Y luego está el lanzador Orlando Peña, quien, como el único de su equipo de ligas menores de Daytona Beach en 1955 que no hablaba inglés, en ocasiones quedaba olvidado en los viajes por carretera cuando nadie se tomaba el trabajo de informarle que el equipo viajaría.

Incluir las experiencias de estos jugadores latinos junto a las de sus contrapartes afroestadounidenses les pareció a algunas personas una opción curiosa, pero mi colaborador, Matthew Jacobson, y yo creímos que era importante hacerlo porque las luchas que enfrentaron ambos grupos fueron similares en muchos aspectos.

Se alojaban en los mismos moteles destartalados (no los más agradables, como sus compañeros blancos), comían sus alimentos en los mismos autobuses porque los restaurantes junto a las carreteras les negaban el servicio, y soportaban los mismos epítetos raciales y (con bastante frecuencia) las mismas amenazas a sus vidas. Para nosotros, la 'el fin de la segregación del béisbol' y la 'latinización del béisbol' — que tan a menudo se consideran dos procesos independientes — están inextricablemente vinculadas.

Es una historia que encuentra eco en el momento actual. Este punto quedó muy claro cuando organizamos una serie de proyecciones en todo el país el pasado mes de junio. Con motivo de la proyección del documental en Washington DC, la entonces presidenta interina del NEH Margaret Plympton expresó la esperanza de que A Long Way from Home inspiraría "conversaciones más amplias acerca del significado cambiante de raza, igualdad y libertad en la vida cívica y la cultura estadounidenses".

La semana siguiente en Houston, 300 personas asistieron a una proyección y comenzaron a hablar sobre esos temas. Deacon Jones y Jimmy Wynn estuvieron presentes, junto con los ex jugadores J.R. Richard, Enos Cabell, y Bobby Tolan (las cuales aparecen también en el documental). "A la gente le toma mucho tiempo entender, ¿no es así?". Me comentó Jones durante una pausa. Estamos intentándolo, Deacon. Estamos intentándolo.

A raíz de una reciente proyección en el Salón de la Fama del Béisbol Nacional en Cooperstown, Nueva York, A Long Way from Home estará disponible en la red de cable TV One a través del servicio de video bajo demanda (On Demand) a partir del 1 de octubre, y la emisión por TV One le seguirá en febrero.

A Long Way from Home, Hammer and Nail Productions, 45 minutos; dirigido y producido por Gaspar González; cinematografía de Jorge Rubiera; escrito por Gaspar González y Matthew Frye Jacobson.

Para ver el trailer y más información sobre la película, visite www.longwayfromhomemovie.com.

Gaspar González ha producido documentales para la BBC, PBS, ESPN, y otros. Sus créditos incluyen el estreno nacional Muhammad Ali: Made in Miami de PBS, el corto de Grantland Gay Taleses Address Book, la galardonada Havana House, y el próximo A Long Way from Home: The Untold Story of Baseballs Desegregation. Su trabajo ha sido reconocido por el Fondo Nacional para las Humanidades, la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión, y la Cinemateca Americana.


RELACIONADOS:OpiniónLocal

Más contenido de tu interés